Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 12 de Diciembre 2018

Papa almuerza con tres mil pobres; fustiga a los ricos

El papa llamó a “dejar lo que pasa, a alentar al que tenemos a nuestro lado, a dar gratuitamente a quien está necesitado”

Por: El Informador

Francisco celebró la Jornada Mundial de los Pobres, que él mismo estableció. EFE/A. Carconi

Francisco celebró la Jornada Mundial de los Pobres, que él mismo estableció. EFE/A. Carconi

El Papa Francisco invitó a almorzar, de manera gratuita, a unas tres mil personas, entre pobres, necesitados, refugiados y sin techo, con las cuales él mismo compartió el almuerzo en el Aula Pablo VI del Vaticano.

Tras celebrar en la Basílica de San Pedro la misa con motivo de la Jornada Mundial de los Pobres, que él mismo estableció, el Papa se trasladó hasta el auditorio más grande de la Santa Sede.

“Les agradezco tanto a todos ustedes por la compañía. Ahora me dicen que comienza la verdadera fiesta, y el Papa tiene que irse para que la fiesta sea buena”, bromeó el Pontífice al final de la comida.

El menú fue ofrecido por el hotel Rome Cavalieri-Hilton Italia y la asociación Ente Morale Tabor y consistía en lasaña, pollo con puré de patatas y tiramisú y se entregó una bolsa con paquetes de pasta a quienes participaron en el almuerzo.

El Pontífice argentino concluyó pidiendo que se enseñe a “dejar lo que pasa, a alentar al que tenemos a nuestro lado, a dar gratuitamente a quien está necesitado”.

Porque para Francisco, la ayuda al prójimo “no es una opción sociológica, no es la moda de un pontificado, es una exigencia teológica. Es reconocerse mendigos de salvación, hermanos y hermanas de todos, pero especialmente de los pobres”.

Deseó que estas iniciativas “sean una señal de esperanza y un estímulo para convertirse en instrumentos de misericordia en el tejido social”.

Francisco también denunció el “estruendo de unos pocos ricos” que impide oír el “grito de los pobres.  La injusticia es la raíz perversa de la pobreza”, dijo.

“Pidamos la gracia de escuchar el grito de los que viven en aguas turbulentas”, añadió. “Es el grito de tantos Lázaros que lloran, mientras que unos pocos epulones banquetean con lo que en justicia corresponde a todos”.

También llamó la atención sobre la suerte de los ancianos abandonados y “el clamor de los que se ven obligados a huir de su hogar y su tierra natal por un futuro incierto. Es el clamor de pueblos enteros, privados incluso se los grandes recursos naturales a su disposición”.

Desde el inicio de su pontificado en 2013, el Papa ha denunciado la “globalización de la indiferencia” y reiterado que quiere una “Iglesia pobre para los pobres”.

Mientras en la plaza de San Pedro, en otra de las iniciativas del Papa, sigue instalado el ambulatorio temporal que en esta semana ha atendido a cientos de personas vulnerables y sin recursos. 

Temas

Lee También

Comentarios