Miércoles, 01 de Diciembre 2021

Exasesor de Trump va a la corte por caso de asalto al Capitolio

Steve Bannon enfrenta cargos por desacato tras negarse a comparecer ante la comisión de la Cámara de Representantes 

Por: AP .

Steven Bannon (c) habla ante reporteros tras salir de la Corte en Washington, DC. EFE/EPA/M. Reynolds

Steven Bannon (c) habla ante reporteros tras salir de la Corte en Washington, DC. EFE/EPA/M. Reynolds

Steve Bannon, estrecho aliado y exasesor del expresidente Donald Trump, se presentó el lunes ante un juez para enfrentar cargos por desacato tras negarse a comparecer ante la comisión de la Cámara de Representantes que investiga el asalto al Capitolio del 6 de enero.

Bannon no rindió una declaratoria durante la audiencia, y deberá volver a la corte el jueves para la próxima fase de lo que podría ser el primer juicio de alto nivel relacionado con la insurrección en el Capitolio federal.

Aseguró que "irá a la ofensiva" en contra del secretario de Justicia, la presidenta de la Cámara de Representantes y el presidente Joe Biden. Declaró: "Este delito menor será un infierno para Merrick Garland, Nancy Pelosi y Joe Biden".

Por la mañana, Bannon se había entregado a agentes del FBI. El exestratega de la Casa Blanca de 67 años fue acusado el viernes de dos cargos de desacato penal: uno por rehusarse a presentarse para una comparecencia ante el Congreso y el otro por negarse a proporcionar documentos en respuesta a la citación de la comisión.

La jueza Robin Meriweather le otorgó la libertad sin necesidad de fianza pero le indicó que deberá reportarse semanalmente con personal de la corte y le ordenó entregar su pasaporte. De ser hallado culpable, Bannon enfrenta una pena mínima de 30 días y un máximo de un año tras las rejas por cada cargo, indicaron los fiscales.

En el exterior de la corte, una rata inflable enorme con la imagen de Trump fue instalada en la acera mientras los reporteros esperaban a que Bannon saliera del edificio. Algunas personas le gritaron insultos y lo llamaron traidor, y un hombre caminaba con una pancarta con la leyenda: "Los payasos no están por encima de la ley".

La imputación se dio luego de que otro testigo, el exjefe de despacho de la Casa Blanca Mark Meadows, no acató su propia citación del comité el viernes, y mientras Trump intensifica sus batallas legales para impedir la revelación de documentos y testimonio sobre la insurrección. Bannon y Meadows son testigos clave para la comisión, debido a que ambos estuvieron en contacto cercano con Trump más o menos al mismo tiempo en que ocurría el ataque del 6 de enero.

En caso de que la Cámara de Representantes decida acusar a Meadows de desacato, esa recomendación también sería enviada al Departamento de Justicia para una posible imputación.

Meadows era el principal colaborador de Trump hacia el final de su presidencia y fue una de varias personas que presionaron a las autoridades estatales para intentar revertir los resultados de las elecciones de 2020 que ganó el demócrata Biden. Bannon promovió las manifestaciones del 6 de enero en su podcast después de pronosticar el día anterior que "se abrirán las puertas del infierno".

La comisión señaló que Bannon instó a Trump a enfocarse en la certificación del Congreso y estuvo presente en un evento en el Hotel Willard el 5 de enero, en el cual aliados de Trump intentaron persuadir a miembros del Congreso a que votaran en contra de los resultados.

El abogado de Bannon, David Schoen, señaló que su cliente no compareció ante el Congreso porque otro abogado le recomendó que no se presentara después de que Trump alegó que se aplicaría el privilegio ejecutivo.

"El señor Bannon es un lego. Cuando el supuesto poseedor del privilegio invocó el privilegio, él no tiene otra opción más que retener los documentos. No se pueden revertir las cosas a su estado previo", declaró Schoen. "El señor Bannon siguió el consejo de su abogado de no comparecer y no entregar documentos relacionados a este caso. No se negó a cooperar".

Schoen también arremetió contra la decisión del Departamento de Justicia de procesar a Bannon, asegurando que el hecho contradice las declaraciones del secretario de Justicia Garland de un compromiso a la equidad en la justicia conforme a la ley.

En el pasado, el Congreso ya ha acusado de desacato tanto a funcionarios demócratas como republicanos, pero las imputaciones penales por ello son extremadamente inusuales.

La acusación contra Bannon se da después de que varios funcionarios del gobierno de Trump desafiaron las peticiones y exigencias del Congreso durante los últimos cinco años con pocas consecuencias, incluso durante la pesquisa para un juicio político a Trump. El gobierno del presidente Barack Obama también se negó a presentar cargos contra dos de sus funcionarios que no hicieron caso a las peticiones legislativas.

El acta acusatoria señala que Bannon no contactó a la comisión de ninguna manera desde el momento en que recibió la citación el 24 de septiembre hasta el 7 de octubre, cuando su abogado envió una carta, siete horas después de que venció el plazo que se le dio para entregar los documentos.

Bannon, que trabajó en la Casa Blanca al inicio del gobierno de Trump y actualmente es presentador del podcast "War Room" sobre teorías de la conspiración, es un ciudadano privado que "se negó a presentarse a dar testimonio como le fue exigido por una citación", subraya la imputación.

IM

Temas

Lee También