Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 13 de Noviembre 2019
Economía | General Motors es el que se encuentra en peor situación

Paulson se niega a extender el plan de rescate al sector automovilístico

Paulson dio una actualización de la evolución del plan de rescate de 700.000 millones de dólares

Por: EFE

WASHINGTON, EU.-  El secretario del Tesoro, Henry Paulson, dejó hoy claro que no extenderá el plan de rescate al sector automovilístico, si bien reconoció que la industria "necesita una solución", porque es muy "importante" y "crucial" para el país.

Paulson compareció hoy en una rueda de prensa para dar una actualización de la evolución del plan de rescate de 700.000 millones de dólares que el Gobierno aprobó en septiembre para sanear el sector financiero.

El secretario del Tesoro subrayó que él y la Administración del presidente George W. Bush considera a la industria automovilística "muy importante y esencial" para este país" y que todo el Ejecutivo "respalda" a los fabricantes.

"Necesitamos una solución, pero esta solución tiene que ser viable" dijo y aclaró que "el plan de rescate fue diseñado para el sector financiero".

Paulson explicó que "una idea" para una posible solución al problema del sector automovilístico es modificar la ley aprobada en septiembre por el Congreso para facilitar 25.000 millones de dólares en préstamos a la industria bajo un programa de incentivos para producir vehículos menos contaminantes.

"Este programa podría ser modificado para liberar más fondos" para el sector automovilístico, dijo el secretario del Tesoro.

Las declaraciones de Paulson se producen dos días después de que el presidente electo, Barack Obama, y Bush se reunieran en la Casa Blanca en el marco del proceso de traspaso de poder, oportunidad que el próximo mandatario de EU aprovechó para presionar al Gobierno para que ayude de manera inmediata a la industria automovilística y salvar a aquellos fabricantes en peligro de quiebra.

De los tres principales fabricantes estadounidenses, los llamados Tres Grandes de Detroit, Ford, Chrysler, y General Motors (GM), es éste último el que se encuentra en peor situación.

La compañía perdió 2.500 millones de dólares en los últimos meses (70.000 millones de dólares desde 2004) y con la crisis de los mercados crediticios se le está agotando el dinero en efectivo para mantener sus actividades en marcha durante 2009.

Ford también sufrió pérdidas de miles de millones de dólares en los últimos dos años, pero su situación no parece ser tan crítica.

Las tres compañías han eliminado decenas de miles de puestos de trabajo y han anunciado recortes de producción que amenazan con más despidos y bajas incentivadas masivas.

Ante esta situación, los legisladores demócratas se están apresurando para elaborar planes que permitan a Detroit a acceder a miles de millones de dólares de ayudas.

Por ejemplo, el senador de Michigan (donde se concentra gran parte de la industria del motor) Carl Levin, dijo que está redactando un proyecto de ley para incluir a los fabricantes de automóviles en el paquete de rescate del Gobierno.

La propuesta de Levin, y las planteadas por el equipo de transición de Obama, van, como ha quedado evidenciado con las declaraciones de Paulson, más allá de lo que el Gobierno está dispuesto a aprobar.

Los portavoces demócratas en el Congreso, Nancy Pelosi (presidenta de la Cámara de Representantes), y Harry Reid (líder de su partido en el Senado) también solicitaron a la Administración Bush que incluya al sector del automóvil en el plan de rescate.

Temas

Lee También

Comentarios