Domingo, 23 de Enero 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Para parar el saqueo a Pensiones

Por: Jaime Barrera

Para parar el saqueo a Pensiones

Para parar el saqueo a Pensiones

Vaya paradoja. Iván Argüelles, el primer director del Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal) en el actual sexenio de Enrique Alfaro, quien a su llegada denunció el desfalco que significó invertir el ahorro de los trabajadores en la empresa Abengoa en noviembre de 2015, tuvo que salir de esa institución porque luego fue el que facilitó indebidamente que creciera la lista de los políticos que esquilman también ese fondo con pensiones doradas igualmente ilegales.

Un claro ejemplo de cómo gobiernos van y vienen y no hay uno sólo hasta ahora que haya parado el saqueo a este multimillonario fondo que llegó a ser ejemplo nacional por su manejo que lo llevó a ser el más sólido y estable de país.

En 2013, que inició el gobierno priista del ahora finado Aristóteles Sandoval, pese a que se cuestionó que su antecesor, el panista Emilio González Márquez, haya reformado la Ley de Pensiones para que no fuera necesaria la autorización del Congreso para hacer inversiones con ese fondo, como en el polémico caso de Chalacatepec y en las Villas Panamericanas, reconocieron que recibieron un Ipejal con finanzas sanas y que había crecido en un 50 por ciento su patrimonio.

En contraste, a su arribo al gobierno de Jalisco, Alfaro aseguró que el Ipejal estaba en riesgo de quiebra debido que durante la gestión de su antecesor el déficit de Pensiones había crecido 260 mil millones de pesos. Fue la primera vez que se habló de las irregularidades de Abengoa y de Transportes Marítimos Mexicanos (TMM) que revivieron esta semana al denunciar nuevamente ante la Fiscalía Anticorrupción un desfalco de más de dos mil millones de pesos por ambos casos, y adelantar que hay otras 24 inversiones que huelen a fraude.

El actual director de Pensiones, Héctor Pizano Ramos, asegura que pese a todo este mal manejo de inversiones que heredaron y las cada vez menores aportaciones que reciben y el crecimiento de trabajadores pensionados a los que hay que pagarles, que a mediano plazo podría colapsar el sistema de retiros laborales, el patrimonio del Ipejal ha crecido en los últimos tres años de 38 mil millones de pesos a 42 mil millones, con inversiones por 19 mil millones de pesos.

Ante este panorama, el rescate del Ipejal ciertamente pasa por hacer las reformas necesarias para rehacer las fórmulas que equilibren ingresos y egresos en el aspecto de cuotas y pensiones, y desde luego poner fin a los abusos de las jubilaciones ilegales y abusivas, pero lo más importante, y que nadie ha tenido la voluntad política de hacer, es transparentar y erradicar la opacidad absoluta con la que se maneja el fondo de pensiones. 

¿Cuántas asociaciones y con qué empresas se invierten las cuotas de los servidores públicos? ¿Cuáles son los criterios para las nuevas adquisiciones y cuál es el padrón de propiedades y negocios actualizado de Pensiones? ¿Qué dependencias públicas les deben y cuánto? ¿Cuántos créditos vigentes a trabajadores para casa y otros bienes y cómo está la cartera de pagos? ¿Cuál ha sido el comportamiento del patrimonio del Ipejal en las últimas décadas?

Mientras estos datos y cifras no sean medianamente transparentadas, las tentaciones de hacer negocios privados con el dinero de los trabajadores no desaparecerán, y las corruptelas y el saqueo del Ipejal continuará hasta su agotamiento, con todo el conflicto social que ello implicará.

jbarrera4r@gmail.com
 

Temas

Lee También