Domingo, 16 de Enero 2022
Entretenimiento | El patio de mi casa

Humberto Robles, la realidad que inquieta

El artista reflexiona sobre el quehacer de los creadores y el compromiso del cine, el teatro y la televisión

Por: EL INFORMADOR

Humberto Robles. ''En un país como éste... el arte debería servir para informar, denunciar''. ESPECIAL  /

Humberto Robles. ''En un país como éste... el arte debería servir para informar, denunciar''. ESPECIAL /

GUADALAJARA, JALISCO (16/NOV/2012).- En el ámbito artístico, escénico y cinematográfico todo mundo lo conoce. Incansable, multidisciplinario, contestatario y dueño de un corazón social que lo vincula con agrupaciones defensoras de diversas causas.

Humberto Robles ha trabajando en cine, teatro, televisión, cabaret, video y cortometraje. Es un notable defensor de los derechos humanos en México. Trabajó en el área creativa en telenovelas como ''El pecado de Oyuki'', ''Teresa'', ''Yo no creo en los hombres'', ''Las secretas intenciones'' y ''Retrato de familia'', realizó investigación y guión para ''Los once más'' de Once TV. Colaboró en el video ''Cuéntame de Joselo'', de Café Tacvba, así como en cortometrajes como ''Visita de doctor'', de Vanessa Bauche.

En el ámbito cinematográfico ha trabajado en diversos roles —que oscilan desde asistente de producción hasta interpretación de sí mismo—, para muestra trabajos como ''Las Lupitas o Juárez'', donde las mujeres son desechables. También colabora en organizaciones como Nuestras Hijas de Regreso a Casa o Mujeres sin Miedo. La manera en la que ve el mundo irrita a algunos y concientiza a otros. Robles prepara un 2013 más cercano a la televisión.

—¿Cómo terminas este 2012? Un año profético maya ¿tomaste conciencia de algo?


—Fue un año convulso, con unas elecciones llenas de irregularidades; se impone de nuevo el PRI y todo lo que él representa, imponen a Peña Nieto, quien cuando fuera gobernador del Estado de México ordenó el salvaje operativo Atenco; asimismo en su estado se registraron alarmantes índices de feminicidios. Esto indica lo que nos espera, un presidente sin respeto a los derechos humanos, el uso de la fuerza policiaca y la indiferencia hacia las mujeres. Nada bueno nos espera con él y su camarilla en el poder.

Así que hay que seguir luchando en muchos frentes contra estos poderes contrarios al bienestar del pueblo. Mi compromiso con causas y organizaciones se mantiene y debo seguir colaborando con ellas. Tal vez de lo que tomé consciencia es de aquella frase que dice “todo pueblo tiene al Gobierno que se merece”.

—¿Para qué hacer arte en un país donde todo es emergente?

—En un país como éste, con la mitad en la pobreza, donde impera la corrupción y la impunidad, el arte debería servir para informar, denunciar, llevar a escena la realidad en la que vivimos. Como creadores teatrales deberíamos llevar el arte a todas partes (teatro, danza, cine, pintura, etcétera), pero no sucede así, porque la mayoría de los creadores aspiran a obtener una beca gubernamental (y así satisfacer sus mínimas necesidades) y otros aspiran a conseguir trabajo en grandes producciones.

En general, se olvidaron del compromiso social y de una de las motivaciones del arte: el reflejar la realidad y hablar de ella, cuestionarla, provocar, denunciar, acusar.

—¿En qué se parece una causa social y la televisión mexicana?

—En la televisión, que es uno de los medios con más espectadores, se pueden ir “colando”, filtrando ideas, aportar opiniones, visiones, de una manera sutil. La televisión no se dedica a las causas sociales, pero por medio de ella se pueden filtrar algunas ideas para que lleguen a un sinnúmero de espectadores.

Es verdad que casi nunca van de la mano (causas y televisión) pero hay momentos o situaciones donde se pueden plasmar algunos conceptos o “mensajes” positivos.

Y si nos ceñimos a la pregunta en sí, en realidad no hay semejanza alguna; las causas sociales nacen de la necesidad del pueblo o de un grupo... la televisión es una hacedora de productos, una fábrica de entretenimiento.

—¿Para qué sirve el cabaret?

—Para mí el cabaret es al teatro lo que la caricatura es al periodismo. Sirve para mostrar la problemática actual de un país, de una sociedad. Suele ser un teatro efímero, del momento, incluso teatro de emergencia o urgente... el cabaret sirve para denunciar, informar, poner sobre la mesa (sobre el escenario) los problemas a los que nos enfrentamos cotidianamente, todo por medio de la sátira, la farsa, la caricaturización. Es teatro útil aunque efímero (o casi siempre efímero), pero lo importante es que se hable de lo actual y lo cotidiano.

—¿Cuál es la importancia del cine y la televisión en México?

—Como todos los medios o todas las artes, son indispensables; son medios de comunicación masivos con alcances impresionantes. Es una lástima que en muchos casos estos medios sean acaparados por unos cuantos y que los proyectos realizados sean banales, con el mero interés de entretener sin ningún otro fin. A pesar de esto, hay destellos de algunas cosas interesantes en ambos medios. Yo aspiraría a que estos medios fueran más abiertos, que se interesaran por más temas, que fueran más diversos, más incluyentes, más audaces, más atrevidos.

—¿Quiénes son los hombres y mujeres que hay que voltear a ver en nuestro país?

—Carmen Aristegui, Lydia Cacho, Sanjuana Martínez, Hugo Arrevillaga, Ofelia Medina, Francisco Toledo, Lila Downs, Karina Gidi, Regina Orozco, Jesusa Rodríguez, Liliana Felipe, Café Tacvba, Roco Pachucote, Rubén Albarrán, Héctor Guerra, los padres del Movimiento por la Justicia 5 de junio, Comité Cerezo y organizaciones de derechos humanos no gubernamentales.

—¿Cuál es tu idea de la felicidad y el éxito?

—Para mí la felicidad es hacer lo que a uno le gusta, estar con la gente que uno quiere, crearse un entorno óptimo para ser y crear. La felicidad es lograr hacerse el pequeño mundo que uno quiere, como uno quiere, con quien uno quiere. El éxito es lograr que lo que uno hace le interese a otras personas, les parezca importante... En mi caso que mis obras sean dignas de ser representadas en diversas latitudes por tantos grupos.

—¿Cuáles son las cosas que todo mexicano debe saber?


—El mexicano debería profundizar en su historia para conocerse y darse cuenta cómo es y por qué es como es. Periodos indispensables de la historia son la separación de la iglesia y el estado logrado por Benito Juárez; la Reforma y la Invasión francesa; la Revolución Mexicana; la época de los Contemporáneos y el Muralismo; el movimiento del 68; el zapatismo. Debería leer ''El laberinto de la soledad'' de Octavio Paz, estudiarlo y analizarlo.

—El patio de tu casa es México. ¿Cómo está ese patio?

—El patio está bañado en sangre, en profunda miseria, lleno de dolor, de corrupción, de impunidad. La barbarie se abrió paso y se impuso sobre la razón y la cordura. Es un país saqueado, engañado, lleno de heridas, de huérfanos, de madres y padres que perdieron a sus hijos. Los pobres son más pobres, los que no lo eran tanto ya lo son, los que tenían un poco más tienen cada vez menos y unos cuantos concentran el poder y la riqueza. Es un país fallido, con una sociedad fallida, con gobiernos fallidos. Se necesitarán muchos años para enderezar y llevar a buen cause este país. Es un patio destrozado.

Temas

Lee También