Miércoles, 22 de Mayo 2024

AMLO llama a Biden a poner fin a “desdén” de EU hacia América Latina

La migración es uno de los temas que se mantiene como prioridad latente entre ambos mandatarios
 

Por: El Informador

Antes de reunirse con sus respectivos equipos, López Obrador y Biden se mostraron amables frente a las cámaras en Palacio Nacional. AFP

Antes de reunirse con sus respectivos equipos, López Obrador y Biden se mostraron amables frente a las cámaras en Palacio Nacional. AFP

El Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llamó a su par estadounidense, Joe Biden, a poner fin al “desdén” mostrado por Washington hacia América Latina durante décadas.

“Es el momento de terminar con ese olvido, con ese abandono, ese desdén hacia América Latina y el Caribe opuesto a la política de la buena vecindad de ese titán de la libertad que fue el presidente Franklin Delano Roosevelt”, dijo López Obrador frente a Biden en el arranque de una reunión con sus equipos de Gobierno en Ciudad de México.

En su intervención posterior a ese llamado, Biden manifestó que su país ha “gastado miles de millones de dólares” en el hemisferio occidental sólo en los últimos 15 años.

Señaló que “Estados Unidos proporciona más ayuda extranjera que cualquier otro país” y que su cooperación se extiende por “todo el mundo”.
“Desafortunadamente nuestra responsabilidad simplemente no termina en el hemisferio occidental”, subrayó.

López Obrador adelantó que pediría a Biden aumentar la inversión en los países donde se origina la incesante migración de personas indocumentadas hacia Estados Unidos.

“Es una iniciativa compleja, polémica y estoy consciente de que su puesta en práctica implica numerosas dificultades, pero a mi juicio no hay un mejor camino para garantizar el porvenir próspero, pacífico y justo que merecen nuestros pueblos”, acentuó. 

AMLO plantea la integración económica a nivel continental

El Presidente Andrés Manuel López Obrador planteó al mandatario estadounidense, Joe Biden, la integración económica de toda América, un plan de sustitución de importaciones e invertir en desarrollo para evitar la migración forzada.

“No basta con integrarnos en América del Norte, se está haciendo muy bien esta integración con respeto a las soberanías de Canadá, Estados Unidos y México, pero es muy importante pensar en consolidar a todo nuestro continente”, indicó López Obrador en su rueda de prensa matutina, previo a su encuentro con el presidente norteamericano.

El gobernante mexicano había charlado con Biden más de una hora el domingo durante el traslado del mandatario estadounidense del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles al centro de Ciudad de México, donde ocurrirá este martes la Cumbre de Líderes de América del Norte junto al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Obrador afirmó que habló “en muy buenos términos” con Biden sobre su idea de crear una unión comercial y económica en América. “Fue un buen encuentro, el presidente Biden es muy amable, estuvo todo el tiempo contento, platicamos sobre temas que vamos a tratar en la reunión de este lunes, en la reunión bilateral, el tema migratorio, los temas relacionados con la integración económica de América del Norte”, expuso.

Concuerda con política migratoria de Estados Unidos

López Obrador reiteró su apoyo a la nueva política migratoria de Estados Unidos, que el jueves pasado anunció la acogerá mensual de 30 mil migrantes de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela, aunque implica la deportación inmediata a México del resto que llegue por tierra.

A pesar de eso, insistió en que el Gobierno y el Congreso de Estados Unidos deben invertir en el desarrollo de los países latinoamericanos para que la migración sea “opcional”.

“Apoyamos nosotros estas medidas de dar opciones, de dar alternativas, que se puedan hacer los trámites sin correr el riesgo de atravesar nuestro país, que se amplíe el número, pero no queremos adelantarnos”, comentó.

Lo cierto es que “para el final de esta cumbre no vamos a tener un nuevo acuerdo”, declaró ayer a periodistas el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, quien acompaña a Biden. Sin embargo, “no hay razón para creer que no habrá un tercer paso en algún momento”, añadió Sullivan, aludiendo a otra medida que beneficia principalmente a venezolanos.

López Obrador y Joe Biden, durante el inicio de la reunión bilateral entre ambos gobiernos celebrada ayer en Palacio Nacional. AP

Trudeau, con agenda comercial bajo el brazo

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, llegó ayer lunes a México para participar en la Cumbre de Líderes de Norteamérica con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, y el mandatario estadounidense, Joe Biden, con quienes tratará asuntos migratorios, comerciales y de seguridad. El avión aterrizó sobre las 14:30 horas en el nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, donde lo esperaban López Obrador y su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, además del canciller, Marcelo Ebrard.

López Obrador señaló en su cuenta de Twitter su entusiasmo por recibir al ministro canadiense y destacó las buenas relaciones con Canadá, especialmente en lo concerniente a lo laboral.

“Nuestras relaciones son más que buenas. Las empresas de Canadá invierten en México sin obstáculos y el Gobierno de ese país ha sido generoso al otorgar visas temporales de trabajo a nuestros compatriotas”, refirió el mandatario mexicano.

Trudeau acudió la tarde de ayer lunes a Palacio Nacional, donde López Obrador ofreció una cena para los mandatarios y sus esposas.

También planea hablar con el presidente mexicano sobre el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) para abordar, en particular, el sector energético, lo que ayudaría a atraer más inversión extranjera a México, además de abordar temas sobre pueblos originarios de ambas naciones. Estados Unidos y Canadá iniciaron el año pasado consultas dentro del T-MEC para cuestionar la política energética de México, que favorece a las empresas del Estado sobre las inversiones extranjeras.

La última visita del primer ministro canadiense a México ocurrió en octubre de 2017, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018) en medio de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que estaba en vigor desde 1994 entre Estados Unidos, México y Canadá.

Ambos líderes de Estado, acompañados por sus esposas. AFP

Voz del experto
Arlene Ramírez, especialista en temas internacionales

Momento de generar compromisos

Arlene Ramírez Uresti, especialista en temas internacionales por el Tecnológico de Monterrey, subrayó que hay un acercamiento trilateral en temas importantes en la región como migración, comercio y economía.

“(La cumbre) genera compromisos importantes. En el caso de los 30 mil migrantes que tendremos que recibir cada mes, adicionales a los que se han estado recibiendo, no solamente por el tema del Título 42 y las implicaciones que tiene todo esto, se genera una expectativa importante respecto a la forma en la que México puede atenderlos, y genera certidumbre para la agenda política del presidente Biden”.

 Sobre los encuentros bilaterales, apuntó que son fundamentales en este tipo de cumbres porque “generan esta agenda que complementa los compromisos que se van a hacer desde las sesiones”.

“La política exterior en México para el gobierno actual no ha sido una prioridad, y de allí deriva este alejamiento y falta de dinamismo en la participación de México ante organismos internacionales. La prioridad ha sido la vista interna, de tal forma que la relación trilateral con nuestros socios comerciales del norte se ha enfriado y ha llegado al punto de tener disputas comerciales”.

Destacó que al ser México el país sede de la cumbre ayuda a disipar la idea de un alejamiento entre los presidentes López Obrador y Biden.

Con asuntos candentes

La Cumbre de Líderes de América del Norte es una reunión que en teoría se lleva a cabo de forma anual, aunque hubo una interrupción mientras Donald Trump era presidente de Estados Unidos.

Usualmente se le llama la “cumbre de los tres amigos”, una referencia a los profundos lazos diplomáticos y económicos entre los tres países norteamericanos, pero han surgido nuevas tensiones.

Las tres naciones se esfuerzan por gestionar el movimiento de personas hacia Norteamérica y por acabar con los contrabandistas de personas que se lucran persuadiendo a los migrantes para que realicen el peligroso viaje a Estados Unidos.

Canadá y Estados Unidos acusan a López Obrador de violar un acuerdo de libre comercio al favorecer en materia energética a la empresa estatal mexicana frente a las centrales eléctricas construidas por inversores extranjeros y privados. 

Mientras tanto, a Trudeau y a López Obrador les preocupan los esfuerzos de Biden por impulsar la producción nacional, lo que genera inquietud por la posibilidad de que los vecinos estadounidenses se queden atrás.

Hoy no habrá conferencia matutina de AMLO para cumplir con la agenda de la Cumbre. Justin Trudeau llegará a Palacio Nacional a las 11:30 y cinco minutos después se espera la llegada de Biden. Se realizará una ceremonia de recepción y la foto oficial, para después celebrar un almuerzo de trabajo con las delegaciones de los tres países.

Luego, se llevará una reunión trilateral, que concluirá a las 15:00 horas. A las 15:30 habrá un mensaje a medios sobre la cumbre y avances.

Biden dejará México a las 17:30 para regresar a Estados Unidos, mientras que Trudeau permanecerá en nuestro país hasta el miércoles.

CT
 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones