Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 15 de Diciembre 2017
Deportes | * Sombra... y luz

* Sombra... y luz

A propósito por Jaime García Elías

Por. Jaime García Elías

Fueron dos caras contrastantes las que mostró anoche el Guadalajara: sombra en el primer tiempo, luz en el segundo...
*
El de la etapa inicial fue un cuadro sin fisonomía, sin personalidad, sin futbol, sin orden para defender y sin imaginación para atacar. Fue un remedo de equipo, al que el River Plate, a base de futbol y “otra cosita” --de “otra cosita”, sobre todo...-- le pasó por encima.

De hecho, el 2-0 con que se llegó al descanso, analizado con objetividad, pareció un marcador amable con los rayados: a cambio de cuatro o cinco llegadas con etiqueta de gol del cuadro argentino --una que pegó en el poste, dos que malograron los rematadores, dos más que defendió estupendamente Hernández--, las “Chivas” fueron nulas en el aspecto ofensivo en ese período. Sus arribos al área rival fueron esporádicos y tímidos. Y lo más sintomático: fueron incapaces de hacer un solo disparo a gol propiamente dicho.
*
La transformación espectacular se produjo para la etapa complementaria. Por una parte, los cambios --Medina por Pineda y Fabián por Solís--, con el consiguiente reacomodo de piezas, propiciaron que los locales tuvieran las unidades ofensivas de que habían carecido en el primer tiempo. Por otra, River menguó... En alguna medida se habrá debido a que pagó la inevitable cuota de fatiga por el esfuerzo realizado para tener al rival de espaldas contra las cuerdas desde el arranque del encuentro. En el resto, tal vez a exceso de confianza: habrían visto tan limitados a los locales, tan inofensivos, que descartaron la posibilidad de la metamorfosis y de la consiguiente reacción.

Empero, las “Chivas” sumaron la inteligencia a la bravura para conseguir la bendición que los dioses de los estadios dan a los valientes. Así, el oportunismo y la contundencia que tuvieron Fabián y Medina --los dos reemplazos que propiciaron el cambio en el comportamiento colectivo de su equipo-- a sendas jugadas en que Omar Arellano hizo gala de velocidad y determinación, se tradujeron en los goles con que se cambió la historia.
*
El Guadalajara, pues, se salió de la tumba y consiguió el resultado que necesitaba para dar el siguiente paso a la fase de semifinales de la Copa Sudamericana, con lo que siguen vivas sus esperanzas de ser, en toda la extensión de la palabra, protagonista de los dos torneos que disputa.

Temas

Lee También

Comentarios