/contenidos/2008/02/11/noticia_0024.html
Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 17 de Junio 2018
Deportes | Scocco tomó protagonismo en el partido.

Victoria añorada para Pumas

Un par de chispazos de Scocco fueron fundamentales para que los universitarios se sacudieran los fracasos de las tres primeras jornadas.

Por: EL INFORMADOR

MÉXICO.- Los Pumas dejaron escapar la adrenalina acumulada durante el duelo ante el Monterrey con su tradicional grito de guerra: un Goya que retumbó en el ánimo de los felinos, tan urgidos de la victoria.
Nadie pudo encontrar mejor explicación a la forma en que los universitarios se hicieron de su primera victoria en el Clausura que Ignacio Scocco. “Con muchos ‘hue...’ el equipo supo ganar un partido que se había complicado”. El argentino fue la pieza que mejor carburó en el conjunto de Ricardo Ferretti.
Un par de chispazos de Scocco —un gol y el pase para Ismael Íñiguez— fueron fundamentales para que los universitarios se sacudieran los fracasos de las tres primeras jornadas. Lo había advertido un día antes del juego: “No podemos dejar escapar más puntos, porque lo vamos a lamentar al final”.
Lo del Monterrey es más grave que lo de Pumas. Los Rayados no han ganado con La Volpe y no conocen la victoria fuera de casa desde hace 30 partidos. Aún así están por encima de los felinos en la general. Los Pumas son último en la tabla por diferencia de goles.
Fue un error de la zaga rayada —Édgar Solano, minuto 22— lo que originó el primer tanto de Pumas. Solano se perdió con tantos toques en la salida visitante hasta encerrarse cerca de su área. Rubens Sambueza le quitó el balón, lo cedió a Scocco, quien elegante le puso número al electrónico.
El golpe sicológico, se pensó entonces, pondría sobre la lona al Monterrey. La Volpe veía desde la zona técnica y refunfuñaba. Con las manos en la cintura. Así como es el técnico argentino, no cambia.
“Parecía que teníamos el partido controlado”, la lectura del delantero puma a lo sucedido hasta esos momentos. Sin embargo, se vinieron los errores de siempre. La lentitud de la zaga central universitaria abrió un hueco bien aprovechado por los visitantes. Robert de Pinho destrozó la marca de González para servir a Humberto Suazo. El empate fue inevitable (36’).
Los papeles se invirtieron: el Monterrey ganó en ánimo, mientras que los rostros felinos se desdibujaron y bajaron de intensidad, al tiempo en que el Sol le daba paso a un frío que hizo más tedioso el aguante de la afición local.
El primer golpe estratégico lo dio La Volpe. Para el complemento sacó a De Pinho y metió a William Paredes, reforzó el mediocampo. Ferretti respondería por necesidad. Sustituyó a un agotado Rubens Sambueza para darle juego a Ismael Íñiguez. Luego se fue Pablo Barrera por lesión y entró Gerardo Espinoza. El cambio de Íñiguez fue el más efectivo de la tarde.
El Monterrey le había encontrado el modo al juego, cuando Scocco tomó el balón por el centro —minuto 88—. El argentino se enfiló a la meta rayada. Ibarra le cerró el paso y tuvo que apoyarse en Íñiguez. Sin pensarlo, el michoacano sacó el disparo... segundos después se abrazaban con el resto del equipo. Los Pumas ganaban. “Nadie es el héroe. Si Nacho no me hubiera dado el pase no estaría el gol. Es un trabajo de equipo”, dijo Ismael.

SUN 15:51 11/02/08 CCMS

Temas

Lee También

Comentarios