Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 19 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

Un joven llamado Ricardo Ferretti

Por: Raúl Romero

Un joven llamado Ricardo Ferretti

Un joven llamado Ricardo Ferretti

Ricardo Ferretti aprende muy pronto que hay un lugar llamado México, donde es posible triunfar jugando futbol. Tiene 14 años cuando su hermano Fernando es el goleador de la Selección brasileña de futbol que disputa las olimpiadas que se llevan a cabo en la capital del país.

Los Ferretti de Río de Janeiro son una familia futbolera, como tal vez es inevitable con un padre italiano y una madre brasileña. Cuatro de los cinco hijos de Vittorino Ferretti y Aryad de Oliveira se vuelven jugadores de futbol.

El más dotado de los Ferretti es Fernando, al grado de que para los seguidores del Botafogo él es el Ferretti por antonomasia, a pesar de que también Ricardo y Bruno jugaron para el club. Fernando es alto y goleador, y cuando el Botafogo se encuentra en dificultades, la afición grita su apellido, exigiendo que entre al campo para resolver el partido. Para ellos, Ferretti sólo hay uno.

Ricardo es diferente. “Tuca”, como es llamado, es de estatura promedio. Lo suyo no son los cabezazos salvadores, sino el toque, o el disparo potente. Si hasta el día de hoy Fernando es llamado “Talismán”, los aficionados del Botafogo recuerdan con desesperación el ataque formado por “Tuca”, Cremilson, y Puruca como uno de los menos brillantes en la historia de la institución.

Los recuerdos pueden ser malos, pero Ricardo no es un mal futbolista. En un juego contra el Gremio, el 5 de diciembre de 1971, entra como cambio del Botafogo y revoluciona el partido, anotando el tercer gol en la victoria 3-1 de su equipo. Lo que “Tuca” necesita es un cambio de aires. En 1975 pasa al Vasco da Gama y el año siguiente viste la camiseta del Bonsucesso, pero todavía no encuentra su sitio. Tal vez su lugar esté un poco más lejos, en ese país que ya aplaudió a un Ferretti algunos años atrás.

El 28 de octubre de 1977 EL INFORMADOR adelanta: “Dos jugadores brasileños son esperados hoy por el club Atlas; ambos vienen a tratar de quedarse a vestir la camiseta rojinegra, y son el producto del viaje que hiciera el técnico Odilón Mireles por aquellas tierras en busca de refuerzos”.

Los jugadores llegan gracias a la intervención del agente y ex jugador del Oro, Nicola Gravina. Uno de los futbolistas es Alfredo Gottardi Jr, un defensa central de 31 años. El otro es “Tuca”, descrito como un “extremo que se desempeña lo mismo por el lado derecho que por el lado izquierdo. Tiene 23 años y su principal característica es la habilidad es el manejo del balón”.

Ferretti debuta en el futbol mexicano el 13 de noviembre de 1977 en una derrota 1-0 visitando al Veracruz. Se presenta ante la afición rojinegra una semana después. Los rojinegros caen 2-1 ante los Pumas, pero el atacante se gana la aprobación de Jaime “Tubo” Gómez : “posee gran velocidad y sentido práctico en sus desplazamientos, constituyéndose en un espectáculo aparte en sus arrancadas”.

“Tuca” anota su primer gol en México el 11 de diciembre de 1977, en la victoria rojinegra 2-1 ante Puebla. Cuando llega febrero de 1978, ya parece completamente adaptado. Ese mes anota tres goles en fechas consecutivas. El tanto del 13 de febrero ante Tampico demuestra la confianza que ha adquirido: se quita con un “sombrerito” al defensa y espera al portero para clarearlo.

Ferretti se vuelve una garantía en el ataque de Atlas, pero no puede evitar que los rojinegros terminen jugándose la permanencia contra la Unión de Curtidores. En el partido de vuelta, jugado en el Estadio Jalisco, anota con un cañonazo el 1-1 momentáneo al minuto 25, pero poco después es expulsado de manera injusta tras recibir un codazo del defensa Gallegos. No está en la cancha cuando se consuma el descenso rojinegro.

“Tuca” deja Guadalajara para vestir las camisetas de Pumas, Neza, Toluca y Monterrey. Volverá a la capital de Jalisco en 1996, ya no como joven jugador, sino como joven técnico, para escribir el primer capítulo ganador de una carrera que lo volverá el Ferretti por antonomasia en nuestro país. Porque en México, Ferretti sólo hay uno.

Temas

Lee También

Comentarios