Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 14 de Octubre 2019
Entretenimiento | El recinto mexicano es el tercero más importante en el mundo

Museo del Calzado, exhibirá cerca de cinco mil zapatos

Alberga zapatos históricos, curiosos y de personalidades en el ámbito deportivo, cultural y artístico prepara su reapertura con nueva museografía y colección única de huarache

Por: NTX

MÉXICO.- Manufacturados en una amplia gama de materiales que van desde la paja de arroz, la palma de maíz o el cuero de animales sin curtir, hasta las pieles más sofisticadas, el raso o la seda, cerca de cinco mil zapatos conforman la colección del Museo del Calzado El Borcegui, que en breve reabrirá sus puertas.

Bajo la premisa de que la historia del calzado es la historia de la humanidad, el recinto enclavado en el corazón de la capital mexicana se ha especializado desde 1991 en ofrecer una "vuelta al mundo" a través de su creciente colección de calzado, que lo ha ubicado como el más importante de Latinoamérica y el tercero en el mundo.

Piezas originales, reproducciones y miniaturas de calzado que dan cuenta de la historia de la humanidad, desde el siglo III antes de Cristo hasta el año 2000, acompañadas por porcelanas, joyería, fotografías, grabados y máquinas relacionadas con el mundo del calzado, conforman el acervo que podrá visitarse de manera gratuita.

Fundado por José Villamayor Coto y en honor a su padre José Villamayor Castro, uno de los empresarios más importantes de la industria zapatera en México, el museo cerró sus puertas hace casi dos años para renovarse y ajustar su guión museográfico que hoy da cuenta no sólo del desarrollo del calzado sino cómo este accesorio ha dado status al que lo porta.

Así, por las vitrinas del museo, ubicado en el número 27 de la calle de Bolívar, pueden apreciarse prendas que van desde el siglo III a.C., algunas originales en buen estado de conservación y otras reproducciones de las utilizadas en el antiguo Egipto, desde los hechos en paja de arroz y palma de maíz, hasta los confeccionados en oro y cuero para algún dignatario.

Unos adquiridos a lo largo de los viajes del fundador del Museo y otros mediante intercambios con museos de este tipo como el Bata, el Elda y El Bali, también se exhiben algunos de piel de cerdo sin curtir, del siglo II d.C.. Sigue Museo del Calzado... dos... d.C.

Asimismo, zapatos chinos Gian Lien, de seda, cuyas diminutas dimensiones dan cuenta del martirio que vivían las damas de alta clase para alcanzar la forma de "Loto dorado perfecto", para lo cual tenían que vendarse y en algunos casos hasta mutilarse los pies, en una "moda" que perduró hasta 1940.

Los Hsueh, del siglo XVII, sandalias para la población china de menos alcurnia; babuchas de largas puntas, kap kaps del siglo XVII y modelos estilo Luis XIV, que inauguron el uso del tacón en la indumentaria masculina, así como los zapatos de la moda rococó del siglo XVIII.

Durante el recorrido por el recinto también pueden apreciarse babuchas destalonadas para orar en las sinagogas, que poco a poco fueron estilizándose y pasaron de ser confeccionadas en materiales simples a estar bordadas en hilos de oro.

Las puntas que ostentaban eran sinónimo de status, poder o alcurnia, y según información del Museo, las más largas de que se tenga noticia llegaron a medir 1.70 metros y estaban alzadas con una cadena al hombro del que las portaba.

A la cultura francesa se le atribuye el nacimiento del tacón y de las botas y botines que se extendieron a Inglaterra, en la época Victoriana, a mediados del siglo XIX.

En esa época se encuentran además botines de raso con botones laterales, que se convirtieron en característica del atuendo femenino.

En cuanto al calzado masculino, la muestra ofrece una sección en la que destacan los tres modelos clásicos de los que se han derivado los actuales: Oxford, Derby y Bemoral.

En la larga hilera de vitrinas que albergan la riqueza cultural de diversas culturas y momentos históricos también pueden encontrarse piezas que hechas en madera eran utilizados por las mujeres de los harem.

Zoris y guetas de la cultura japonesa del siglo XIX; de paja de arroz trenzados, alpinos, zuecos de madera utilizados en Holanda; botas del folclor persa, huaraches y botas de las tribus indias de Estados Unidos, hechos en piel de venado y bordados con chaquiras según la ocasión, son otros de los modelos en la exhibición.

Botas de Ubekistán, zuecos de Ucrania, sandalias de Tureg, empleados por las tribus africanas; sandalias griegas que tenían una significación especial en las artes escénicas, también están incluidas. Sigue Museo del Calzado... tres... incluidas

El siglo XIX trajo una moda más sobria, con botines y zapatillas menos estrechas y más adornadas, aunque aún en colores oscuros, mientras que de finales de este siglo son los zapatos y botines para novias, de raso blanco y botonaduras en plata, auspiciadas por Catalina de Medici.

El siglo XX por su parte trajo una gran gama de modas para el calzado, que vive grandes transformaciones, desde su manufactura hasta en su diseño. Proliferan las babuchas bordadas en Medio Oriente; las opancas de cuero, en los países balcánicos; y las sandalias en diversidad de fibras.

Los años 30 traen consigo el descubrimiento de talones y puntas, los colores más brillantes y la separación de los zapatos según la ocasión (para fiesta, de noche, de calle); comienzan además las plataformas.

En los años 40 surgen los zapatos de materiales sintéticos, con diseñadores como Ferragamo, luego de la escasez de piel derivada de las Guerras Mundiales; mientras que en la década siguiente surge la diversidad de tacones, los brocados y bordados.

Según la muestra, los años 60 traen consigo los zapatos de tacones más anchos, mientras que en los 70 proliferan las plataformas, las micas, los colores metálicos y las plataformas de uno o más pisos, acordes con la época de la música disco.

Una de las novedades es una colección única de Huarache mexicano "El calzado de los dioses", auspiciada por los gobiernos de los estados de Sonora, Yucatán, San Luis Potosí, Tabasco, Nayarit, Michoacán, Veracruz, Oaxaca, Campeche, Baja California Sur, Chiapas, Durango, Chihuahua, Aguascalientes y Chiapas, entre otros.

Abundan aquí algunas botas y sandalias en diversos tejidos, a partir de fibras naturales, o de pieles curtidas; con adornos y pedrería para ocasiones festivas, e incluso, algunos de Durango, adornados con frijoles de colores.

También se exhiben zapatos utilizados por la Reina Isabel II de Inglaterra, y famosos mexicanos como la investigadora Julieta Fierro, los escritores Gaby Vargas y Andrés Henestrosa, los artistas plásticos Martha Chapa, Raúl Anguiano y Luis Nishizahua, o el periodista Jacobo Zabludovsky.

Sección aparte es la de los zapatos deportivos, que aparecen desde principios del siglo XX, y se desarrollan según la especialidad de los atletas, con especial énfasis en el futbol, con zapatos que alguna vez fueros usados por figuras del balompié como Cuauhtémoc Blanco, Claudio Suárez, Ramón Ramírez y Hugo Sánchez, entrenadores como José Antonio Roca y árbitros como Edgardo Codesal. Sigue Museo del Calzado... cuatro... Codesal

En la parte alta del museo aparecen además zapatos usados por otros deportistas famosos en distintas disciplinas, como los medallistas olímpicos Ana Guevara (atletismo), Fernando Platas y Jesús Mena (clavados) y Soraya Jiménez (alterofilia), así como otras figuras como Cristina Fernández (toros), Carlos Carsolio (alpinismo) y Julio César Chávez (boxeo), por mencionar algunos.

Completan la muestra, diversas vitrinas con miniaturas en porcelana de Francia y España y réplicas de zapatillas y sandalias de México (Monterrey, Nuevo León, y León, Guanajuato).

"La vuelta al mundo" en cerca de cinco mil piezas, incluidas algunas máquinas de coser de principios del siglo pasado, de bolear zapatos, así como fotografías, grabados, dibujos, llaveros y joyería diversa (dijes, fistoles, medallas, etc), dan cuenta de la historia del calzado y están disponibles en este museo que se espera pueda abrir al público en mayo próximo.

El objetivo del acervo, que asciende a unas 20 mil objetos, con todo lo de bodegas, es promover la investigación sobre el calzado y la ortopedia en sus ramas antropológica, histórica, científica y artística con información documental disponible para investigadores, estudiantes e industriales. NTX/ MLOM / 23-04-08

Temas

Lee También

Comentarios