Lunes, 26 de Febrero 2024
Entretenimiento | Mensaje positivo con tono universal

Animan la historia de los olmecas

Nikté, la segunda cinta de Ricardo Arnaiz, viaja a la raíz cultural prehispánica con un toque de humor

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Algunos realizadores optan por historias con personajes y sitios universales, pues así consideran que llegarán a más público. Otros, en cambio, confían en que tomar a una cultura en especial deja más frutos entre los espectadores. Nikté, la segunda película de Ricardo Arnaiz (La leyenda de la Nahuala, 2007) y la primera producción mexicana de animación que será distribuida por Universal Pictures México, con fecha de estreno este 17 de diciembre, es el mejor ejemplo, al echar mano de la ancestral cultura olmeca.

Los trazos, ciertamente, son similares a los que pudieron verse en La leyenda de la Nahuala, sin embargo, según comenta Arnaiz, en entrevista exclusiva con este diario, esto tiene que ver con  su sello personal como creativo. “Sin duda tiene un sello muy mío, pero debo decir que es un proyecto en el que fuimos respetuosos con la cultura, sólo que quisimos plasmar personajes irreverentes y graciosos, como son ahora los niños, para que así se puedan identificar”.

De este filme realizado en animación 2D y 3D destaca el que no sólo se hayan buscado voces reconocidas, el trabajo va más allá, logrando así que los adultos que asistan se diviertan al observar una especie de caricatura de quienes comúnmente observan en la televisión. Y es que los rostros de los personajes se asemejan en demasía a quienes los interpretan. Sherlyn, Regina Orozco, Jorge Arvizu “El Tata”, Eduardo Manzano, Maya Zapata, Enrique Gayay y Alex Lora, por mencionar una parte del elenco, dan vida a una historia donde los sueños son la meta a alcanzar y donde la música estuvo a cargo de Alex Lora, Sherlyn, Los Liquits y Fanny Lu, sin olvidar los sonidos reales de la selva de Tabasco, para así conseguir un concepto audiovisual integral y con identidad.

Para aprender a ser grandes hay que aprender a ser pequeños. Esa es la premisa de Nikté, cuya temática, asegura el director, busca promover el orgullo por nuestras raíces en los pequeños. Sobre la cinta, la animación y sus siguientes proyectos Ricardo Arnaiz explica.

- ¿Fue más fácil realizar “Nikté” que “La leyenda de la Nahuala” en algún sentido?
- En todos sentidos. Fue un grato reto para mejorar, pero La leyenda de la Nahuala fue nuestro primer proceso en el que aprendimos muchísimo, y con Nikté tomamos en cuenta las cosas que no se deben de hacer y lo reflejamos, el resultado es esta segunda película, estamos muy contentos, y Universal Pictures lo vio, de ahí que seamos su apuesta para este segundo semestre del año, siendo el filme más fuerte con el que cierran.

- ¿Qué promete “Nikté”?
- Divertir con una historia familiar y hecha para todos. Muchas risas y aventuras. Un producto de calidad que bien puede ser un regalo para quienes nos apoyaron con La leyenda de la Nahuala. Espero que se encuentren con sorpresas positivas.

- La percepción de la animación es muy distinta desde hace pocos años para acá, ¿qué consideras que se conjuntó para que ahora veamos con otros ojos lo que se hace en México en este género?
- Experiencia. Es muy fácil para quienes critican la animación en México, tanto lo que nosotros hacemos o de otros estudios, pero deberíamos de aprender todos el proceso que se necesita para la creación de algo, porque de esa manera se podría valorar más. Tenemos una competencia directa con Estados Unidos, una nación que tiene 70 años de ventaja en el desarrollo de dibujos animados y nosotros tenemos una historia que data de los años setenta, pero realmente se retomó a finales de la década de los años noventa, cuando otra vez hubo varios estudios que nos atrevimos a hacer animación para demostrar que hay talento y creatividad.

- Si ya hay muestras del crecimiento de la animación en México ¿qué toca hacer?
- Hay que ir paso a paso; cómo vamos a aprender si no vamos haciendo las cosas, con La leyenda de la Nahuala, Una película de huevos y Magos y Gigantes estamos aprendiendo los estudios a ser mejores, y se refleja. Estamos mejorando, además de que la gente está respondiendo, porque está yendo a ver películas de animación mexicana y eso nos impulsa a ser mejores, al igual que la competencia sana.

- En términos de competencia, entonces Ricardo Arnaiz marcará un estilo propio, es decir, ¿se mantendrá como base el tomar a las tradiciones mexicanas?
- Sin duda lo que venga tendrá un sello muy mío, pero siempre tratando de mejorar, tendrán que ver con niños, con el cómo nos superamos, con mensajes positivos universales y todos hablan sobre nosotros como mexicanos. Lo que puedo adelantar es que mis próximos proyectos son de animación tradicional, de 3D y de acción viva. Sólo espero tener la capacidad suficiente para enfrentar los nuevos retos y las nuevas tecnologías que vengan. Por ahora habrá que ver a Nikté.

PARA SABER
Nikté, con una inversión de 28 millones de pesos, 96 minutos de duración y en 35 mm, busca conseguir el doble de lo que se recaudó en taquillas con La leyenda de la Nahuala. Para su realización se conformó un equipo de alrededor de 120 personas, 70 en Puebla, Puebla, y el resto en León, Guanajuato y el Distrito Federal.

EL INFORMADOR / Altagracia Lizardo Medina

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones