Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 12 de Diciembre 2019

La UdeG enfrenta deserción con guardería universitaria

Desde 2014, el CUCEA cuenta con una estancia infantil para hijos de alumnos; en promedio, cada semestre benefician a 90 de ellos

Por: El Informador

Enfermeras, maestras, cocineras, nutriólogas y pediatras brindan atención a los menores. EL INFORMADOR/G. Gallo

Enfermeras, maestras, cocineras, nutriólogas y pediatras brindan atención a los menores. EL INFORMADOR/G. Gallo

En la guardería laboran 34 personas, quienes se ocupan de 90 infantes. EL INFORMADOR/G. Gallo

En la guardería laboran 34 personas, quienes se ocupan de 90 infantes. EL INFORMADOR/G. Gallo

Los cuidados médicos son de los más valorados por los usuarios. EL INFORMADOR/G. Gallo

Los cuidados médicos son de los más valorados por los usuarios. EL INFORMADOR/G. Gallo

En la guardería se encargan de niños de hasta cuatro años. EL INFORMADOR/G. Gallo

En la guardería se encargan de niños de hasta cuatro años. EL INFORMADOR/G. Gallo

La Estancia Infantil Guardería de la Universidad de Guadalajara, ubicada en el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), beneficia este semestre a 85 madres y dos padres que estudian en este espacio y ayuda a enfrentar la deserción.

Los servicios que se ofrecen van desde la alimentación de los pequeños hasta actividades pedagógicas.

Desde 2014 han sido atendidos, en promedio, 90 por semestre. 

“Siempre tenemos la capacidad llena en cada turno y tenemos una lista de espera de alrededor de 30 solicitudes”, dijo la directora del sitio, Mónica De la Mora Padilla.

En la guardería laboran 34 personas, entre enfermeras, maestras, cocineras, nutriólogas y pediatras. Todas han recibido capacitación para brindar una mejor atención.

“Las mamás están muy contentas con este servicio, lo notamos con sus desempeños académicos y ha ocurrido menos deserción”, agregó De la Mora Padilla.

Una de las beneficiadas es Fabiola González. Estudiante de la Licenciatura en Gestión de Negocios Gastronómicos, desde hace un año y medio deja en este lugar a su hijo Joaquín mientras ella asiste a clases.

“El apoyo ha sido muy bueno porque como mamá y estudiante me quedo con la tranquilidad de que mi hijo está muy bien cuidado y lo tienen supervisado y controlado. He visto muchas noticias en las que dicen que maltratan a los niños en las guarderías y sé que aquí nunca pasaría eso”, afirmó.

Entre los requisitos para recibir a un menor están que tenga entre 45 días y cuatro años de edad. Su madre o padre, que deberán ser alumnos del CUCEA y presentar kardex, horario escolar y orden de pago al corriente, también tendrán que proporcionar cartilla de vacunación de su hijo o hija, acta de nacimiento, certificado médico y fotografías y CURP de las personas autorizadas para recogerlo.

NUMERALIA

87 alumnos del CUCEA llevan a sus hijos a la guardería.
90 menores son cuidados en este espacio.
34 personas trabajan en la guardería.
30 solicitudes están en lista de espera.

Gracias a la guardería, Fátima pudo continuar con sus estudios universitarios. EL INFORMADOR/G. Gallo

Sigue con sus estudios

Para Mónica De la Mora Padilla, directora de la guardería del CUCEA, uno de los beneficios de estas instalaciones es que evita la deserción escolar.

“Sabemos de tres mamás que habían dejado la licenciatura y regresaron”, dijo.

Recordó el caso de Fátima Gómez, quien desde que comenzó la carrera ha estado indecisa en renunciar a sus estudios en Negocios Internacionales para dedicarse a cuidar de sus tres hijos.

“Ella vino a preguntar, llenó la solicitud y nos dijo que ese día que vino a inscribir a sus hijos venía a firmar su baja de la licenciatura”, contó.

Sin embargo, Fátima ya cursa el octavo semestre y ahora su tercer hijo también estudia en la guardería. “Entré a estudiar la carrera embarazada y han atendido ya a tres de mis hijos en la guardería”, compartió.

“Varias veces he dicho que ya mejor me dedico a mi casa y atiendo a mis hijos, pero la directora me ha impulsado y apoyado, gracias a la guardería sigo ahí y ya casi termino”, agregó.

La joven aseguró que de no ser por ese servicio “no hubiera estudiado, definitivamente, porque siempre me han apoyado en todos los sentidos: cuidándolos, guiándome en su alimentación. Cuando se enferman ahí hay pediatra, ha sido un gran apoyo”, acentuó.

Al igual que Fátima, Pedro, quien fue alumno del CUCEA hace cuatro años, también sacó provecho de esta guardería.

“Los dos nos vimos beneficiados, tanto mi hija como yo, por que como estudiante es difícil y más cuidando de una pequeña encontrar alguna guardería que se acomoden los tiempos, entonces cuando tenía clase yo traía a mi hija”, comentó.

Temas

Lee También