Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Internacional | Jesús Santrich recuerda 130 asesinatos de dirigentes sociales en noviembre pasado

Comandante de FARC teme plan de exterminio a sus militantes

Jesús Santrich recuerda 130 asesinatos de dirigentes sociales en noviembre pasado
Para el dirigente rebelde, existe la posibilidad de un exterminio similar al que se dio con la militancia de la Unión Patriótica. NTX / Especial

Para el dirigente rebelde, existe la posibilidad de un exterminio similar al que se dio con la militancia de la Unión Patriótica. NTX / Especial

COLOMBIA, BOGOTÁ (17/ABR/2017).- El comandante de las FARC, Jesús Santrich, expresó sus temores de un plan de exterminio contra los militantes de esta organización similar al que se dio a mediados de la década de 1980, cuando los grupos de extrema derecha asesinaron a más de tres mil militantes de izquierda.

"Hay mucha posibilidad de que se repita el capítulo de la Unión Patriótica, porque efectivamente durante las pláticas de paz en La Habana (2012-2016), se han registrado decenas de asesinatos de líderes de movimientos populares como Marcha Patriótica y el Congreso de los Pueblos", dijo Santrich a Notimex.

Según el comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), luego de la firma final del Acuerdo de Paz, en noviembre pasado hasta la fecha se han registrado 130 asesinatos de dirigentes sociales y defensores de derechos humanos.

Para el dirigente rebelde, existe la posibilidad de un exterminio similar al que se dio con la militancia de la Unión Patriótica (UP), el partido que surgió en el primer intento de diálogos de paz de las FARC con el gobierno de Belisario Betancur (1982-1986), una matanza que se extendió en los años siguientes.

Esta época fue conocida en Colombia como "Guerra Sucia", que dejó un saldo de más de tres mil asesinatos selectivos y colectivos, miles de desaparecidos y centenares de exiliados.

"La guerra sucia es una realidad, es una espada de Damocles, que está pendiendo sobre la cabeza de quienes quieren cambios sociales. Si no hay una voluntad política clara del gobierno que garantice la desarticulación del paramilitarismo, estamos condenados a que se produzca un nuevo capítulo de exterminio", subrayó Santrich.

Reiteró que existen muchos elementos que indican que está en marcha por parte de los sectores de extrema derecha, un plan para exterminar a la militancia de las FARC, que están en proceso de entrega de armas.

"Muchos de nosotros seguramente no vamos a poder transitar vivos al año 2018. Ojalá el Estado cumpla con la desarticulación del Paramilitarismo y el desmonte de la guerra sucia. De momento lo que hay son realidades concretas tangibles que te indican que la guerra sucia no ha parado y que está en marcha un nuevo plan de exterminio", enfatizó.

El comandante de las FARC también aseguró que la implementación del Acuerdo de Paz, presenta problemas de voluntad política por parte del Estado colombiano para cumplir con los compromisos en la primera fase de preparación para la entrega de armas de los rebeldes en las zonas donde están concentrados.

"La voluntad política no puede ser expresar en retórica sino en acciones concretas. Hay mucho retraso en la implementación de los aspectos tempranos que le deben dar confianza a la gente", anotó.

Las zonas veredales en donde se concentran cerca de siete mil guerrilleros de las FARC, para la entrega de armas a una misión de Naciones Unidas, antes del 1 de junio próximo, no están adecuadas ni siquiera en un 50% de su infraestructura.

"Creo que para el 1 de junio, no se habrán terminado las primeras habitaciones de las zonas veredales", advirtió Santrich en referencia a la infraestructura que fue pactada en las negociaciones de La Habana.

Santrich enfatizó que las guerrillas de las FARC mantienen "una enorme voluntad de paz y eso ha sido suficiente para que la esperanza no se marchite.

Además hay otros problemas como el de la financiación para la fase del postconflicto, cuyo presupuesto no fue incluido en las partidas para 2017 y tampoco están en el Plan de Desarrollo, lo que podría complicar la implementación del Acuerdo de Paz.         "Esperamos -dijo- que ahora en el debate en el Congreso sobre el Plan Marco de Implementación para los próximos 10 años, se incluyan aspectos de financiación específicos, que permitan hacer realidad los compromisos pactados en La Habana".

Frente al sistema de justicia, verdad, reparación y no repetición, Santrich sostuvo que las FARC propusieron que se reivindicara fundamentalmente a las víctimas de todos los actores armados, pero - apuntó- "del dicho al hecho hay mucho trecho".

La no repetición por parte del grupo insurgente -planteó- esta "garantizada con la entrega de armas, pero la no repetición por parte del Estado se debe garantizar con la desarticulación del paramilitarismo. Debe desarticularse esa concepción de enemigo interno que existe".

Para las FARC en el tema de justicia se tiene que trabajar con el principio de "todos en la cama o todos en el suelo. No se trata de negociar impunidades sino que haya responsabilidad a través de una justicia restaurativa".

El grupo guerrillero puso en marcha un plan para su transformación en partido político, una vez se cumpla con la entrega de armas en su totalidad, el cual consiste en trabajar los nuevos estatutos, preparar el Congreso Nacional de las FARC, el cual se va realizar en agosto próximo.

Uno de los aspectos que tienen definido los dirigentes de las FARC, es que el nuevo partido arranca con sus militantes y milicianos, y debe tener un carácter amplio para garantizar una gran convergencia con el propósito de luchar por la vida electoral por un gobierno alternativo y de transición.

Colombia vive "un momento para la reconciliación y si no lo aprovechamos estamos cometiendo el peor crimen de la historia del país", finalizó Santrich.

Temas

Lee También

Comentarios