Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 19 de Noviembre 2018
Entretenimiento | Largas noches de placer en los brazos de Morfeo

Rafael Zamarripa exhibe sus sueños

El artista inauguró la muestra Sueños de plata y divertimentos en el Museo de las Artes Populares, de la SC, luego de tres años de ausencia de las galerías y museos

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Algunas de las piezas que Rafael Zamarripa ha creado a lo largo de su trayectoria, son el resultado de largas noches de placer en los brazos de Morfeo. Así lo dijo el escultor la noche del viernes, durante la inauguración de la muestra Sueños de plata y divertimentos que se encuentra en el Museo de las Artes Populares (MAP), de la Secretaría de Cultura.

El espacio, recientemente restaurado en su parte exterior, recibe así a un invitado de lujo; uno de los más grandes maestros de la plástica, quien tuvo su última exposición en la ciudad (en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara) hace tres años.

Como su nombre lo indica, la exposición es una pequeña muestra de los sueños que han asaltado al multifacético artista; desde figuras inmensas (en este caso en pequeñas dimensiones) que se integran por diversos simbolismos, hasta muchachos que viajan en patinetas voladoras robando caballos aquí y allá.

"Son algunos de mis sueños, en la noche cuando duermo se me ocurre algo y en la mañana las desarrollo (las obras que antes imaginó)", señaló el artista minutos después de cortar el listón y abrir el paso hacia las salas que albergan la muestra, integrada por 22 pequeñas esculturas realizadas con la técnica a la cera perdida, y algunos artículos de joyería con su sello distintivo.

Pocas veces se da la oportunidad de que el artista lleve a los espectadores de la mano, casi literalmente, en un recorrido por su obra, y así fue como sucedieron las cosas en la exposición del MAP, la cual estará abierta al público hasta mediados de diciembre.

Rafael Zamarripa tuvo la paciencia de detenerse prácticamente ante cada una de sus piezas para contar la historia detrás de ellas. Así, se refirió al sueño que tuvo alguna vez: "un muchacho que le gustaban los caballos y los robaba, viajaba en una patineta que volaba y aquí se ve llevándose un caballo".

Por otra parte, agregó: "En mis tiempos de vacaciones me voy a Acapulco, y en el balde de la cerveza está la cera; ahí en la playa me ponía a modelar y para que no se derritiera, pedía una cerveza con un balde con hielo, ahí metía la figura y después, aquí en Guadalajara, la escurría. Allá las modelaba en cera. Esta silla (señaló una pieza) es de Acapulco".

La obra de Rafael Zamarripa, ésta en particular, debe ser vista con tranquilidad, para poder percibir con toda claridad los detalles de cada pieza única, según advirtió el artista.

Temas

Lee También

Comentarios