Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 18 de Octubre 2018
Entretenimiento | Detalles. Le da los últimos toques a ''Los insólitos peces gato''

Claudia Sainte Luce, cine que mueve emociones

De paso por la ciudad, la cineasta tapatía se detiene un instante a platicar del procesos que lleva su producción cinematográfica y, además, reflexiona en tornoa a los hechos que la motivaron a filmar esta historia

Por: EL INFORMADOR

Claudia Sainte Luce (de lentes) se encuentra en el procesos de post producción de su filme, su centro de operaciones está en el DF. ESPECIAL /

Claudia Sainte Luce (de lentes) se encuentra en el procesos de post producción de su filme, su centro de operaciones está en el DF. ESPECIAL /

GUADALAJARA, JALISCO (21/ENE/2013).- ''Los insólitos peces gato'' es el filme de Claudia Sainte Luce. Es en lo que se ha ocupado en los más recientes meses y también de lo que habla. De madre veracruzana y padre haitiano, sabe que el hacer cine implica renunciar a la comodidad, a la holgura y a veces, hasta la comida. La maleta siempre debe estar lista para mudarse a donde haya trabajo, aunque ahora su base de operaciones es el Distrito Federal. La ciudad le gusta, aunque no es fácil trabajar en ella. “Hay que pagar muchos permisos allá”.

El largometraje de la realizadora (forjada en la Universidad de Guadalajara) ya se encuentra en postproducción. El guión y el primer corte de la película llamaron la atención de los críticos. Tanto que ganó el premio Ventana Sur 2012. No es poca cosa. El premio permite a ''Los insólitos peces gato'' obtener apoyo para su postproducción, subtitulación y distribución en Argentina, Francia y otros países de Europa. Increíblemente, su destino en México es menos claro. Pero, ¿por qué llama tanto la atención la primera película sin estrenar de una joven?  La clave está en su historia.

Aprender a decir adiós

“Cuando vivía aquí en Guadalajara, conocí a Marta”, explica Claudia, luego de un largo sorbo de café. “En ese entonces ella tenía 44 años y me tocó convivir con ella durante la etapa terminal de su enfermedad, el VIH. A través de ella conocí a sus hijos, Alejandra, Wendy, Mariana y Armando. Fue un encuentro de soledades, de vacíos”.

Del encuentro con Marta (de quien durante la entrevista, Claudia prefiere reservarse los apellidos), nace la premisa de ''Los insólitos peces gato'', protagonizada por Lisa Owen (como Marta) y que cuenta con los auténticos Alejandra, Wendy, Mariana y Armando en el reparto.

Es la historia de una joven (Claudia, personaje inspirado en la propia directora) que conoce a una mujer en etapa terminal. Una enfrenta la soledad, la otra la muerte. Y en medio de esta tempestad de emociones, comienzan a nacer reflexiones sobre lo frágil que puede ser la naturaleza humana, y los lazos que nacen en una situación donde las emociones afloran a la menor provocación. “El guión lo terminé siete años después de que falleció Marta”, agrega la realizadora. La película se rodó durante los primeros meses de 2012 en Guadalajara, además de algunas tomas en la playa de Miramar, Nayarit.

“(La muerte) es algo muy difícil de asimilar. Cuesta un poco de trabajo, te escondes en tu trabajo, no quieres mover las cosas en tu vida, no quieres entrar al hospital, te estresas con facilidad por cualquier cosa. Es algo que vive al lado de nosotros, pero con lo que no sabemos lidiar”, explica Sainte Luce, mientras gesticula, como si así pudiera ordenar en el aire las palabras que surgen de su boca. “Llegó un momento en el que aprendí a lidiar con ello, con la muerte. Yo sabía que cuando escribiera algo, tendría que contar esto, lo que viví al lado de la verdadera Marta. Me queda claro que si soy quien soy, es por esta historia”.

Sin eliminar el dolor que la acompaña, la historia de ''Los insólitos peces gato'' expone una visión de la muerte “donde demuestra que más allá de quitarte algo, (la muerte) te deja enriquecimiento. Valores. Te ayuda a entender muchas cosas. La vida es un instante, y te ayuda a entenderlo. (La película) Es una historia de encuentros. De la mujer con sus hijos”.

Cuando habla de su protagonista, de Lisa Owen, la voz de Claudia Sainte Luce se enciende. Entre el asombro por la forma en que la actriz desarrolló el papel y la fortuna de haberla encontrado en un casting de “prueba y error”, la realizadora reconoce su fortuna. “Yo decidí que el personaje de Marta necesitaba a una actriz, y fue así que me encontré con Lisa (Owen), que es maravillosa”.

“En cuanto leyó el guión, Lisa se comprometió. Ensayó para el personaje, adelgazó 10 kilos, me acompañó a clínicas de VIH para ver cómo se encontraba la gente que enfrenta a la enfermedad”. La directora revela que “elegí a tres actrices antes para el papel de Marta, pero a los dos días, sentía que no funcionaba. Con Lisa fue distinto”.

Mover fibras

Los insólitos peces gato aún no tiene fecha de estreno. Tras un tortuoso proceso de rodaje, la película se encuentra en proceso de corrección de color, uno de los últimos antes de su primera proyección. La directora tiene pensado algunos festivales donde podría presentarlo. “Por fechas, el de Guadalajara ya no. Puede que en Morelia, a fines de año”.

¿No tiene miedo a llevar una historia tan personal al cine?, se le cuestiona, al tiempo que da un largo trago al café, que ya es más tibio que caliente. ¿Mostrarse con las luces y sombras que pude tener una mujer en una situación donde la muerte y la soledad rondan el ambiente es fácil? Claudia suelta la taza. Le bastan apenas un par de segundos para acomodar sus ideas.

“Como artista, como escritor, como dramaturgo… si no eres honesto con lo que haces, entonces no vale la pena. Cualquier director expone una fijación, una neurosis, algo que le duele en cada película. Y si no le duele, a la gente no la toca”.

“Yo no hago lo que hago por ir a festivales –agrega- y tampoco lo hago por hobby, porque si así fuera, sería uno bastante caro (risas)”. Sainte Luce remarca: “El cine tiene que ser para el espectador. No para los premios, no para los críticos. Se tiene que hacer para mover a la gente”.

Una película íntima, sí. Pero que eso signifique llegar sólo a 10 personas. No. “Quiero que me vean. La idea de llevarla a un ‘festival bonito’ no es que sea glamoroso, o que la vean los críticos. Sino que la sala esté llena de gente. Que consiga un distribuidor”.

Ella ahora seguirá con su camino, ese que la lleva fuera de la ciudad. “Cuando vuelva a Guadalajara, espero traer la película. Quiero conocer la opinión de la gente”.

PARA SABER

Deber hasta lo que no se tiene


El mal endémico del cine es la carencia de dinero. Aun con el premio de Ventana Sur 2012, el largometraje de ''Los insólitos peces gato'' le sigue haciendo falta recursos. “Con ese dinero me mantuve durante seis meses para poder hacer la carpeta del proyecto, lo básico, pero nada era suficiente”, explica Claudia Sainte Luce.

La realizadora explica que en México hay tres formas de “levantar” un proyecto cinematográfico: Imcine tiene el Foprocine, que es para películas que ellos llaman ‘cine de autor’”.

La segunda opción se presenta con “Fidecine, que te da el dinero, pero entonces cuando estrenas la película tienes que regresarlo a partir de las ganancias en taquilla. Se aplica más en películas comerciales”. La tercera “es el Estímulo fiscal del ISR (artículo 226), donde una empresa en lugar de pagar impuestos, le da el dinero a una producción”.

La fórmula que la directora eligió fue a través del Foprocine, aunque ya con los recursos (10 millones de pesos) “me tardé en ejercerlos, porque no encontraba un productor adecuado. Es muy difícil que crean en ti cuando vas comenzando, mucha gente en la industria te cierra las puertas”.

Sainte Luce encontró ayuda en Francia (un estudio se ofreció a realizar la corrección de color), “aunque debo por todos lados. Aun así, pienso que vale mucho la pena”.

Temas

Lee También

Comentarios