Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 14 de Diciembre 2019
Ideas |

Pre-supuestos 2019

Por: Jaime Barrera

jbarrera

jbarrera

Sin mayores sorpresas y casi de acuerdo con todas las previsiones, para bien y para mal, se presentaron el sábado pasado los primeros presupuestos de ingreso y gasto del Gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador, y del Gobierno de Jalisco que lidera Enrique Alfaro.

Lo que más se destacó tras conocerse ambos paquetes económicos fue la ausencia de asignaciones presupuestales a los proyectos prioritarios del Gobierno estatal y para los que Alfaro pidió el respaldo de la Federación, cuando asumió la gubernatura el pasado 6 de diciembre.

Pese a que las participaciones federales para Jalisco aumentaron de los 87 mil millones de pesos ejercidos este año, a 102 mil millones asignados para 2019, no se destina un solo peso para la prometida Línea 4 del Tren Ligero, ni para la Presa El Purgatorio, tampoco para el saneamiento del Río Santiago ni para el libramiento de Puerto Vallarta hacia Costalegre.

Desde luego habrá que esperar hoy la respuesta del Gobierno alfarista quien ya había planteado dos escenarios si en el presupuesto federal no había apoyo a estos proyectos: convocar a las y los presidentes municipales para exigir estos recursos o de plano sumar a la deuda de Jalisco créditos por hasta 7 mil millones de pesos.

Del presupuesto federal lo primero que habrá que decir es que pese a todas las promesas de campaña y las críticas de estancamiento económico que hizo a su antecesor priista, el primer paquete económico de López Obrador pronostica una desaceleración económica el próximo año al estimar un crecimiento de apenas 2 por ciento cuando en el 2018 la meta fue de 2.3 por ciento.

Pese a ello, analistas financieros consideran que los supuestos macroeconómicos sobre los que se diseñó el presupuesto son, en términos generales, razonables y factibles, desde la tasa de crecimiento del PIB, como el cálculo de inflación en 3.4 por ciento, el dólar en 20 pesos promedio, y los 55 dólares por barril de petróleo. Bajo estas variables, ven viable alcanzar la cifra estimada de ingresos fiscales por 5.5 billones de pesos, que representan 6.3 por ciento más que lo recaudado este año. Advierten sin embargo que estimar que los ingresos tributarios aumentarán 3.8 por ciento en un año con una expectativa de menor crecimiento económico podría significar un exceso de optimismo.

Los egresos del Gobierno de AMLO los pusieron en 5.78 billones, que significa un aumento de 6.1 por ciento respecto a 2018. Desde luego destacan las inversiones en los programas sociales y proyectos prioritarios como los 100 mil millones de pesos para las pensiones de adultos mayores y los más de 44 mil millones para el de jóvenes construyendo el futuro. Así como los 6 mil millones para el Tren Maya, los 15 mil millones para el aeropuerto de Santa Lucía y los primeros mil 800 millones para la refinería Dos Bocas, que cuesta mucho más.

Esta distribución ha preocupado a opositores en el Congreso y a distintos sectores, especialmente a la iniciativa privada, por lo que habrá mucho debate los próximos días por este paquete económico que debe estar aprobado, con o sin modificaciones, antes que termine el año.

Temas

Lee También