Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 17 de Agosto 2018

El régimen sirio aísla la principal ciudad rebelde de Guta

Las fuerzas prorrégimen consiguieron retomar la ciudad de Duma que era controlada por dos facciones rebeldes; la cifra mortal desde febrero asciende a mil víctimas

Por: AFP

Desde el 18 de febrero solamente dos convoyes con ayuda humanitaria pudieron entrar en la parte rebelde de Guta para ayudar a la población. EFE/ M. Badra

Desde el 18 de febrero solamente dos convoyes con ayuda humanitaria pudieron entrar en la parte rebelde de Guta para ayudar a la población. EFE/ M. Badra

Las fuerzas del régimen sirio lograron este sábado un claro avance en el enclave rebelde de Guta Oriental, aislando a su principal ciudad, Duma, tres semanas después del inicio de una devastadora ofensiva que ha cobrado la vida de más de mil civiles.

Desde el 18 de febrero, las fuerzas leales al presidente Bashar al Asad, han sometido a este asediado enclave a un diluvio de fuego que ha costado la vida a mil 031 civiles, según el conteo hasta este mismo sábado que proporcionó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). De ellos, al menos 219 eran niños, y hay más de cuatro mil 350 heridos.

Las fuerzas prorrégimen han conseguido retomar más de la mitad del enclave de 100 km2, controlado por dos facciones rebeldes y donde unos 400 mil habitantes se encuentran sitiados desde 2013.

Este sábado las fuerzas del régimen "aislaron Duma del resto de Guta Oriental, tras haber tomado el control de la carretera que la une a Harasta en el oeste y a la localidad de Misraba en el sur", informó el OSDH.

Así, "lograron dividir Guta Oriental en tres partes: Duma y su periferia al norte, Harasta al oeste y el resto de las localidades al sur", según el OSDH.

En la jornada fallecieron ocho civiles en las ciudades de Erbin y Harasta y otros 20 en Duma, según la organización.

El objetivo del régimen es debilitar a las facciones rebeldes que controlan el enclave, desde donde se lanzan obuses contra la capital siria causando víctimas.

Según la agencia oficial Sana, un niño murió este sábado y cuatro civiles resultaron heridos en el este de Damasco por disparos de cohetes rebeldes.

Un corresponsal de la AFP en Duma indicó que esta ciudad estaba siendo bombardeada por aire y baterías de artillería y que las calles estaban vacías.

El consejo local de Duma lanzó una "llamada de socorro" dirigida a las organizaciones internacionales, afirmando que "numerosas personas dormían en los jardines públicos y en las carreteras, ya que los refugios y los sótanos estaban saturados".

Según este consejo, "enterrar (a los muertos) es difícil" por culpa de los bombardeos que alcanzaron el cementerio de la ciudad.

'Miedo en los rostros'

La ofensiva inició con una campaña aérea de inusual violencia, incluso para un país que entra el 15 de marzo en su octavo año de guerra. En este tiempo han muerto más de 340 mil personas y millones han tenido que abandonar sus hogares.

Desde el 18 de febrero solamente dos convoyes con ayuda humanitaria pudieron entrar en la parte rebelde de Guta para ayudar a la población, gracias a una tregua diaria y parcial anunciada por los rusos, que sin embargo no hizo cesar las hostilidades.

El representante en Siria de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Sajjad Malik, quien entró en Guta en el primer convoy el lunes, afirmó que la región está "al borde de una catástrofe grave".

"Nunca vi tanto miedo en los rostros", afirmó en una entrevista publicada en la página de ACNUR.

Afrin, amenazada

En otro frente de esta guerra, las fuerzas turcas y grupos rebeldes sirios aliados avanzaron el sábado hacia la ciudad de Afrin, bastión de la milicia kurda YPG en Siria que Turquía quiere expulsar de la frontera entre ambos países.

"Las fuerzas turcas están a menos de dos kilómetros de Afrin, al nordeste de la ciudad", donde continúan los violentos combates y los bombardeos aéreos y de artillería, declaró el sábado a la AFP el director del OSDH.

Turquía lanzó el 20 de enero una ofensiva contra las Unidades de Protección Popular (YPG), una milicia que califica de "terrorista", en el enclave kurdo de Afrin, una región en el noroeste de Siria.

Esta ofensiva turca ha costado la vida a más de 200 civiles, según el OSDH, lo que Turquía niega rotundamente. Según el gobierno de Ankara, se toman "todas las precauciones" necesarias para evitar alcanzar a la población.

Por otra parte, los cascos blancos, socorristas de defensa civil en las zonas rebeldes del país, anunciaron este sábado que habían sufrido por primera vez la pérdida de una mujer miembro de la formación, en bombardeos contra la provincia de Idlib.

YR

Temas

Lee También

Comentarios