Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 21 de Septiembre 2018
Entretenimiento | Esa velada estuvo a cargo del japonés Seiji Ozawa, al frente de la Filarmónica de Berlín

Austria celebra el centenario del director musical Karajan

Austria ha celebrado hoy el centenario de Herbert von Karajan con actos y conciertos

Por: EFE

Viena.- Austria ha celebrado hoy el centenario de Herbert von Karajan con actos y conciertos que tratan de recoger medio siglo de amplísima actividad de uno de los más célebres y controvertidos directores musicales del pasado siglo.

Varias capitales donde actuó, entre ellas Viena, donde fue director de la Ópera de Estado, y Berlín, donde dirigió la orquesta Filarmónica de Berlín, también le han homenajeado.

Casi dos décadas después de su muerte, en 1989, "el maestro de maestros" ha logrado copar de nuevo las páginas de cultura de la prensa europea al cumplirse cien años de su nacimiento en la ciudad austríaca de Salzburgo, también patria chica del gran compositor Wolfgang Amadeus Mozart.

El canal cultural franco-germano Arte retransmitió hoy un concierto con motivo de la efemérides, protagonizado por dos de los más destacados discípulos de Karajan en los salones del Musikverein vienés el 28 de enero pasado.

Esa velada estuvo a cargo del japonés Seiji Ozawa, al frente de la Filarmónica de Berlín, y la prestigiosa violinista alemana Anne-Marie Mutter.

La radio pública austríaca ORF emitió el viernes un documental de una hora y media titulado "Karajan o la belleza como yo la veo", en el que puede verse al insigne y polifacético músico ensayando enérgicamente con la orquesta, pero también en su tiempo libre pilotando un avión, un barco de vela y un Porsche 911 Carrera, aficiones por las que era conocido.

Desde muy temprana edad von Karajan mostró un gran interés por la tecnología, como lo demuestra el trabajo que presentó al graduarse del bachillerato en 1926 bajo el título de "Termodinámica y motores de explosión".

La veneración por Karajan continúa casi dos décadas después de su muerte. No es de extrañar, pues, que con motivo de su centenario se hayan publicado en Austria y Alemania una decena de libros que abordan la personalidad y la labor del músico.

Su ambición sin límites y su egocentrismo, como aducen sus críticos, y la permanente búsqueda de la perfección en la dirección contribuyeron a engrosar no sólo las ventas de libros y fotografías relacionadas con su quehacer.

También se beneficiaron las discotecas de música clásica, especialmente gracias al impulso que dio al disco compacto en sus albores y a la amistad que mantuvo con Akio Morita, el desaparecido presidente del fabricante nipón de electrónica Sony.

En el siglo pasado, más de una tercera parte de los ingresos percibidos por el sello discográfico alemán Deutsche Grammophon procedían de las ventas de discos con música de Karajan, un dato revelador de su gran capacidad de atracción para los aficionados.

Por cierto, esta casa ha aprovechado la destacada fecha para lanzar una edición limitada de un DVD titulado "Karajan 2008" con grabaciones inéditas de fragmentos de óperas, de obras sinfónicas de Brahms, Leoncavallo, Suppé, Tschaikowski, Rachmaninow y Wagner, así como una interpretación íntegra de la quinta sinfonía de Beethoven.

Al mismo tiempo, Karajan ha dejado un legado de archivos con documentación y material gráfico gestionado por su viuda, Eliette, quien también preside los festivales musicales de Pascua de Salzburgo, que fundó su marido en 1967 y que dirigió hasta su muerte.

La viuda ha creado, además, el "Premio Eliette" para el arte, que se otorgará a partir de 2009 ó 2010, y ha decidido abrir al público los archivos de su marido para que pueda obtenerse libremente material como fotos e información sobre el director.

Son legendarios los devaneos de Karajan con el régimen nazi, del que fue miembro y que le costaron un año de prohibición para ejercer su profesión en el proceso de desnazificación posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Igualmente conocidos son los coléricos enfrentamientos con la Filarmónica de Berlín para imponer a la clarinetista Sabine Mayer en los años ochenta y las disputas con la Administración vienesa como director musical de la Ópera de Viena (1956-1964).

Quien ocupa ahora este cargo, Ioan Holender, recuerda con nostalgia la correspondencia que mantuvo Karajan desde Buenos Aires, donde dirigía en el Teatro Colón, con uno de sus sucesores al frente de la Ópera vienesa, Rudolf Gamsjäger (1972-1976), para preparar su regreso artístico a la capital austríaca, tras la gira sudamericana. EFE AGP 05/04/08

Temas

Lee También

Comentarios