Jueves, 23 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Manual contra el secuestro virtual

Por: Jonathan Lomelí

Manual contra el secuestro virtual

Manual contra el secuestro virtual

Hace una semana, la Policía de Guadalajara liberó de un secuestro virtual a Javier, de 18 años y alumno de la Preparatoria 13, cerca de la Glorieta de los Niños Héroes. El joven tenía el rostro enrojecido y se restregaba los ojos. Justo antes una mujer le había rociado gas lacrimógeno. 

La situación suena disparatada pero tiene una explicación. Ese día Javier recibió una llamada cuando estaba en su casa, en El Sauz. Supuestos miembros del crimen organizado le dijeron que tenían identificada a su familia. Si no obedecía, les harían daño.     

Javier abandonó su hogar sin colgarle a los hampones. Obedeció siempre: deambuló con el aparato en la oreja. Ingresó a un hotel. Lo abandonó. Subió a un camión y acabó en la Colonia Americana. Con engaños y amenazas, los delincuentes le sacaron el número telefónico de su madre. 

La mamá de Javier recibió otra llamada en donde le dijeron que tenían a su hijo secuestrado y le exigieron 200 mil pesos para liberarlo. La señora corrió a la Preparatoria en donde ubicó a la Policía tapatía que por medio de un operativo encontró al joven. 

Tras varias horas sometido a un estrés al límite, Javier intentó pedir ayuda a una mujer que lo vio tan alterado y fuera de sí que le roció gas lacrimógeno en el rostro. El muchacho también tenía una lesión en el tobillo.  

Del 2021 a enero de este año la Fiscalía estatal recibió 355 denuncias por secuestro virtual, en promedio una querella cada tres días, según datos que obtuve por transparencia. Seguro la incidencia es mayor porque pocas víctimas denuncian. Este delito, alerta la Comisión Nacional Antisecuestro, incrementa en vacaciones. 

Un secuestro virtual es una forma de extorsión telefónica. El secuestrador utiliza técnicas de ingeniería social que consisten en extraer información a usuarios de servicios electrónicos por medio de engaños y amenazas.   

Esta modalidad vive un apogeo gracias a los datos disponibles sobre nosotros en Internet y redes. Esta semana un amigo descubrió, asustado, que su número telefónico en Instagram era público (les aseguro que más de alguno estará en el mismo supuesto si revisa su cuenta). 

Los criminales eligen a su víctima al azar, pero los menores y los adultos mayores son los perfiles más vulnerables. Casi siempre dicen que son de un cártel -tras episodios de inseguridad aumentan estas llamadas. Aseguran también que te están vigilando.   

A partir de ahí se reproduce el guion de lo ocurrido a Javier. El familiar busca a la víctima pero ésta no contesta porque la obligan a apagar su celular y comprar uno nuevo en una tienda de conveniencia; o la mantienen cautiva en un hotel pegada a la línea local del cuarto. 

Otra característica es que los hampones pueden pasar de una exigencia millonaria a un “acuerdo económico” mucho menor por medio de depósitos exprés. 

Los secuestros virtuales más sofisticados incluyen un minucioso estudio de la víctima. Incluye bases de datos obtenidas ilegalmente, análisis de redes sociales y llamadas previas de “servicio técnico” o promociones para extraer información y hacer más creíble el engaño. 

Hay una forma de evitar el secuestro virtual: cuelga de inmediato y llama a tu familiar. Cuelga, cuelga. Si alguien pasa por esta situación denuncia al 089. En el caso de empresas, los especialistas recomiendan pruebas de vulnerabilidad rutinarias para detectar huecos. 

Sobre esta base, la variedad de formas de extorsión son innumerables. De esto escribí en columnas como: “No existe el dinero gratis ni barato”, “Historia de un fraude telefónico” y “El estafador de Providencia”. En todos los casos, el delincuente emplea la ingeniería social.  

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones