Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 16 de Julio 2019
Internacional | Dan resultados definitivos de elección peruana

Humala se desmarca de la ''campaña de miedo''

El candidato de ''Gana Perú'' aclara las líneas del proyecto con el que gobernaría y ratifica su simpatía por Lula

Por: EL INFORMADOR

Ollanta Humala asegura que tiene un compromiso con el pueblo peruano para dar muestras de que respetará la democracia. EFE  /

Ollanta Humala asegura que tiene un compromiso con el pueblo peruano para dar muestras de que respetará la democracia. EFE /

LIMA, PERÚ (18/ABR/2011).- El candidato presidencial peruano Ollanta Humala declaró que se ha generado “una campaña de miedo” en su contra a la que responde dando “muestras de confianza”, según una entrevista publicada por el diario uruguayo La República.

Humala, el candidato nacionalista que disputará la segunda vuelta con la aspirante Keiko Fujimori el 5 de junio, dijo al matutino que ha firmado un plan de Gobierno y un compromiso con el pueblo peruano, para dar muestras de que respetará la democracia.

“En mi trayectoria política he defendido los valores democráticos, como el derecho de consulta y he impedido que se cierren radios opositoras al Gobierno (de Alan García que concluye en julio próximo)”.

El candidato del partido “Gana Perú” ha intentado, en esta campaña electoral, alejarse de su antigua cercanía al presidente venezolano Hugo Chávez y más bien aseguró que prefiere un estilo de Gobierno como el del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil.

En ese sentido, Humala opinó que “a corto plazo, el Perú tiene un gran desafío que es la integración con Brasil” y, por ese motivo, el proyecto de construcción de una represa en la localidad de Inambari, en la frontera común, “requerirá una consulta popular”, afirmó.

El postulante presidencial descartó que esté pensando en la composición de un probable gabinete ministerial, pues primero deben concentrarse “en ganar las elecciones”.

Humala subrayó que en su caso “puede haber dudas” contra su candidatura, “pero en el otro lado (de su rival Fujimori) hay pruebas de cómo gobernaron en los años 90”, en referencia al Gobierno de su padre, Alberto Fujimori (1990-2000).

Sobre el controvertido anuncio de que nacionalizará algunas actividades económicas, en un hipotético gobierno suyo, Humala aclaró que “jamás” ha “planteado la estatización” de las industrias extractivas, como la del gas natural, y que quiere que se respete el contrato de explotación de la reserva de Camisea dando prioridad al abastecimiento nacional.

Perú concluyó el conteo de votos de la reciente elección e inició la impresión de las boletas con los rostros de los finalistas para la segunda vuelta.
Agencias

LAS CIFRAS

Primera vuelta


31.7% obtuvo el candidato Ollanta Humala, saliendo victorioso de la primera vuelta, mientras Keiko Fujimori quedó segunda con 23.5 por ciento.

62% del Congreso tendrán entre Humala (34%) y Fujimori (28%), por lo que será un Parlamento fragmentado.

22 millones de boletas de votación imprimirán para la segunda vuelta electoral programada para el 5 de junio.

Análisis
¿Cambió Ollanta?

Orestes E. Díaz Rodríguez

Modales moderados, abierta inclinación hacia el legado de Lula, fue el perfil que  Ollanta Humala mostró para distanciarse de su propia imagen. El complemento fueron  fotos familiares, visitas a autoridades eclesiásticas y prendas de vestir de colores claros.

No es posible saber si sirvió de ayuda. Obtuvo un respaldo casi similar al de hace cinco años. ¿El apoyo es producto de su nueva imagen o de que sus votantes confían en que no hay un nuevo Humala?

¿Puede un individuo con antecedentes radicales devenir en un líder democrático?

Los condicionamientos no favorecen esa perspectiva. Humala fue criado en un hábitat espiritual proclive al resentimiento ideológico. Su padre les dio nombres incas a todos sus hijos, que crecieron escuchando su prédica sobre la supuesta superioridad de un tipo de raza. Una reacción a 500 años de marginación y abusos, pero a fin de cuentas extrema. Si faltaba algún ingrediente, a los 20 años ingresó a la vida castrense, un torno donde la personalidad le fue moldeada para el orden y el mando, la intolerancia y el espíritu de cuerpo.

Hacia fines del segundo mandato de Fujimori, Humala fue el protagonista de un levantamiento militar y durante la administración de Alejandro Toledo respaldó inicialmente una intentona similar liderada por su hermano Antauro.

Muchos peruanos tienen dudas. En 2006 Daniel Ortega después de tres intentos infructuosos se presentó ante el electorado nicaragüense con una imagen conciliatoria. Sin embargo durante su mandato no tardó en reaparecer el líder autoritario de prácticas mezquinas e intenciones oscuras.

El programa de Gobierno de Humala desdice su metamorfosis. En él se hace un diagnóstico virulento que justifica el cambio constitucional y “la gran transformación”. Ahí se distancia de los pasos de quien proclama seguir. Los beneficios del mandato de Lula fueron sin modificar la Constitución y sin polarizar la sociedad.

A Lula lo identificó su apuesta por el diálogo, respeto al disenso y sensibilidad para comportase como primero entre iguales. Humala y su entorno proyectan otras percepciones.

Los peruanos ganarían con hacerlo esperar otros cinco años. Lula tuvo que encabezar la oposición por más de 12 para llegar a ser un líder fiable. Pero Perú carece de tiempo. No puede esperar a que el fruto madure.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UdeG
www.orestesenrique.wordpress.com

Temas

Lee También

Comentarios