Lunes, 19 de Octubre 2020

LO ÚLTIMO DE Suplementos

Suplementos | Gastrónomo callejero

Nacer con estrella

Hato ofrece una cocina abierta, en la que sin tapujos preparan ante tus ojos todos los pedidos 

Por: @superchofo

Delicia. Bao de Pollo Frito. ESPECIAL

Delicia. Bao de Pollo Frito. ESPECIAL

Corría diciembre de 2017 cuando Hato abrió sus puertas por primera vez. En un local con mucha personalidad y con una arquitectura un tanto oriental y colores oscuros en sus paredes, que le dan al local un toque íntimo, con luces indirectas que permiten sentirte en confianza con tus acompañantes para poder charlar y disfrutar su comida.

Básicamente se compone de una mesa larga, en donde conviven los comensales que van llegando (ahora con menos lugares por la sana distancia), en donde al inicio puedes quedar frente a frente, pero después sólo quedas frente a una cocina abierta, en la que sin tapujos cocinan a tus ojos todos los pedidos y puedes disfrutar de un rol que no nos pertenece y que se antoja de cuando en cuando, estar en la cocina de un restaurante, percibir el sentido de urgencia y emplatado con el rigor que la calidad de un buen restaurante tiene y aprender de él.

Nace como un restaurante de ramen y algunos otros conceptos que ya les platico. Para iniciar ordenamos un ramen miso $185 es un tazón de muy buen tamaño, que enamora a la vista por sus colores y su acomodo del platillo, digno de fotografiarlo, con un huevo pochado por poco tiempo, mismo que al llegar hay que deshacer e incorporar al plato para que le de esa sedosidad para lo que fue añadido. El caldo tiene muchísima riqueza, hecho a base de huesos de cerdo que se cocinan por horas para rescatar todos los sabores y resultar en este maravilloso consomé, se sienten las diferentes capas de sabor, su grasa y sus verduras. Tiene los tallarines que siempre acompañan. Se sirve con carne de cerdo marinado de muy buen sabor.

Ordenamos unos bao de pollo frito $70 sí, el ramen es espectacular y podría decir que es mi favorito de la ciudad, pero este bao debe tener un lugar aparte, es más que bueno, buenazaso. El bao es un panecillo hecho a base de harina de trigo, agua, vinagre, aceite, levadura y leche que se cuece al vapor. En términos locales podría decirse que se parece a una gordita, pero con una textura suave y un sabor muy delicado, a éste le ponen un pollo frito kaarage que es este pollo que comúnmente se marina con soya, jengibre y ajo, para luego empanar con harina de trigo con un poco de fécula de maíz (o papa) y freír a alta temperatura logrando una capa muy crujiente en su exterior. Lo incorporan al bao y le ponen esta mayonesa kewpie, que es este aderezo japonés que cada día tiene más adeptos, hecha con yemas (sin claras como comúnmente la comemos) vinagre de cidra de manzana (y no blanco), aceite y claro glutamato monosódico. Es súper buena, es cremosa, suave y deliciosa sin dejar ese acento a huevo que a algunos no gusta. La acompañan con deikon encurtido, que es este rábano japonés y que le da un toque dulce.

¡Sé feliz!

Toma nota

Hato

D. Efraín González Luna 2079, Col. Americana. 

T. 33 23068783

W. @hatoramen

Comida: * * * * *

Lugar: * * * * *

Ambiente: * * * * 

Temas

Lee También