Viernes, 17 de Enero 2020
Cultura | Por: Francisco Rojas Cárdenas

Apreciación del arte

Algo de lo que deja un diálogo

Por: EL INFORMADOR

Algo de lo que deja un diálogo

Luego de que el pasado miércoles las agrupaciones Kalidoscopio y Luna Morena coordinaron una consulta pública con los candidatos a la presidencia de Guadalajara en el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, vale la pena hacer algunas consideraciones.

Conciencia

Es común escuchar entre la comunidad cultural el repudio que se tiene hacia "los políticos". Lo que a mí me preocupa es que también haya un marcado desinterés hacia "la política" y con esto me refiero a la decisión de no participar en iniciativas ciudadanas coordinadas con instituciones o a la de cuidarse de no ser vistos en un diálogo con cualquier funcionario o candidato. Proponer, negociar o discutir con esta gente no significa perder la dignidad ni "bajarse los pantalones" y mucho menos estar de acuerdo con el partido y/o el gobierno. Una muestra de cómo inmiscuirse en la política cultural fue la iniciativa de esta consulta y la manera en que fue organizada y dirigida.

Ganancia

Luego de realizada la actividad, con propuestas de un lado y otro, convincentes o no tanto, chapuceras u honestas según el juicio de cada uno de los asistentes, se pudo llegar a la conclusión de que hubo poco interés de algunos titulares que decidieron no asistir (sí, hay muchas ocupaciones, pero los candidatos eligen prioridades y la cultura no es una de ellas) o de que no hubo proyectos serios, pero lo que no se vale es asegurar que la consulta no valió la pena. Ésta, con el simple hecho de haberse realizado con invitación a todos, con la seriedad que mostró de parte de los moderadores y la cantidad y respeto de quienes asistieron, es una muestra de madurez de parte de la comunidad artística. Eso ya es mucha ganancia.

Preocupación compartida

Entre las preocupaciones de quienes asistieron y de algunas propuestas de candidatos, apareció el que quizá sea el espacio museográfico más olvidado del municipio. El Planetario "Severo Díaz Galindo" es el único sitio que nació como museo de tecnología en la ciudad. Pocos olvidan que hace más de 20 años el lugar representaba una visita obligada, donde el aprendizaje, el asombro y la diversión iban de la mano con la tecnología. Es difícil entender cómo una ciudad que llegó a considerarse el "Valle del Silicón" en México, repleta de industrias con tecnología de punta, con investigadores de prestigio y universidades que presumen premios internacionales en sus carreras de ingeniería, no sea capaz de levantar y mantener, ni siquiera en cuestión de sueldos, este lugar.

Temas

Lee También