Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 10 de Diciembre 2018
Entretenimiento | El extinto salsero es recordado a 67 años de su natalicio

Rememoran legado de Héctor Lavoe

En honor de ''El Cantante de los Cantantes'', se realizará el Héctor Lavoe Salsa Fest en ''La Isla del Encanto''

Por: NTX

El extinto salsero puertorriqueño Héctor Lavoe es conocido como ''El Cantante de los Cantantes''. ESPECIAL /

El extinto salsero puertorriqueño Héctor Lavoe es conocido como ''El Cantante de los Cantantes''. ESPECIAL /

CIUDAD DE MÉXICO (29/SEP/2013).- El extinto salsero puertorriqueño Héctor Lavoe "El Cantante de los Cantantes", quien se consolidó como una institución en ese género musical, es recordado a 67 años de su natalicio, que se celebrará este lunes, con diversos homenajes en su natal Ponce, en Puerto Rico y en México.

El intérprete de temas como "Periódico de ayer" y "Mi gente" es objeto de una serie de actividades, que se celebran este fin de semana en "La Isla del Encanto", aunque la festividad principal tiene cita este domingo y en el cementerio civil en Ponce.

Ahí donde se encuentra la tumba con los restos de Héctor Juan Pérez Martínez, el verdadero nombre de Lavoe, se contarán anécdotas del salsero y habrá una "rumba de pueblo".

Asimismo, el comité organizador pro monumento de Héctor Lavoe que preside Eric Rivera Martínez, continúa con el objetivo de ubicar una escultura del sonero en la tarima que lleva su nombre en La Guancha, en Ponce.

Durante el marco de ese homenaje, también se anunciará en honor a "El Cantante de los Cantantes", el Héctor Lavoe Salsa Fest, que se llevará a cabo en noviembre en Puerto Rico.

Debido al gran legado musical que el salsero logró a nivel mundial, en la Ciudad de México, de igual manera algunos grupos le rendirán homenaje, como la Orquesta Revelación que la noche de este domingo hará lo propio en un centro nocturno ubicado en la avenida Insurgentes.

Héctor Juan Pérez Martínez, nació el 30 de septiembre de 1946 en la barriada de Ponce, Puerto Rico, fue uno de los ocho hijos de Francisca "Panchita" Martínez, y Luis Pérez.

Lavoe se crió rodeado de música. Su abuelo Juan Martínez cantaba, siendo un excelente improvisador, quien se trenzaba en disputas de verso compuesto libre con otros trovadores, habilidad que heredó Héctor, y que fue su sello artístico. Mientras que su padres cantaba y tocaba la guitarra en tríos, y su madre también cantaba.

Lavoe, quien perdió a los tres años de edad a su madre a causa de una tuberculosis, en 1959 formó una banda con unos amigos, y empezó a cantar en clubes nocturnos, donde dio muestra de su clara dicción y gran virtuosismo en la improvisación.

A los 17 años decidió probar suerte en Nueva York, y se alojó en la casa de su hermana Priscila, en el Bronx, situación que causó el desagrado de su padre. Héctor continuó con su sueño y gracias a su amigo de la infancia Roberto García, logró su primer contrato en Nueva York.

De ese momento en adelante llegaron gratos momentos para Lavoe, ya que comenzó a conseguir más trabajo, entre ellos como corista y maraquero en algunas orquestas, además de su trabajo como cantante en la orquesta New Yorkers, con la que grabó "Esta de Bala".

De ahí llegaron oportunidades con agrupaciones y exponentes musicales como Kako and his All Stars, Johnny Pacheco, Willie Colón, The Bad Boys, además de su primer concierto con Estrellas de la Fania en el "Red Garter", de Nueva York. Allí Héctor conoció a Carmen Castro, futura madre de su primer hijo, y a Nilda "Puchi" Román, futura madre de su segundo hijo.

A los 24 años, Lavoe rodeado de fama, dinero y vicios, lanzó discos como "Cosa Nuestra", al que le siguió "The Big Break". En ese tiempo, Lavoe es invitado a la segunda reunión de "Estrellas de la Fania", y apareció en cine en "Our latin Thing" (concierto en vivo). Editó el primer disco de salsa para Navidad "Asalto Navideño", récord de ventas en Puerto Rico y Sudamérica.

En la década de los 70, aumentó la popularidad de Héctor y su irresponsabilidad con la banda de Willie Colón. Se empezó a rumorear en el medio salsero la separación de Willie Colón y Héctor Lavoe, situación que por fin se concretó debido a las adicciones de "El Cantante de los Cantantes".

Aconsejado por Willie, Lavoe continuó su carrera al frente de su propia orquesta, acompañado por los músicos de Willie Colón y en ese tiempo organizó la gira más extensa de las "Estrellas de la Fania" por todos los Estados Unidos.

El primer disco como solista de Héctor Lavoe fue "La voz", al que le siguieron "De ti depende", con el éxito "Periódico de ayer", Sin embargo, en 1977 sufrió un fuerte ataque de depresión que lo alejó de los escenarios y lo obligó a acortar una gira y se sometió a un tratamiento por su adicción a las drogas.

El Coliseo de Buenaventura, en Colombia, marcó su regreso triunfal, tornó recuperado el ambiente musical con un impresionante concierto junto a Willie Colón, Rubén Blades y Oscar D' León.

Entre los apodos que adquirió están "El Cantante de los Cantantes", "El Bad Boy de la Salsa", "El Jibarito de Ponce" y "El Sonero de los Soneros", entre otros, mientras que él se llamaba a sí mismo: "el hombre que canta hasta debajo del agua".

Su relación, con la santería, las adicciones, fueron parte de las etapas que marcaron la vida de Lavoe, quien a los 32 años viajó a Colombia y deprimido nuevamente, comenzó a hablar de suicidio. Un santero le recomendó aislarse por un tiempo de todo y de todos.

A su reaparición lanzó discos como "El sabio" y "Qué sentimiento", además de realizar nueva gira por Colombia, y reconocimientos como el que le entregaron los cronistas de espectáculos de Nueva York, el premio ACE a la excelencia por el LP "Qué sentimiento".

Más tarde, se realizó el reencuentro discográfico de Willie Colón y Héctor Lavoe con el disco "Vigilante", en el que se encontraron sus éxitos "Triste y vacía" y "Juanito Alimaña".

En 1987, Lavoe fue llamado "El Cantante de los Cantantes", en la comparación con Tony Bennet, conocido como "The singer's singer", y donde comenzaron sus mayores tragedias personales. Su casa de Nueva York, en el barrio de Queens, se incendió por haberse quedado dormido con el cigarrillo.

Además se entera de la muerte de su padre y del asesinato de su suegra en Puerto Rico, así como de la muerte de su hijo "Hectito", de 17 años, y el fallecimiento de su bebé, situaciones que lo llevaron al extremo de su adicción al alcohol y las drogas.

En esta etapa, (cuando se cree que adquirió el SIDA, debido a usar una jeringa infectada), apareció el último disco de Lavoe "Strikes Back", donde se destacó el tema "Loco", en una abierta manifestación de desahogo.

Lavoe continuó con presentaciones más espaciadas en Estados Unidos y Sudamérica. Su disco "Strickes Back" fue nominado al Grammy y grabó su última canción con Fania All Stars: "Siento".

Un ingreso más a una clínica de rehabilitación llegó nuevamente, hasta que el 2 de septiembre de 1990 se realizó el último concierto de Lavoe con la Fania, noche que es recordada como "La noche que Lavoe cantó en silencio".

En 1992, Lavoe es contratado por el Club Nocturno Las Vegas en la 205 y Avenida Wadsworth. La euforia y la cantidad de público convocado recordó los mejores tiempos de Lavoe. En diciembre, ingresó al Hospital Sophie y William Cohen de la calle 106 y Avenida Madison, al pabellón de enfermos de SIDA.

Héctor Lavoe murió el 29 de junio de 1993, en el Memorial Hospital de Queens. Fue enterrado en el cementerio Saint Raymond del Bronx (Nueva York); y nueve años después sus restos fueron llevados a su ciudad natal, Ponce (Puerto Rico), tal como él mismo pidió. La gestión fue realizada por otro famoso cantante de salsa, Ismael Miranda.

En 2002 murió su esposa Nilda "Puchi" Román, en New York. Sus familiares decidieron, con el apoyo de Willie Colón, llevar sus restos junto a los de Lavoe y su hijo a un cementerio de Ponce, Puerto Rico.

Entre los logros de Lavoe, está la grabación de 257 canciones en 11 discos con la orquesta de Willie Colón, nueve como solista, y temas grabados con Tito Puente y con la Fania All Stars, por citar sólo algunos.

A 20 años de su muerte, en junio pasado, diversos portales de Internet, han dedicado un espacio para recordar de diversas maneras, y mantener vivo el trabajo de Héctor Juan Pérez Martínez.

Algunos medios rindieron homenaje mediante una lista con 10 de sus mejores temas en la escena de la música tropical: "El cantante", "Periódico de ayer", "El día de mi suerte", "Triste y vacía", "Mi gente", "Todo tiene su final", "Ausencia", "De qué tamaño es tu amor", "El rey de la puntualidad" y "El todo poderoso".

Mientras que algunos más, hicieron lo propio al citar ocho de las frases con las que Héctor Lavoe, logró captar más la atención del público, entre las cuales están:

"Es chévere ser grande, pero más grande es ser chévere", la cual expresó durante una entrevista con el periodista Ernesto McCausland del diario colombiano "El Heraldo" en 1986.

Otra de sus frases fue "Conmigo tocan músicos muy conocidos en Nueva York. Los habían botado a todos y los he recogido", lo cual aseveró durante una entrevista en Lima.

"Cada cabeza es un mundo", frase que el cantante utilizó en su canción "El todo poderoso", que luego se convirtió en el título de la biografía que escribió Jaime Torres Torres, sobre la vida de Lavoe.

Sin dejar atrás: "La salsa y la política no mezclan. Imagínenme a mí dando un discurso al son de ´Voten por mí porque la rumba está buena´".

Temas

Lee También

Comentarios