Viernes, 19 de Julio 2024

¿Qué es la epilepsia? Más de 2 millones de mexicanos la padecen, 170 mil en Jalisco

La Secretaría de Salud indica que cualquier persona puede sufrir epilepsia sin importar su condición social o edad

Por: Paola Mendoza

Resaltan la importancia del diagnóstico, y el medicamento que, para cada caso es distinto, personal y no debe interrumpirse, a fin de evitar que aumenten las crisis epilépticas. EFE / ARCHIVO

Resaltan la importancia del diagnóstico, y el medicamento que, para cada caso es distinto, personal y no debe interrumpirse, a fin de evitar que aumenten las crisis epilépticas. EFE / ARCHIVO

La Secretaría de Salud (SSa) en México estima que el dos por ciento de la población en el país padece de epilepsia, alrededor de dos millones 500 mil mexicanos con esta enfermedad, de los cuales, 170 mil pacientes radican en el estado de Jalisco y 100 mil se concentran el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG).

La dependencia federal indica que cualquier persona puede sufrir epilepsia sin importar su condición social o edad; en la mayoría de los casos el principal síntoma es la convulsión y se manifiesta con mayor frecuencia durante la infancia y en adultos mayores.

A pesar de ser un padecimiento que puede manifestarse en cualquier momento de la vida, existen dos picos de incidencia entre los pacientes con epilepsia: entre los cero y los dos años de edad, y después de los 65 años.

Este trastorno se trata de una enfermedad caracterizada por crisis debido a descargas neuronales desordenadas y excesivas. Sin embargo, no hacen falta grandes crisis para que un paciente pueda ser diagnosticado con epilepsia, las manifestaciones pueden variar de acuerdo a cada persona.

Las crisis pueden tener muchas manifestaciones, pero un indicio de epilepsia es la presentación de un evento específico con alteraciones al comportamiento tanto físico como emocional con inicio súbito y una conclusión igual; las crisis suelen no durar más de cinco minutos.

Entre las principales causas se encuentran condiciones genéticas o hereditarias, pero también cuestiones secundarias como neurocisticercosis, daño perinatal, algún evento vascular cerebral, traumatismo craneoencefálico o por situaciones desconocidas.

La epilepsia tiene consecuencias de tipo neurológico, mental, psicológico y social, porque prevalece como un padecimiento en el que se estigmatiza y discrimina a quien lo padece.

Debido a ello, la SSa resalta la importancia del diagnóstico, y el medicamento que, para cada caso es distinto, personal y no debe interrumpirse, a fin de evitar que aumenten las crisis epilépticas.

Además, se puntualiza que es fundamental aplicar el tratamiento de manera constante, debido a que la epilepsia no tiene cura, pero los ataques pueden ser controlados en intensidad y frecuencia.

Se estima que siete de cada 10 pacientes responden a tratamiento por medio de medicamentos para el debido control de crisis, mientras que el 30 por ciento restante es fármaco resistente y se debe de optar por combinaciones de medicamentos que ayuden a controlar las crisis o pensar en una cirugía para la epilepsia.

OF

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones