Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 14 de Noviembre 2019

Holanda, belleza del viento

Explora este país europeo que te ofrece un deleite a los ojos en prácticamente todo su territorio

Por: Francisco González

Este país tiene ese aire clásico y bohemio, con arquitectura que va de lo medieval hasta lo moderno. ESPECIAL / J. Monroy

Este país tiene ese aire clásico y bohemio, con arquitectura que va de lo medieval hasta lo moderno. ESPECIAL / J. Monroy

Viajar abre horizontes y muestra caminos que jamás imaginaste recorrer. Por ejemplo, cuando piensas en Holanda, o dicho de forma más apropiada los Países Bajos, ¿cuál es la primera imagen que viene a tu mente? Algunos tendrán muy presente a su legendaria selección nacional de futbol de la década de los 70 (conocida como la “Naranja Mecánica”), otros tendrán más fresca la sofisticación de Ámsterdam. También están aquellos que relacionan a esta nación con tulipanes de mil colores o los curiosos zuecos (zapatos de madera). Pero invariablemente, hay un momento donde llega a nuestro imaginario la estampa de sus poderosos molinos de viento, dibujando con sus hélices un hipnótico movimiento en el horizonte.

Holanda es un país que siempre ha resultado atractivo para los viajeros. Tiene ese aire clásico y bohemio, con arquitectura que va de lo medieval hasta lo moderno. Combina también ciudades de gran tamaño y ritmo de vida frenético con pequeños pueblitos, bucólicos y de encanto silente.

Los molinos en Países Bajos tienen algunas características muy peculiares, respecto a otros que podríamos encontrar en el resto del Viejo Continente. Mientras que en el resto de Europa muchas veces se usaban como molino de granos, aquí se aprovechaba la fuerza del viento como bombeo eólico para desecar zonas anegadas de agua. Fue en parte gracias a ellos que esta nación de alma naval fue ganando poco a poco espacio al mar.

Si viajas a Holanda, uno de los mejores lugares para apreciar este tipo de construcciones se encuentra en Kinderdijk, ubicado en la provincia de Holanda Meridional de los Países Bajos. Aquí encontrarás 19 molinos de gran tamaño y en excelente estado de conservación, denominados por la Unesco desde 1997 como monumentos nacionales. En parte por esta etiqueta y en mucho por la belleza con la que colorean el horizonte, esta región suele estar repleta de turistas.

Para efectos de ubicación geográfica, Kinderdijk se encuentra justo en la confluencia de los ríos Lek y Noord. Ambos brazos acuáticos anegaban la zona hasta el siglo XVI, haciendo muy difícil su desarrollo. Fue entonces que se decidió construir una serie de molinos de piedra para regular el nivel de agua, esto en 1738.

Hoy en día, la zona evita inundarse gracias al uso de estaciones de bombeo modernas, pero los molinos quedan como parte del ingenio y la férrea voluntad neerlandesa para adaptarse y sobre todo adaptar el entorno.

Claro, ir a Holanda es mucho más que apreciar su paisaje de molinos. ¿Qué te parece si exploramos las ciudades que se encuentran en las cercanías?

• La Haya

Es la capital de Holanda Meridional y la tercera ciudad más grande de los Países Bajos, después de Ámsterdam y Róterdam. También es la sede del gobierno de ese país, pero ojo, no es su capital. Al ser el centro administrativo, en la ciudad encontraremos los Estados Generales, la Corte Suprema y el Consejo de Estado.

No se considera una ciudad del todo turística, aunque tiene hermosas construcciones, como el complejo de Binnenhof, un bello edificio de inspiración gótica construido a las orillas del Hofvijver.

• Róterdam

Urbe de alma universitaria, posee uno de los puertos más grandes de Europa, comunicado con el Río Rin. Es una ciudad que le ha ganado históricamente espacio al agua (está por debajo del nivel del mar), gracias al uso de diques.

Su arquitectura moderna se debe a que la ciudad fue casi completamente arrasada durante la Segunda Guerra Mundial. Uno de los pocos edificios medievales que sigue en pies es la Iglesia de San Lorenzo.

Róterdam y La Haya se encuentra muy cerca la una de la otra, por lo que no es extraño que los viajeros decidan visitar ambas en el mismo viaje.

¡Nos vamos!

Para viajar a Países Bajos, puedes tomar un vuelo a Ciudad de México y de allí viajar directo a Ámsterdam. Algunas líneas que operan la ruta con Aeroméxico y KLM. Otras, como AirCanadá y Alitalia ofrecen este viaje haciendo al menos una escala.

Tips de viaje

• Si decides viajar a Ámsterdam y de allí moverte al resto de Holanda, toma en cuenta que es una ciudad que recibe 17 millones de viajeros por año. ¡Reserva con tiempo!

• En Holanda las bicicletas tienen prioridad sobre todos los viajeros. Puedes rentar una en varias ciudades, si deseas moverte.

• Puedes comprar con antelación las entradas a los principales museos de Holanda (y es lo más recomendable, para evitarte filar), como La casa de Ana Frank, el Museo Van Gogh y el Museo Nacional.

• En Ámsterdam el agua de la llave es potable. Lleva una botella reutilizable, lo que ayuda a cuidar el ambiente y sobre todo, ¡te ahorrará dinero!

Suplemento Pasaporte

Temas

Lee También

Comentarios