Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Noviembre 2017
Entretenimiento | Postproducción. Estiman cuatro meses más para terminar el filme

El terror en el cine se hace en Guadalajara

'Las reglas de la ruina' se rodó en escenarios de la ciudad
Para el director y su equipo de trabajo, la grabación de la película representó sacrificios y adaptaciones en el presupuesto. ESPECIAL / La Fura Dels Baus

Para el director y su equipo de trabajo, la grabación de la película representó sacrificios y adaptaciones en el presupuesto. ESPECIAL / La Fura Dels Baus

GUADALAJARA, JALISCO (21/SEP/2016).- Un manuscrito, un idioma protéico que cambia según el lector y un par de traductores son los elementos base para la cinta “Las reglas de la ruina”, la ópera prima del director Víctor Osuna. Con las actuaciones de Yunuén Pardo, Héctor Kostifakis y José Luis Alfaro, esta historia de terror fue grabada en Guadalajara.

Fue hace casi cinco años cuando Héctor Kostifakis entró en contacto con Osuna. Su trabajo como director de cortos fue lo que lo convenció de sumarse a su primer proyecto de largometraje, aunque el primer guion que leyó fue de otra película, “Las alas rotas del cuervo”, proyecto al que también se sumó Yunuén.

Con el crew conformado, la decisión de grabar primero esta película de terror se debe a que tiene mayor potencial en taquilla, por el género, apunta Osuna. En “Las reglas de la ruina”, Kostifakis interpreta a Raymundo, el novio de Minerva, la protagonista que entra en contacto con un misterioso libro cuya lectura la atrapa. Sánscrito, latín y búlgaro son algunas de las lenguas que entran en juego durante la película.

El director afirmó que el proyecto para realizar esta cinta comenzó el año pasado; su objetivo fue sacarlo adelante, con o sin apoyos. Luego de las grabaciones, la inversión estimada que ha realizado se eleva a más de 350 mil pesos, aunque el presupuesto calculado con todo y postproducción asciende a más de dos millones y medio de pesos.

Para el director y su equipo de trabajo, la grabación de la película representó sacrificios y adaptaciones en el presupuesto. Entre los apoyos con los que ha contado está el préstamo del mismo inmueble donde se han grabado buena parte de las escenas, ubicado en Guadalajara. Además, al ser una película de terror psicológico, el director sabe que una sombra es más efectiva para causar miedo que un gran monstruo con mucha producción y efectos especiales: es el miedo a lo desconocido.

José Luis Alfaro es quien da vida a “Stoyan”, el personaje búlgaro. Y uno de los retos fue aprender la pronunciación del idioma, para darle mayor verosimilitud. José Luis reconoció la capacidad del director al sacar el mayor provecho de los elementos que tiene a la mano. Como la casa donde se grabó, que salvo algunas escenas en un hospital, una biblioteca y exteriores, es el sitio donde se rodó toda la película. Igualmente, Kostifakis argumentó la cualidad de este tipo de producciones independientes, que economizan los recursos y al mismo tiempo obtienen muy buenos resultados.

Con la filmación concluida, resta la postproducción de cerca de cuatro meses.

Temas

Lee También

Comentarios