Jueves, 29 de Octubre 2020
Internacional | Nueve mandatarios asisten a la toma de posesión

Otto Pérez pide a EU ayuda contra el narcotráfico

El nuevo presidente de Guatemala afirma que hereda un país infectado de ''desorden y corrupción''

Por: EL INFORMADOR

GUATEMALA (15/ENE/2012).- El general retirado de derecha Otto Pérez Molina, un experto en contrainsurgencia, asumió el poder en Guatemala  con el desafío de enfrentar la pobreza y el crimen organizado en uno de los  países más violentos del mundo.

En su discurso de toma de posesión, el séptimo presidente de la era democrática de Guatemala, iniciada en 1986, solicitó ayuda para poder combatir a los cárteles que tienen en jaque al país.

“Me apego hoy a mis socios internacionales para poder lidiar y combatir con el narcotráfico: México, Centroamérica, y hago un especial llamado a Estados Unidos para prevenir y combatir”.

El nuevo jefe de Estado guatemalteco denunció que hereda un país “en crisis”, infectado de “desorden y corrupción”, que corre peligro de una “quiebra económica y moral” debido a los desmanes de la administración anterior.

Aseguró que impulsará políticas de “inclusión” de los pueblos indígenas que representan 42% de la población, y que en su mayoría vive en condiciones de pobreza, que terminará con la desnutrición crónica que afecta a uno de cada dos niños menores de cinco años, y que generará nuevos empleos.  

El general retirado sucede a Álvaro Colom, el cual fue abucheado cuando se mencionó su nombre en la ceremonia en la que Pérez Molina juró defender la Constitución momentos antes de ceñirse la banda presidencial.

El electorado se sintió atraído por el enfoque de “mano dura” de Pérez contra la criminalidad, en un país de 13 millones de habitantes invadido por las pandillas y los cárteles de la droga y con una tasa de homicidios de 45 por cada 100 mil habitantes, casi tres veces mayor que la de México.

El nuevo presidente, que prometió impulsar reformas y drásticas medidas  contra el crimen, gobernará durante cuatro años en minoría, con un Congreso  dividido en bancadas de 13 fuerzas políticas, en el que su Partido Patriota  (PP) contará con apenas 58 de los 158 diputados.

Pérez, quien en la época de la guerra civil (1960-1996) fue jefe militar de  El Quiché -donde ocurrieron violaciones de derechos humanos-, fue electo en  segunda ronda en noviembre con un discurso que halló tierra fértil en un país  más preocupado por la inseguridad, que por la pobreza.

Pérez Molina juró fidelidad a la Constitución durante un acto oficial celebrado en un polideportivo del sur de la capital, en presencia de los presidentes Felipe Calderón (México), Juan Manuel Santos (Colombia), Daniel Ortega (Nicaragua), Porfirio Lobo  (Honduras), Mauricio Funes (El Salvador) Laura Chinchilla (Costa Rica), además de los mandatarios Desiré Delano Bouterse (Surinam) y Michel Martelly (Haití), así  como y el primer ministro de Georgia, Mijail Saakashvil y el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón.

La transmisión del mando presidencial estuvo marcada por el asesinato del diputado Óscar Valentín Leal Caal, abatido a tiros el viernes en la sede del anterior partido de gobierno. Según colegas, negociaba la posibilidad de abandonar el partido Libertad Democrática Renovada (Lider) para militar en el grupo del presidente, el Partido Patriota.

Un ex militar de “mano dura”

El general retirado Otto Pérez Molina es considerado un militar de “mano dura”, sobre quien pesan denuncias no comprobadas de violaciones a los derechos humanos durante la guerra interna (1960-1996).

Pérez Molina, de 61 años recién cumplidos, hace historia por ser el primer militar en retiro en ser electo en las urnas y también por llevar como compañera de fórmula a una mujer, Roxana Baldetti, quien se convierte en la primera vicepresidente de Guatemala.

Nacido el 1 de diciembre de 1950 en Ciudad de Guatemala, inició su carrera militar en 1966 como caballero cadete en la Escuela Politécnica, en la que se graduó con honores. Fue jefe  de la temida Dirección de Inteligencia Militar.

Al retirarse de la institución castrense en 2000, organizó el derechista Partido Patriota, vehículo electoral con el que se presentó por primera vez como candidato presidencial en 2007.

Casado con la maestra Rosa María Leal y padre de dos hijos (Otto y Lisseth), es propietario de fincas en el Caribe donde se cultivan plantas de hule y limón, se cría ganado y pescado para la exportación.

Al firmar el Libro de Oro que desde 1892 han suscrito todos los mandatarios que han gobernado este país, Pérez Molina alcanzó uno de sus sueños más preciados: ser presidente de Guatemala y comandante general del Ejército.

Temas

Lee También