Viernes, 24 de Junio 2022

Las armas de fuego se convirtieron en la principal causa de muerte en niños de Estados Unidos

Anteriormente, la causa más común de muertes entre menores de 19 años eran los vehículos; hoy, las cosas han cambiado desfavorablemente

Por: AFP .

El racismo sigue estando muy vigente en la sociedad, prueba de ello es que mueren más jovenes negros que blancos por armas. AFP/S. Platt

El racismo sigue estando muy vigente en la sociedad, prueba de ello es que mueren más jovenes negros que blancos por armas. AFP/S. Platt

Por increíble que parezca, las armas de fuego superaron a los accidentes automovilísticos como la principal causa de muerte entre los menores estadounidenses. Datos oficiales revelan un gran incremento de asesinatos con armas, como el ocurrido el pasado martes en una escuela primaria de Texas, que se cobró la vida de 21 personas, entre ellos, 19 niños.

En 2020, 4,368 niños y adolescentes de hasta 19 años perdieron la vida a causa de detonaciones, cifra que corresponde con una tasa de 5,4 menores asesinados por cada 100,000, según datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Casi dos tercios de las muertes fueron por homicidios

En comparación, en el mismo año, hubo 4,036 muertes relacionadas con vehículos.

La brecha entre ambas causas de muertes se fue cerrando desde que en las últimas décadas se mejoraron las medidas de seguridad en el tránsito, mientras que las muertes por armas continuaron aumentando.

Las líneas de tendencia se cruzaron en 2020, último año del que se disponen datos: un hallazgo encontrado en una carta publicada la semana pasada en la revista New England Journal of Medicine (NEJM)

Por razones que aún no son claras, la violencia con armas de fuego aumentó durante la pandemia por COVID, y “no puede suponerse que se revertirá a los niveles pre-pandemia”, señalaron los autores de la carta.

Los datos actualizados de los CDC muestran que casi 30% de las muertes fueron suicidios, apenas 3% fueron decesos no intencionados y 2% corresponden a intentos no esclarecidos.

Consecuencias mortales

Una pequeña cifra de los datos fue categorizada como “intervención ilegal” o autodefensa.

Las muertes afectaron desproporcionalmente a niños y adolescentes negros, los cuales fueron cuatro veces mayores a la de los niños jóvenes blancos, quienes su principal causa de decesos sigue siendo el medio vehicular.

El segundo grupo más dañado fue el de los indoamericanos. Los varones están seis veces más expuestos a morir que las mujeres.

En cuanto a regiones, Washington, la capital de Estados Unidos, tiene la mayor tasa de mortandad, seguido por Luisiana y Alaska.

Los datos sirven para destacar que los tiroteos masivos, como el sucedido en Texas, son apenas una pequeña parte en el total de niños muertos por armas de fuego.

"Desde los años de la década de 1960, continuos esfuerzos estuvieron dirigidos a evitar las muertes por vehículos a motor", escribieron los autores de otra reciente carta publicada en NEJM y contrastaron la situación con la de las armas de fuego cuyas reglamentaciones, en cambio, has sido atenuadas.

Holden Thorp, editor jefe de la revista Science, publicó el jueves un editorial en el que llamó a investigar más el impacto de las armas en la salud pública.

"Los científicos no deben quedarse al margen y ver cómo otros luchan contra esto" escribió.

"Una mayor investigación del impacto de la posesión de armas en la salud pública dará más evidencias de sus mortales consecuencias", agregó, y alegó que enfermedades mentales severas, a menudo consideradas causales de tiroteos masivos, eran prevalentes en niveles similares en otros países que no padecen frecuentes tiroteos masivos.

SE

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones