Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Cultura | Los festejos por el centenario de Rulfo se llevaron hasta el transporte público

Pedro Páramo también viaja en tren

Los festejos por el centenario de Rulfo se llevaron hasta el transporte público

GUADALAJARA, JALISCO (17/MAY/2017).- Los festejos por el centenario de Juan Rulfo comenzaron desde temprano en la Zona Metropolitana de Guadalajara. La Secretaría de Cultura Jalisco (SC), con la finalidad de unir a todos los ciudadanos en la celebración, coordinó a bibliotecarios y mediadores de lecturas para compartir las tres obras del autor jalisciense: “Pedro Páramo”, “El llano en llamas” y “El gallo de oro”.

Los tres libros fueron repartidos de manera gratuita a los usuarios de la línea 2, desde la estación del tren Juárez hasta Tetlán, todo en el tren conmemorativo a Rulfo, que llegó a su primera parada alrededor de las 10:30 horas, tapizado con la imagen del autor y su nombre. Los mediadores de lectura se subieron a él para distribuirse por todos los vagones y enseguida, compartir con los usuarios con las ediciones conmemorativas de la editorial RM.

Poco antes del inicio, los hermanos Rulfo, Juan Carlos y Juan Pablo, junto con Myram Vachez Plagnol, titular de la SC, ofrecieron a los presentes unas palabras sobre la importancia del escritor en la literatura mexicana e incluso universal. Además, los hijos del autor afirmaron sentirse agradecidos con el evento y también sorprendidos al ver la imagen de su padre en un vagón del Tren Ligero.

Juan Vázquez Gama, director general de desarrollo cultural y artístico de la misma SC,  explicó que  la dinámica consistió no sólo en repartir libro sino que los mediadores de lectura explicaron a cada usuario a quien se le entregaba un libro, que no era precisamente un regalo, sino un préstamo que después de leído debían compartir con alguien más. Con el hashtag #Rulfo100años se pretende seguir los pasos de cada libro. Dentro de cada uno se encuentra un sello con la explicación de la dinámica.

Muchos de los pasajeros que recibieron un ejemplar no conocían ni al autor ni los textos, por lo que los repartidores compartieron las tramas de los libros para motivarlos a conocerlo a través de la lectura de sus obras. Hubo otros usuarios que ya conocían la obra y les emocionó la idea de volver a sus letras. La mayoría de gente no dudó en comenzar a leer mientras llegaba a su destino, por lo que el tren estaba lleno de lectores de Juan Rulfo. Y así, comenzó una de las celebraciones de su centenario de la mejor manera: leyéndolo.

Además, por la tarde, esta dinámica se repitió pero en la sala de lectura de la estación Juárez, los libros fueron repartidos alrededor de las 17:00 horas a los transeúntes.

Temas

Lee También

Comentarios