Viernes, 10 de Julio 2020
Entretenimiento | Un retrato humano de conciencia

Filman “Chabela querida” en Guadalajara

Con Patricia Reyes Spíndola y Lilia Aragón como protagonistas, el cortometraje de la tapatía Ana Belén Lizardo echa mano del realismo mágico

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA,JALISCO.- Día uno. La locación está lista. Todos en sus puestos. Cerca de 40 personas preparan las primeras tomas. Ha pasado un año entero de trabajo en preproducción. Le meta es terminar en cuatro días de rodaje. Locaciones: siete. La productora responsable: Libélula Films. Tanto el Departamento de Policía de la Perla Tapatía, como los Ayuntamientos de Guadalajara y Tlajomulco han hecho lo propio para cooperar con el cortometraje Chabela querida, a filmarse en cine y teniendo como protagonistas a dos actrices reconocidas: Patricia Reyes Spíndola y Lilia Aragón.

Según comenta Ana Belén Lizardo, la directora, trabajar con artistas que cuentan con una trayectoria que pasa las tres décadas hace que el corte y queda sea más preciso. Dos ensayos y la escena se da por buena. Ambas, tanto Aragón como Spíndola, aceptaron hacer un espacio en sus respectivas agendas para sumarse a lo que significará el proyecto de tesis de la egresada de la novena generación de la Licenciatura en Artes Audiovisuales del Departamento de Imagen ( DIS) y Sonido de la Universidad de Guadalajara, que en conjunto con el Centro de Producción Audiovisual (CPA) patrocinan la historia también escrita por la directora, quien con su trabajo previo, el documental Sin Diego (2007), estuvo presente en distintos festivales: Guadalajara, Jalisco; Distrito Federal, León, Guanajuato, y Morelia, Michoacán en nuestro país, mientras que internacionalmente fue visto en naciones como Alemania y Uruguay.

La motivación para adentrarse ahora en la ficción, según argumenta Belén Lizardo, está relacionada con Sin Diego, en el sentido de la toma de conciencia. “Al igual que Sin Diego, este corto habla de temas dolorosos que tienen que salir a la luz, porque creo que una toma de conciencia que no es seguida de una acción es un acto esteril, y Chabela querida es el retrato de una mujer con la que se pueden identificar muchas personas, porque la figura materna tiene un gran peso, pero también es cierto que podemos llegar hasta donde nuestra conciencia nos permita para cambiar las cosas”.

“Un corto alimenta el espíritu”: Reyes Spíndola

Patricia Reyes Spíndola sabe cómo moverse ante la cámara. Sus más de tres décadas de trabajo dicen más que mil palabras. Teatro, televisión y cine, pero también la docencia son su fuerte, y quizá sea esta última actividad la que le permita de inmediato conectarse con el staff del corto. Siempre dispuesta y con el profesionalismo que la caracteriza es que Spíndola se toma un momento para conversar con este diario sobre Chabela querida.

“Me gusta trabajar con los chavos”, comenta. Sin embargo, al cuestionarle sobre su papel, sin empacho responde: “La verdad es que los personajes no se pueden platicar, se ven”. El porqué aceptar el proyecto, asegura tener sus razones. “Me encantó el personaje, está bien estructurado. Es dramático, rico, de esos que de vez en cuando caen en tus manos.

Es una especie de realismo mágico a la mexicana, que bien sabemos manejar, además, hacer un buen corto siempre alimenta el espíritu”.

Sobre compartir escena con Lilia Aragón, Spíndola comenta que: “Somos amigas de toda la vida.

Hemos hecho teatro y televisión, pero es la primera vez que compartimos en cine, es muy agradable compartir con ella.

“Me gusta ser ‘la mala’”: Lilia Aragón

“Nunca he hecho nada que no me guste”, expresa Lilia Aragón, quien al igual que Patricia conforman el elenco de Monólogos de la vagina, y en Chabela querida son madre e hija, respectivamente. Dolores es el papel al que da vida Aragón, una mujer cruel que no sabe dar amor, y son precisamente los papeles complicados y crueles los que mejor le quedan. “Afortunadamente siempre me han buscado para papeles fuertes, no por nada me llaman ‘la mala’, y me gusta que sea así, porque es divertido el que digan: ‘Quién hace la malvada, la mala, la fuerte’ y responden: ‘Pues háblenle a Lilia’, (risas), por eso acepté ser Dolores en Chabela querida,  porque es una mujer como muchas mexicanas, con una vida muy castrada, en el sentido de que no recibió amor y ternura, por ello es incapaz de dar, además va frustrando a la generación que le sigue, en este caso a su hija (Spíndola)”.

Hacer conciencia con este corto es la encomienda, según dice: “Hay que decir que la femineidad, el amor, la ternura y la cercanía no significan debilidad, sino fortaleza, el ser cruel en la vida real tiene consecuencias aterradoras”.

COSAS PARA CONTAR
40 personas integran el staff
1 año de preproducción necesitó Chabela querida
10 minutos de duración tiene el corto
4 días de rodaje
7 locaciones
100 mil pesos, al menos, se invirtieron en el proyecto

QUÉ CUENTA “CHABELA QUERIDA”
Chabela (Patricia Reyes Spíndola), una mujer reprimida por una madre fría e indiferente (Lilia Aragón), viaja a su pueblo natal para terminar con el último vestigio del ser que tanto daño le provocó.


“Chabela querida es un acto de conciencia sobre los hechos que vivimos, porque si bien no podemos cambiarlos, sí podemos crearnos otra percepción”, Ana Belén Lizardo, directora

Aunque Spíndola y Aragón había compartido escena en teatro y televisión, ésta es la primera vez que lo hacen en cine.

El rodaje requirió de al menos 40 personas para su realización.  


Temas

Lee También