Domingo, 05 de Febrero 2023

Llega a Zapopan una nueva esperanza para lesiones de médula espinal

Zapopan contará con una clínica para tratar las lesiones de médula espinal, un proyecto que surgió por parte de Julian Mark Andriesz, fundador de la primera clínica Verita Neuro en Tailandia

Por: Paola Mendoza

A la fecha, en Jalisco se han operado y atendido a 30 pacientes por medio de este tratamiento epidural, todos ellos presentando mejoras en su movilidad, con la expectativa de ponerse de pie e inclusive volver a caminar. Equipo de Verita Neuro. EL INFORMADOR/ CARLOS ZEPEDA

A la fecha, en Jalisco se han operado y atendido a 30 pacientes por medio de este tratamiento epidural, todos ellos presentando mejoras en su movilidad, con la expectativa de ponerse de pie e inclusive volver a caminar. Equipo de Verita Neuro. EL INFORMADOR/ CARLOS ZEPEDA

Sofía no veía como un sueño imposible el recuperar la movilidad de su torso y sus piernas. Después de un accidente automovilístico hace más de cinco años perdió la movilidad lumbar, cervical y torácica, lo que para muchos no representaría un esfuerzo para mantenerse erguido, para ella era una misión imposible de lograr hasta que descubrió la estimulación epidural.

Fue en el año 2018 cuando decidieron comenzar una nueva terapia que ya estaba dando de qué hablar en el continente asiático, la estimulación epidural por medio de un neuroestimulador y un conjunto de electrodos de plomo de 16 placas.

La idea surgió por parte de Julian Mark Andriesz, fundador de la primera clínica Verita Neuro en Tailandia, quién vio a su madre padecer de cáncer durante seis años continuos hasta que falleció de la enfermedad.

Debido a lo que consideró como una falta de tratamientos médicos para curar y prevenir enfermedades comenzó a invertir en la investigación de terapias y métodos que pudieran ayudar a pacientes con padecimientos, de ahí nació el primer centro de tratamiento con estimulación epidural fuera de ensayos públicos en Bangkok, Tailandia.

A lo largo de los últimos nueve años, desde la consolidación de este proyecto en Tailandia, más de 160 personas con lesión medular espinal han sido intervenidos para recuperar movimientos voluntarios y funciones autonómicas.

Mientras que en Jalisco, la prueba de esta tecnología comenzó en el año 2018 con los doctores Rodrigo Vilches Aranguren y Beatriz Pérez Hernández, quienes buscando darles una mejor calidad de su vida a sus pacientes lesiones optaron por iniciar a introducir este tipo de terapias en el Hospital Real San José Valle, ubicado en el municipio de Zapopan.

A la fecha, en Jalisco se han operado y atendido a 30 pacientes por medio de este tratamiento epidural, todos ellos presentando mejoras en su movilidad, con la expectativa de ponerse de pie e inclusive volver a caminar.

Debido al éxito de los tratamientos, el fundador de la clínica Verita Neuro en Tailandia decidió ampliar el mercado América Latina y consolidar la segunda clínica en Zapopan, pues aseguró que Jalisco es un estado bien posicionado en materia geográfica, además de que cuenta con las características para poder ser considerado como un destino de turismo médico.

Equipo de Verita Neuro. EL INFORMADOR/ CARLOS ZEPEDA

¿Cómo funciona la estimulación epidural?

Una vez que un paciente con lesión medular espinal decide que quiere probar esta alternativa médica es elevado por medio por los directores de la clínica Verita Neuro en el Hospital Real San José Valle, Rodrigo Vilches Aranguren y Beatriz Pérez Hernández.

Con base en una serie de cuestionamientos, así como una revisión de su expediente médico, las condiciones de su lesión y el tiempo que ha transcurrido desde su accidente, los médicos evalúan si es candidato para ser intervenido y proceder con el tratamiento.

De ser así, los pacientes son intervenidos quirúrgicamente, dependiendo del tipo de lesión que presenten se les implanta un estimulador en las cervicales o en las lumbares. 

Este dispositivo se implanta quirúrgicamente en las estructuras posteriores de la médula espinal, en donde emite un impulso eléctrico continuo que se envía al electrodo.

Tras 48 horas de recuperación comienza la terapia, las señales nerviosas comprometidas que se originan en el cerebro se amplifican y se redirigen al tejido de la médula espinal por debajo del nivel de la lesión, lo que permite las posibilidades de recuperar movimientos voluntarios y restaurar las funciones perdidas.

La directora de la clínica, Beatriz Pérez, explicó que después de la colocación del estimulador los pacientes empiezan a tener sesiones diarias con dos tipos de terapeutas, tanto físicos como operativos, pues en primera instancia se debe se hacer un mapeo con los electrodos implantados para reconocer que músculos pueden generar movimientos por medio de electroestimulación.

Las terapias con mapeo de dispositivos, así como de rehabilitación física se brindan de manera diaria a los pacientes durante 35 días seguidos con sesiones diarias de cinco horas, cuatro de mapeo y una de rehabilitación física, acompañadas de servicios de hidroterapia, terapia ocupacional, contención psicológica, medicina regenerativa con células madre y complementos multivitamínicos vía IV.

Durante este periodo de tiempo se genera una programación de los 16 electrodos mediante la cual se pueda ayudar a fortalecer el control del movimiento de los músculos afectados por la lesión. Ello mediante una aplicación de creación y distribución única en su tipo.

Julio César Guzmán Ramos, terapeuta de mapeo de programación en la clínica Verita Neuro, aseguró que transcurrida la etapa de programación e intervención por parte de los terapuetas, los pacientes deben continuar su camino a la rehabilitación solos, ya que se les brinda un control y la capacitación para seguir su tratamiento desde sus hogares.

El mismo software que es utilizado por los terapeutas de mapeo se entrega por medio de un control personal a cada uno de los pacientes, donde ellos deciden qué tipo de programación necesitan para estimular su movilidad.

"Todo lo que se programa a lo largo de nuestras sesiones se queda guardado en el estimulador y la siguiente fase de su tratamiento depende de ellos, ya sea que aquí les ayudemos a comenzar a mover algunas de su cuerpo que consideraban perdidas, hasta la meta más optimista que es el volver a caminar", comentó.

El costo base de este tratamiento ronda los 23 mil hasta los 100 mil dólares a pago por adelantado del servicio. Una vez concluidos los 35 días de tratamiento en clínica es recomendable que el paciente regrese uno o dos años después para realizar un nuevo mapeo que permita identificar nuevas programaciones que ayuden a ampliar la movilidad. 

MF

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones