Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 14 de Diciembre 2018
Internacional | En juego, 22 estados

Sin ganador tras elección venezolana

La autoridad electoral anunció que no emitirá boletines parciales de resultados hasta que las tendencias sean definitivas

Por: SUN

CARACAS, Venezuela.- Anoche, cuando todo era confusión por la demora del escrutinio y de los resultados oficiales, los dirigentes de la oposición se mostraban exultantes. Las encuestas de boca de urna, cuya difusión fue prohibida, le daban, según ellos, triunfos al “no chavismo” en ocho o nueve estados de los 22 que estaban en juego.

Algunos de ellos de importancia capital como Carabobo, Zulia (en poder ya de la oposición) y Miranda, donde el escrutinio aparecía reñido. Otros de gran importancia simbólica como Barinas, allá donde reinaba la familia Chávez, lo que es todo un indicador de que el poder omnímodo que el comandante ostentó desde el año 2000, comienza a evaporarse.

En los búnkeres chavistas había caras largas. Como si los gritos de Chávez transmitidos en cadena durante buena parte de los días de las últimas semanas, y la utilización de los recursos del Estado en la campaña hubiesen servido de poco.

También había caras extrañas en el Consejo Nacional Electoral (CNE), que al igual que en el referéndum revocatorio de 2004, prolongó la apertura de las mesas y, por ende el resultado oficial, lo que entonces se prestó a denuncias de irregularidades, a algunos conatos de violencia, a enfrentamientos verbales y suspicacias de todo tipo.
Más allá de las especulaciones, y si sólo fuesen tres los estados donde logra finalmente hacer pie, para la oposición significa un paso adelante. Aunque en ese cúmulo de votos se cuenten muchos de los tres millones de votos que se fugaron del chavismo en diciembre pasado, cuando el presidente fracasó en su intento por institucionalizar su perpetuación.

La cantidad de “disidentes”, transformados en candidatos en Sucre, Barinas, Carabobo, y Guárico son la muestra de que no sólo el Gobierno perdió un puñado de estados, sino peso y poder, y muy factiblemente también lo haga en la suma de votos, si se tiene en cuenta lo ajustado del escrutinio en Miranda y Caracas.
Hasta anoche, sin resultados oficiales y con los temores lógicos de que la situación derive hacia la violencia, había una sola certeza: Venezuela parecía comenzar a recobrar algo del equilibrio político perdido a lo largo de una década.

Temas

Lee También

Comentarios