Martes, 02 de Junio 2020
Ideas |

Un Inegi de los pobres

Por: Jaime Barrera

Un Inegi de los pobres

Un Inegi de los pobres

Medir la concentración de la riqueza y buscar estrategias para disminuir la brecha de desigualdad que existe en México es sin duda un debate pertinente de nuestra vida pública, pero esa eventual tarea debe cumplirla el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y no poner en riesgo la credibilidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) como lo propone el presidente nacional del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Alfonso Ramírez Cuéllar.

Como se sabe, el líder de Morena, ex diputado federal y quien fuera presidente de la poderosa Comisión de Presupuesto, propone modificar la Constitución para que el Inegi revise la información financiera y patrimonial de cada uno de los mexicanos, accediendo a su información bancaria y fiscal, para difundir estos resultados cada dos años.

Su argumento es que ya no basta que el Inegi dé cuenta del ingreso, del gasto de las familias y se mida la pobreza, sino que ahora se deba medir a los ricos, la desigualdad y la concentración de la riqueza. 

Esta propuesta está incluida en el llamado “Acuerdo de Unidad y de Solidaridad Nacional”, donde se plantea también la definición constitucional del “Estado de Bienestar” que obligue a crear sistemas de protección universal, así como establecer la “Progresividad Fiscal” para que paguen más los que más tienen. Sugiere además constituir un Consejo Fiscal autónomo que dependa del Congreso para supervisar si los impuestos van a los sectores más vulnerables y contribuyen a reducir la desigualdad.

Como he comentado aquí, el gobierno de la autollamada cuarta transformación no ve con muy buenos ojos a los organismos constitucionales autónomos y los ha tratado de debilitar desde su llegada al poder. El Inegi mismo ya sufrió embates de reducción presupuestal, por lo que fue tranquilizador escuchar ayer al Presidente Andrés Manuel López Obrador que no apoya la propuesta del dirigente de su partido, pese a que el lunes había expresado que “antes se decía: qué haremos con los pobres. Ahora podemos decir: qué hacemos con los ricos”. 

El no tener el respaldo presidencial ni el de otros liderazgos de Morena sin duda debilita esta iniciativa que pretendía una especie de Inegi de los pobres que persiga a los ricos de este país, que representan el seis por ciento de la población.

El cancelar esta posibilidad y salvar al Inegi, sin embargo, no debe eliminar la discusión del combate a la pobreza y la creación de nuevos instrumentos para tener una sociedad menos desigual, que propone la iniciativa de Ramírez Cuéllar, sobre todo ahora que los efectos económicos de la pandemia del coronavirus incrementarán el número de mexicanos en condición de pobreza, ya que según estimaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) para el cierre del 2020, 47.8 de cada 100 mexicanos serán pobres y 15.9 de cada 100 caerán en pobreza extrema, es decir, que no pueden cumplir con al menos la mitad de sus necesidades básicas.

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También