Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Noviembre 2019
Cultura | Entrevista Edney Silvestre

Brasil puesto en palabras

Aunque comenzó a escribir ficción desde una temprana edad, fue hasta 2009 cuando publicó su primera novela

Por: EL INFORMADOR

Edney Silvestre, periodista y escritor brasileño, invitado de la FIL. ESPECIAL  /

Edney Silvestre, periodista y escritor brasileño, invitado de la FIL. ESPECIAL /

GUADALAJARA, JALISCO (27/NOV/2012).- Brasil es un país de contrastes construido a partir de distintos mosaicos culturales, sociales y económicos. La riqueza histórica, la coexistencia de distintas de razas y culturas, así como la distribución inequitativa en su economía son tan sólo algunos de los elementos que caracterizan al gigante sudamericano. Edney Silvestre, periodista y escritor brasileño invitado por la Feria Internacional del Libro de Guadalajara como parte del programa Destinaçao Brasil, ha hecho de la realidad histórica de este país uno de los principales ejes de su trabajo.

El autor señala haber nacido en un periodo extraño de la historia de Brasil, pues aunque durante sus primeros años de vida conoció un país democrático, con libertad de prensa y una intensa producción cultural, durante su adolescencia el país fue azotado por una dictadura militar que duraría 24 años. En su obra, el brasileño pretende plasmar el testimonio de una generación que vivió entre la democracia y el autoritarismo militar, entre la libertad y la censura.

Silvestre comenzó su carrera como periodista en la agencia de noticias Bloch Editores y posteriormente trabajó para Barcellos, Camera & Associates. De 1991 a 2002 fue corresponsal en el extranjero con sede en Nueva York para el diario O Globo y Globo TV. Durante este periodo presenció acontecimientos insólitos como el ataque de las Torres Gemelas, en el que fue el primer periodista brasileño en aparecer en escena, y los devastadores huracanes en Florida y Centroamérica. Actualmente vive en Río de Janeiro y colabora con los diarios National Journal, Morning Journal y Globo de Brasil, así como con algunos medios televisivos. Además de su fascinación por las letras, Edney es un hombre atlético, amante de la música, el teatro y la buena comida.

Aunque durante muchos años Silvestre se dedicó principalmente al género periodístico, el brasileño destaca que la literatura siempre ha sido una pasión que ha acompañado su carrera. De pequeño era un niño enfermizo que encontraba en la literatura un escape al malestar y a los medicamentos. Tiempo después, en la biblioteca pública del pequeño pueblo donde creció, descubrió  la obra de Machado de Assis, Charles Dickens, Jack London, Alejandro Dumas, Cervantes, Conrad, Graciliano Ramos y Edgar Rice, autores que confirmaron su deseo por entregarse a las letras a cabalidad.

Aunque comenzó a escribir ficción desde una temprana edad, fue hasta 2009 cuando publicó su primera novela, Se eu fechar os olhosagora (Si cerrara los ojos ahora). Partiendo de la transición política que el escritor atestiguó entre su infancia y adolescencia, la novela muestra el Brasil anterior a la dictadura militar. En este contexto, dos niños descubren la estructura del poder que conducirá al golpe de Estado de 1964. Silvestre revela que tardó más de seis años en escribir esta novela, sin embargo, su trabajo dio fruto pues el libro fue galardonado con algunos de los premios más importantes en la literatura brasileña: el Premio Jabuti a la Literatura a la mejor novela y el Premio Sao Paulo de Literatura a la mejor novela de autor nuevo.

Su segunda y más reciente producción, A felicidade é fácil (La felicidad es fácil) fue publicada en 2011. Con su característico estilo conciso y descriptivo, el autor relata la historia real del secuestro de un niño en la época del turbulento gobierno del ex presidente, Fernando Collor de Melho, y muestra las perversas relaciones entre políticos brasileños y ex agentes de las dictaduras de Brasil, Argentina y Uruguay. El escritor destaca que a través de su trabajo, pretende acercar a las personas acontecimientos históricos que no sólo impactan en la vida de los personajes de su ficción, sino en la de todos los brasileños.
Silvestre está convencido nunca antes en la historia había habido un momento en que México y Brasil tuvieran tantas similitudes en términos políticos, económicos, sociales y culturales, y por tanto se muestra entusiasmado por su vista como parte de la delegación brasileña en la Feria.  

Desde 2001, año en que Brasil fue el país Invitado de Honor a la FIL, la delegación brasileña no había tenido una presencia tan importante en el programa. Silvestre comenta que actualmente la literatura de Brasil es rica, heterogénea y original al reflejar la diversidad cultural que compone su sociedad contemporánea. El escritor puntualiza que ambos países tienen mucho que compartir entre sí y la FIL se antoja como un gran espacio para motivar su acercamiento a través de las letras y la cultura.

¿Por qué decidiste migrar del periodismo a la creación literaria? ¿Cuáles han sido las mayores implicaciones tras esta decisión?
He sido periodista durante prácticamente toda mi vida adulta, sin embargo comencé a escribir ficción desde una muy temprana edad. Creo que el periodismo es todavía un profundo interés en mis actividades y de hecho, gran parte de las obras que he escrito en los últimos diez años están profundamente arraigadas a lo que he visto como periodista en Brasil, Cuba, Honduras, Jordania e Irak. En gran medida, el periodismo me ha acercado más a la ficción que escribo. Espero poder mantener este balance que he logrado entre ser periodista y escritor durante toda mi vida.

Tu novela Si cerrara los ojos ahora es considerado como tu trabajo literario más exitoso, ¿consideras que ésta es tu obra más representativa?
Desde que su publicación en 2009, esta novela ha ganado los premios literarios más importantes de Brasil. Incluso ha sido publicada en Países Bajos, Serbia, Portugal, y el próximo año estará a la venta en librerías en Francia, Inglaterra y Alemania. Tal vez debería pensar en ésta como mi obra más emblemática, sin embargo, considero que la emocionante estructura de A felicidade é fácil (La felicidad es fácil), así como el ritmo rápido en el argumento, su texto conciso y los personajes profundamente arraigados a la historia de Brasil, es hasta ahora el mejor ejemplo de lo que hago y cómo lo hago.

Tras haber obtenido algunos de los premios de literatura más importantes en Brasil, ¿consideras que has alcanzado tu madurez literaria?
Espero que no. Creo que he encontrado mi propia voz como escritor, pero a la vez considero que mi búsqueda por una coherencia estética se mantiene encendida y probablemente me acompañe por siempre. Por otro lado, creo que he llegado a la comprensión completa de los temas que me mueven y he aceptado el gran esfuerzo requiere escribir literatura.  

¿De qué manera consideras que el entorno socioeconómico de Brasil ha impactado en tu trayectoria como escritor?
Como periodista constantemente estoy en contacto con los contrastes de mi país. Viajo seguido en el interior de Brasil y encuentro todo menos aquella imagen bella y colorida imagen turística que muestran las postales. Por el contrario, veo miseria, pobreza, hambre y analfabetismo. Esto, en contraste con las increíbles fortunas de nuestra élite, ha impactado de manera contundente mi visión respecto al alcance de la literatura en el Brasil contemporáneo.

En lo personal, ¿consideras que los escritores tienen alguna responsabilidad hacia sus lectores?
Tal vez la responsabilidad es un tema ajeno a un escritor en un país como Finlandia o Islandia, naciones más cercanas a la justicia social. Sin embargo, en Brasil tenemos más de 18 millones de personas que no saben leer ni escribir y más de 40 millones de personas que sobreviven en condiciones miserables. Como ciudadano, sí tengo una responsabilidad hacia este sector de la población, sin embargo, cuando escribo tengo ser fiel a mí mismo, pues mi objetivo es llegar al mayor número de lectores posible. Me conmueve cuando las personas se acercan y me platican las emociones que sintieron al leer mis libros, probablemente esta capacidad de sentir puede ser mi primera aportación como escritor a la sociedad.

Al ser uno de los autores brasileños más destacados de tu generación, ¿consideras que tu literatura desmiente ciertos estereotipos de Brasil? Desde este punto de vista, ¿cuál es el propósito detrás de lo que escribes?
Quiero contar historias que no han sido contadas o en una forma nunca antes relatada que hablen sobre personas comunes y corrientes atrapadas en circunstancias extraordinarias. Un ejemplo de ello es lo sucedido en Brasil después del golpe de Estado de 1964. Hemos tenido una historia muy dolorosa durante las últimas cinco décadas y muy poco de ella ha sido plasmada en novelas, cuentos u obras de teatro.  Cundo el mundo mira a Brasil, la gente piensa en la música, la danza, las favelas, el fútbol y una vida feliz y despreocupada. Sin embargo, esto no es todo lo que somos sino un mero cliché. Desde la literatura, espero poder contribuir a cambiar esta percepción errónea.
 
¿Cómo describirías la literatura brasileña contemporánea? ¿Te identificas con algún autor en particular?
La literatura brasileña contemporánea es muy diversa y trasmite la complejidad social y económica del país. Los escritores menores a 40 años están menos influidos por la historia reciente de Brasil que mi generación que creció en la represión de una dictadura militar. En lo personal me identifico con autores como Luiz Ruffato y Alberto Mussa, cuyo trabajo se desarrolla entre la realidad social y la búsqueda de historias que vayan más allá de su angustia personal.

¿Qué debe esperar el público tapatío del programa Destinaçao Brasil durante la FIL 2012?
Vamos a sorprender a la gente con la diversidad y la originalidad del trabajo que los escritores brasileños han realizado en las últimas dos décadas. Vamos a tener la oportunidad de intercambiar nuestras experiencias culturales nacionales que son tan similares, y afortunadamente, tan diferentes.

Temas

Lee También

Comentarios