Lunes, 05 de Diciembre 2022

A cinco años del terremoto del Golfo de Tehuantepec

Aquí un recuento de lo que ocurrió aquella noche, cuando se registró el hoy considerado terremoto de mayor magnitud en casi 100 años en México

Por: O. F. López

El temblor provocó la caída de inmuebles antiguos y daños en iglesias, principalmente en Oaxaca. Afectó, asimismo, viviendas, escuelas, hospitales, y vías de transporte. NTX / ARCHIVO

El temblor provocó la caída de inmuebles antiguos y daños en iglesias, principalmente en Oaxaca. Afectó, asimismo, viviendas, escuelas, hospitales, y vías de transporte. NTX / ARCHIVO

Fue un 7 de septiembre de 2017, cerca de la medianoche y mientras la mayoría de las personas dormía, cuando un intenso terremoto se registró en el golfo de Tehuantepec. De acuerdo con el reporte del Servicio Sismológico Nacional (SSN), el sismo de gran fuerza se percibió en el sur y centro de México, tuvo una magnitud de 8.2 con epicentro a 133 km al suroeste de Pijijiapan, Chiapas, y fue considerado el de mayor magnitud en casi 100 años en el país. Ocurrió apenas unos días antes del terremoto de Puebla, el 19 de septiembre.

Cuarenta y ocho horas después se habían registrado ya 482 réplicas, cuatro mil 326 en 15 días, y se había reportado la muerte de 99 personas, 79 de estas en Oaxaca, 16 en Chiapas y cuatro más en Tabasco.

El terremoto de Chiapas fue precedido por la activación por error de la alerta sísmica en la Ciudad de México un día antes; esta había sonado a las 19:06 horas del 6 de septiembre, y al respecto, Protección Civil local informó que no se había registrado temblor alguno en la capital.

El 7 de septiembre ocasionó que pronto se viralizaran en redes sociales videos en los que se apreciaba el momento del terremoto, el movimiento de inmuebles, caída de objetos y además, un fenómeno que no había sido captado en ocasiones similares como el terremoto del 19 de septiembre de 1985: luces en el cielo.

Después del sismo, el jefe del Servicio Mareográfico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Jorge Zavala, aseguró que también hubo tsunami en aguas mexicanas, y que ocurrió 15 minutos después del temblor en las costas de Chiapas, con olas de dos a tres metros de altura.

"El tsunami sí ocurrió, tuvimos un tsunami de relativa importancia alcanzando hasta tres metros, en otros sitios de alrededor de dos metros. Afortunadamente, no tuvo una amplitud tan grande", dijo en conferencia de prensa. También indicó que las mayores "amplitudes" ocurrieron en Puerto Chiapas, Salina Cruz, Oaxaca, y en Acapulco, Guerrero.

"Pudimos detectar olas de dos metros en Salina Cruz, en Huatulco (Oaxaca)", dijo, "llama la atención en Acapulco también se tuvo una amplitud bastante importante".

Aunque el terremoto tuvo epicentro cerca de Chiapas, las afectaciones mayores se registraron en municipios de Oaxaca, especialmente en Salina Cruz, Tehuantepec, Ixtaltepec, Juchitán, Huatulco y La Ventosa. También se sintió en estados alejados como Jalisco, Nayarit, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, Campeche, Tabasco, Veracruz, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo, Estado de México, Michoacán y Colima.

El temblor provocó la caída de inmuebles antiguos y daños en iglesias, principalmente en Oaxaca. Afectó, asimismo, viviendas, escuelas, hospitales, y vías de transporte.

En medio de la noche, usuarios de redes sociales publicaron en Internet videos de unas luces que pudieron ser vistas en el cielo, en medio del miedo y la incertidumbre.

De acuerdo con información de científicos de la Universidad Rutgers, en Estados Unidos, destellos lumínicos como los apreciados aquella vez se producen debido a que los deslizamientos del suelo cerca de las fallas geológicas de la Tierra generan una carga eléctrica; pudieron verse aquella vez al ocurrir el terremoto durante la noche.

OF

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones