Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 26 de Abril 2018

Ideas

Ideas |

Represalia

Por: Aurelio López Martínez

Represalia

Represalia

Ferrari celebró su tradicional comida navideña el lunes pasado y su presidente, Sergio Marchionne, aseguró a su equipo y el mundo entero que la escudería italiana competiría por ambos campeonatos del mundo en 2018.

Sergio admite que los errores cometidos por Sebastian Vettel en el Gran Premio de Azerbaiyán y después en Singapur, terminaron con cualquier esperanza por los títulos, pero también reconoce que la escudería tiene culpa en el desenlace fracasado.

No es sorprendente que la cabeza de una organización hable con su personal sobre las posibilidades y esperanzas para un nuevo ciclo, es parte de su trabajo. Sin el liderazgo se pueden perder partes clave dentro de la máquina, sin embargo fue la ausencia de Kimi Raikkonen la que más me confunde.

Como antes sobre estas líneas compartí, me parece que aunque el finlandés tenga contrato para todo 2018, las esperanzas de su equipo y de la mayoría de los seguidores están solo en la canasta de Sebastian Vettel. No creo que sea justo evaluar la carrera de Kimi en la Fórmula Uno sólo considerando sus resultados tras su regreso a la máxima categoría, tan sólo la posición de privilegio que logró este año en Mónaco demuestra que tiene todavía las condiciones para competir en la cima del deporte motor y ahora tiene una última oportunidad de demostrar merecer permanencia.

Ferrari apuesta y juega con la balanza dentro de la Fórmula Uno tan sólo por el nombre y la historia que le respalda, pero puede ser que no sea suficiente para vetar algunos de los cambios propuestos por la nueva administración.

Me cuesta trabajo imaginar una Fórmula Uno sin Ferrari o un serial diferente con los italianos. Los argumentos de Sergio pueden sonar descabellados, pero después de analizarlos empiezan a tener sentido, lógica y posibilidades. La Fórmula Uno la hacen los que arriesgan cantidades exorbitantes de recursos para competir, sin ellos el serial no existe y esa premisa es la que Marchionne entiende y explota a la perfección.

Me gusta el mensaje de Ferrari para el futuro. 2017 se lo llevaron Mercedes y Lewis Hamilton, pero el que Sebastián y los monoplazas escarlatas compitieron, por lo menos en mi persona hizo de la mayor parte del calendario infinitamente más interesante que una batalla entre compañeros de equipo.

Al escribir el texto anterior admito mi ignorancia. Senna vs. Prost en McLaren eran el circo a principios de la década de los noventa; mi única excusa es el tamaño de personalidades de aquellos pilotos. La Fórmula Uno actual podría pecar de ser demasiado cortés.

Durante los próximos días y antes de que termine el año, les voy a compartir mi análisis de las escuderías en 2017.

Preguntas y comentarios @desdepista

Temas

Lee También

Comentarios