Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 13 de Noviembre 2018
Deportes | El ex técnico húngaro conquistó dos títulos de liga con el Guadalajara

Arpad Fékete deja de existir

El ex técnico húngaro conquistó dos títulos de liga con el Guadalajara

Por: NTX

El 'Bombero' tuvo una gran carrera como entrenador en el futbol mexicano. ARCHIVO  /

El 'Bombero' tuvo una gran carrera como entrenador en el futbol mexicano. ARCHIVO /

GUADALAJARA, JALISCO (26/FEB/2012).- El ex director técnico húngaro Arpad Fékete falleció hoy a los 91 años de edad en esta ciudad, donde será recordado por su gran labor en el futbol mexicano, en el cual destacó entre 1957 y 1983.  

Fékete, que también se desempeñó como delantero y fue seleccionado nacional de su país, tuvo una gran carrera como entrenador, la cual realizó en el futbol mexicano, donde logró algunos campeonatos y también salvó a diversos clubes del descenso.  

El "Bombero", como era conocido, dirigió a Guadalajara, Nacional, Oro, Toluca, Atlas, Pumas, Laguna, Jalisco, Tigres UANL, UAG, Atlante, Universidad de Guadalajara, León y Morelia, además de tener un breve paso por la Selección Mexicana en la Copa Concacaf en 1963.  

Arpad Fékete conquistó dos campeonatos de Liga con Guadalajara y también dos trofeos de Campeón de Campeones; fue pieza clave en los mejores años del desaparecido Oro, con el que ganó dos títulos, uno de liga y otro Campeón de Campeones.  

Con Pumas de la UNAM también brilló al conquistar la Copa México. Dejó de entrenar en 1983.


UNA DE SUS ÚLTIMAS ENTREVISTAS

Arpad llegó a Guadalajara por casualidad y se quedó toda la vida

Ya no hay fuego que apagar. Quizá por eso Arpad Fekete decidió que era momento de partir.

“Yo tengo mucho cariño por los equipos de Guadalajara”, le dijo a EL INFORMADOR en mayo del año pasado durante un homenaje, y compartió entonces que llegó a la capital tapatía por casualidad, y nunca pensó que se quedaría toda la vida.

Tras renunciar a la dirección técnica de un equipo en Nueva York, recordaba que llegó a México, pues un promotor del Guadalajara buscaba un entrenador húngaro por el grato sabor de boca que había dejado Jorge Orth, otro húngaro que se había marchado del “Rebaño” para emigrar al futbol argentino.

“Para pronto me vine a Guadalajara para hablar con el señor Evaristo Cárdenas.

“Me pidió que le leyera mi currículo y me dijo que tenía mucho interés en mí. Ahí le dije que entonces firmábamos contrato, pero me dijo que le bastaba con mi palabra y que yo tenía mi lugar seguro, entonces comencé a trabajar un día después”.

En su cabeza todavía no estaba la idea de que pasaría el resto de su vida en México, pero tras un primer año con Chivas en el que terminó tercero, y un año después, en la temporada 1958-59, le daría al Guadalajara su segundo título en la era profesional, lo marcaron y lo catapultaron a la cúspide y a la mira de muchos equipos que luego no lo dejarían volver a su patria.

“No lo pensé, pero los resultados se fueron dando de una manera muy buena, fue algo grande y debo decir que soy un hombre feliz de la vida, todos los resultados han estado a favor mío y eso me ha hecho muy, pero muy feliz, soy un hombre completo.

“Me pusieron el ‘Bombero’ fue porque salvé a muchos equipos del descenso. Cuando alguno tenía problemas decían ‘¡llama al ‘Bombero!’, porque yo he entrenado a Chivas, Atlas, Oro, Nacional, como cinco o seis equipos de aquí. La mayoría traían problemas para irse a segunda, y como yo sacaba al equipo de su problema por eso me decían así”.

—¿Le gustaba su apodo? se le preguntó.

“Verdaderamente nunca lo pensé. Pero ahora como ya tengo muchos años, casi 100, no tiene chiste buscar cosas del pasado si me gustaba o no, no puedo vivir mejor que como vivo ahora, ya tengo todo y lo único que busco es tener una vida equilibrada, mi esposa y yo nos dedicamos a gozar la vida”.

Ayer, el fuego se extinguió y el “Bombero” obtuvo su carta de retiro.

Temas

Lee También

Comentarios