Lunes, 19 de Octubre 2020

LO ÚLTIMO DE Suplementos

Descubre la cocina mexiquense

Ingredientes prehispánicos y recetas antiquísimas forman parte del tesoro culinario de ese estado
 

Por: Francisco González

Todo cabe en un taco. De barbacoa, de chorizo verde y rojo. ¿A poco no se antoja?

Todo cabe en un taco. De barbacoa, de chorizo verde y rojo. ¿A poco no se antoja?

Todo cabe en un taco. De barbacoa, de chorizo verde y rojo. ¿A poco no se antoja?

Todo cabe en un taco. De barbacoa, de chorizo verde y rojo. ¿A poco no se antoja?

Un placer que siempre llega a la mesa. Así es la gastronomía que tiene el Estado de México, una de las regiones con mayor amplitud y variedad cuando nos referimos a la gastronomía se habla. La cocina tradicional que se prepara en esa Entidad es genuinamente un tesoro nacional que maravilla el paladar de propios y extraños. Además de ofrecer sabores únicos e ingredientes endémicos, en ella se resguardan las raíces prehispánicas de diferentes culturas como la mazahua, otomí, nahua, matlazinca y tlahuica.

La Secretaría de Turismo del Estado de México ha emprendido una gran campaña para presumir un poco de su gigantesca oferta gastronómica, cuya fama en más de una ocasión ha protagonizado memorables cenas, desayunos de antología y una que otra colación. ¿Qué te parece si descubrimos un poco de lo mucho que tiene para ofrecernos esta deliciosa cocina?

• Barbacoa

Es un platillo popular en el centro del país. Su principal característica es la cocción de carne de borrego o de chivo envuelta en pencas de maguey cocida en horno de tierra, una técnica de origen prehispánico.

Es ideal para comer en tacos (como en la foto), acompañado de cebolla, limón y la famosa salsa borracha, que mezcla chile pasilla, ajo, cebolla y pulque que le aporta una gran sabor y complejidad al platillo de carne. Este platillo lo puedes encontrar en Texcoco y Capulhuac.

• Mixotes

En el Estado de México se elaboran toda clase de mixiotes, pero ninguno como los que preparan en Amecameca. Este manjar típico tiene la peculiaridad de cocer al vapor diferentes tipos de carne y salsas dentro de una hoja que proviene de la membrana de la penca del maguey.

Entre los más populares están los de carne de cerdo en salsas verde, a base de tomates, chiles verdes, nopales y epazote, o los mixiotes rojos de pollo con salsa de chile guajillo, comino, clavo, nopales, xoconostles y epazote.

• Pancita

¡Un manjar divino! Este delicioso platillo tiene gran popularidad en el país. Consiste en un caldo de estómago de res o borrego, condimentado con salsa de chiles pasilla y chilaca, además de ajo y epazote. Se sirve con cebolla picada, limón, orégano y tortillas. Lo encuentras en Naucalpan y Metepec.

• Tacos

Para muchos no existe el mes patrio sin tacos, y por ello te recomendamos llevar a la mesa productos típicos de la región para una taquiza memorable con cecina, obispo y chorizos rojos, almendrados y por supuesto, el famoso chorizo verde, único en su estilo y elaborado con chiles verdes, cilantro, perejil y acelga. Cuando visites el Estado de México, te sugerimos probar los tacos de obispo en Tenancingo, los de cecina en Tepetlixpa y los obligados de chorizo en Toluca.

• Tamales

Los tamales son un platillo muy cotidiano para los mexiquenses, y, entre los más representativos se encuentran los de capulín, de hongos, y los totomoches, que son tamales rellenos de epazote, rajas y ayocote, una especie de frijol gigante de color morado. Te sugerimos los de capulín en Tlalmanalco, los de hongos en Ocuilán, Chalma y Malinalco, y los totomoches de Zumpango.

• Pozole de trigo

En las fiestas patrias el pozole es siempre un invitado, y en Almoloya de Juárez, Temoaya y Lerma, sustituyen los granos de maíz con trigo. Tradicionalmente se prepara chamuscando las espigas de trigo para pasarlas por el metate y así obtener los granos. Se cuecen con agua cebolla, sal, epazote y carne de cerdo. Luego se agrega a la cocción una salsa de chile guajillo, cebolla, sal y ajo; se sirve con cebolla picada y limón.

• Manjares prehispánicos

Un rasgo muy representativo y auténtico de la gastronomía mexiquense es el uso de insectos, que tiene su origen en la época prehispánica y que actualmente son considerados productos gourmet.

Usualmente se pueden comer en tacos, pues tienen gran presencia y un sabor inigualable. Entre los más destacados se encuentran los acociles, ahuautle, chapulines,  gusanos cupiche, de maguey y de nopal, hormiga mielera, jumiles, y xamues. Este histórico manjar lo puedes encontrar por todo el estado.

También hay deliciosas bebidas

El pinole, una harina de maíz tostado mezclada con piloncillo y canela, es muy consumido en Metepec, Tenango del Valle y Toluca, se añade principalmente en atole, y es una gran elección para los festejos patrios. Una opción más refrescante es la garapiña, una bebida fermentada similar al tepache, pero con un sabor un poco más sutil, y a la vista, suele ser más clara, pues se prepara con pulpa de piña y azúcar.

Por supuesto, no podría faltar el pulque, la llamada bebida de los dioses que se obtiene al fermentar el aguamiel producido por el maguey pulquero. En Jiquipilco existe una importante feria dedicada a esta bebida.

JL

Suplemento Pasaporte

Temas

Lee También