Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 19 de Septiembre 2018

Tras desvío, CEDHJ recibe queja contra dos directivos de Liconsa

Denuncian acoso por parte del jefe de Contabilidad, Ignacio Rosas, “protegido” por Gerónimo Corona;

Hay quejas en el órgano interno de la paraestatal, pero las desecharon cuando el gerente se enteró

Por: El Informador

CERRADO Y CON CANDADO.  Así lució ayer el camino hacia la “Hacienda el Plan de Corona”, donde se celebraría una fiesta en honor a los delegados federales en Jalisco.

CERRADO Y CON CANDADO. Así lució ayer el camino hacia la “Hacienda el Plan de Corona”, donde se celebraría una fiesta en honor a los delegados federales en Jalisco.

Después de que este medio reveló un caso de desvío de recursos humanos en la gerencia en  Jalisco de la paraestatal Leche Industrializada Conasupo S.A. de C.V. (Liconsa), tres empleados interpusieron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ) en contra de Ignacio Rosas Peña, jefe del Departamento de Contabilidad, por acoso laboral y actos de discriminación.

En dicha querella también señalan que hubo “encubrimiento” por parte del gerente estatal, Gerónimo Corona Alcalá, quien desvió recursos para arreglar un rancho de su familia.

El documento informa que los tres empleados (todos pertenecientes a distintas áreas) ya habían expuesto inconformidades previas ante el Órgano Interno de Liconsa Jalisco, pero que nunca se aplicaron consecuencias.

“El señor ha acosado laboralmente a los tres antes mencionados y no se le ha puesto ninguna sanción. Ignacio Rosas Peña nos ha faltado al respeto en varias ocasiones, jactándose de que tiene muchos conocidos y con palabras textuales afirma que ‘todos se la p...'".

"A raíz de un artículo que salió con ustedes, desconociendo nosotros el proceso que se dio para la organización, preferimos suspenderla (la fiesta). Ya nos pusimos de acuerdo los delegados. Yo les pedí a los delegados, que es lo correcto, suspender esa reunión". José Luis Mata Bracamontes, delegado de la Secretaría de Gobernación en Jalisco

Sobre el caso de la primera quejosa, de nombre Alondra, se señala que Ignacio Rosas la “hostiga todo el tiempo” y la presiona al grado de que es a la única persona a la que le toma el tiempo cuando va al baño o incluso durante su hora de comida.

El segundo quejoso es Luis Fernando, quien según la queja ha sido objeto de amenazas. “Ignacio Rosas lo ha amenazado diciendo que, como él no puede ganarle a los golpes, va a pagar para que lo golpeen”.

Y el tercer quejoso, Francisco, presuntamente ha sido discriminado a causa de sus preferencias sexuales. “Las agresiones más frecuentes son en el baño, cuando han coincidido. Éste (el jefe de Contabilidad) lo recibe diciéndole ‘ahí vienes, p...’”.

En cada caso se interpusieron quejas ante el Órgano de Control de Liconsa, pero todos argumentaron que en cuanto el gerente estatal, Gerónimo Corona Alcalá, se enteró de que éstas estaban en proceso de resolución, los llamaron a su oficina para que se retractaran.

“Le mandaron a hablar a ella y a otros dos compañeros para incitarlos a que desistieran para no perjudicarlos a ellos ni a Ignacio Rosas Peña, ya que el gerente lo está encubriendo por recomendación de influencias que tiene”, cita el documento, recibido ayer por la mañana en la Oficialía de Partes de la CEDHJ.

Sin fiesta, camino a "El Plan de Corona" está desierto

Cesó el movimiento en las proximidades de la “Hacienda el Plan de Corona”, finca familiar de Gerónimo Corona Alcalá, gerente de Liconsa en Jalisco.

Ese era el sitio en donde, a las 14:00 horas, el funcionario entregaría reconocimientos a los delegados de la administración pública federal. Lo de ayer fue algo muy distinto a la reunión que sí se celebró el pasado martes 21, donde hasta un mariachi amenizó la llegada del delegado nacional de Liconsa, Abelardo Manzo.

Las instrucciones para llegar al inmueble, que se encuentra en el municipio de Acatlán de Juárez, eran sencillas: “Cerca de la estación de trenes”. Y aún con esa guía, ninguno de los casi 50 invitados al convite se acercó a la brecha desolada que conduce al lugar.

Por el camino de terracería sólo circularon un par de camionetas viejas de quienes viven por el sitio y una motocicleta.

El ingreso al rancho lució completamente desierto y las puertas fueron muy bien atoradas con un candado grueso para que nadie entrara. En realidad nadie lo haría, pues se notificó desde temprano a todos los asistentes (al parecer también a los chefs y a los músicos) que la comida “se suspendía”.

NI UN ALMA. Los funcionarios estaban citados a partir de las 14:00 horas, pero por el sitio que conduce al rancho no se vio pasar un solo auto.

Guía

El deslinde…

Aclaración. Desde las oficinas centrales de Liconsa se respondió que allí “se respeta a los servidores públicos y por ningún motivo se les asignan labores de carácter personal o que estén fuera de sus obligaciones como trabajador”.

Códigos. Según la paraestatal, su personal tiene la responsabilidad de acatar las disposiciones indicadas en el Código de Conducta de la empresa para prevenir cualquier conflicto de interés, así como reportar cualquier omisión o acto contrario al mismo.

Queja. Liconsa reconoce que ya existe una queja ante el Sistema Integral de Quejas y Denuncias Ciudadanas (Sidec), con el folio 49108/2018 porque el gerente estatal dispuso de personal y unidades oficiales para una diligencia personal.

Distancia. Abelardo Manzo González, director general de Liconsa, dijo que respetará la investigación en marcha y que “acatará” la conclusión a la que ésta llegue. Concluyó que en esa instancia “no están permitidas ese tipo de prácticas, pues el uso eficiente y adecuado de recursos humanos e infraestructura de la empresa es una prioridad”.

LA VOZ DE LOS LECTORES

Piden despido… y hasta prisión

Más de mil 900 lectores de esta casa editorial pidieron que la investigación de la Secretaría de la Función Pública (SFP) haga efectiva una sanción ejemplar para el llamado “Lord Liconsa”. En una pregunta formulada a través de la página de internet, 55% de tres mil 461 participantes (hasta el cierre de esta edición) opinó que para evitar casos similares en el futuro, el gerente estatal debería ser despedido, inhabilitado, recibir una sanción penal y, además, estaría obligado a reparar el daño.

Telón de fondo

Renovación con cargo al erario

Ayer, este medio publicó que el gerente estatal de Liconsa, Gerónimo Corona Alcalá, ordenó a entre 25 y 30 empleados de esa paraestatal que realizaran trabajos de renovación en el rancho de su familia ubicado en el municipio de Acatlán.

Los trabajadores atendieron la orden y, a bordo de unidades rotuladas, se desplazaron al sitio el martes 28 de agosto por la mañana, descuidando así su jornada habitual para cubrir una encomienda personal de su jefe.

Como empleados de mantenimiento de Liconsa, los servidores públicos realizaron labores de fontanería, jardinería, alumbrado, pintura, albañilería y demás. La instrucción fue regresar a sus labores sólo hasta concluir la asignación en Acatlán.

LA ENTREVISTA

Gloria Judith Rojas Maldonado, delegada estatal de Sedesol

"Voy a platicar con él para saber qué está pasando" 

La funcionaria federal fue una de las invitadas al convite que finalmente se canceló. Sin embargo, ella no agendó su presencia en el sitio. Prometió que buscaría al gerente estatal de Liconsa para que él mismo le explicara qué sucedió

—¿Acudirá hoy a la fiesta del gerente estatal de Liconsa?
—Sí me mandaron la invitación que están manejando, pero yo estoy acá en Magdalena, el municipio. No voy a asistir.

—¿Qué opina del uso de recursos públicos para fines privados?
—Hay que investigar bien. Debemos de verificar muy bien qué fue lo que pasó ahí y hablar muy claro con el delegado, porque precisamente la ley marca que no podemos utilizar los recursos de la institución para fines personales. Yo en un ratito más voy a platicar con él para saber lo que está pasando y enterarme bien realmente de esa reunión”.

—¿Ha estado alguna vez en el rancho?
—Nunca me había invitado, yo no he asistido a ninguna reunión, apenas lo conocí (el rancho) por la foto que ustedes publicaron.

Cotizó a Un DJ de lujo

Convivio sin música no es convivio. Por eso, Gerónimo Corona Alcalá, el gerente de Liconsa en Jalisco y quien ya en redes sociales ha sido bautizado como “Lord Liconsa”, cotizó a un DJ de alto perfil para su “fiesta de despedida”. La misma que se efectuaría ayer en su rancho familiar “Hacienda El Plan de Corona”, pero que al final se canceló.

El elegido fue el DJ César Cosío, quien según su perfil es un “curador musical y multipremiado DJ internacional, primer miembro latinoamericano del prestigiado ‘American DJ Hall Of Fame’”.

La lista de invitados al evento que finalmente no se concretó mencionó a 40 altos funcionarios del Gobierno federal, entre ellos Andrés Avelino Palma Flores, subsecretario de la Segob; José Alberto Pérez Franco, de Diconsa; la delegada de Profeco Jalisco, Gabriela Vázquez Flores; Julio de la Mora Razura, delegado de Sagarpa en Jalisco.

Pero también había funcionarios de la Secretaría de Educación Pública, de Economía, Trabajo, Banobras, Semarnat, Conafor e incluso del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

PECULADO

Según el Artículo 53 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas, el funcionario que autorice o solicite para sí mismo el uso de recursos públicos, materiales, humanos o financieros, comete el delito de peculado, que en Jalisco se castiga de tres meses a 12 años de prisión

 

Temas

Lee También

Comentarios