Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 16 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

Legitimar la violencia desde las campañas

Por: Diego Petersen

Legitimar la violencia desde las campañas

Legitimar la violencia desde las campañas

Ninguna propuesta ha sido tan comentada en este proceso electoral como la de cortarle las manos a los corruptos que puso sobre la mesa Jaime Rodríguez, “El Bronco”, durante el primer debate presidencial. Ninguna otra ocurrencia ha generado tantos memes y tantos chistes. Incluso en el tercer debate, uno de los conductores, Leonardo Curzio, puso de nuevo el tema sobre la mesa y el candidato refrendó la barbaridad. Unas semanas después, y ante el éxito de la bestialidad del candidato independiente, el Partido Verde Ecologista de México (que ni es partido, pues es un negocio familiar, ni es verde, ni es ecologista; mexicano seguro sí porque lo pagamos entre todos los que pagamos impuestos en este país) revivió su vieja propuesta de instaurar en México la pena de muerte a secuestradores.

Ambos juegan para congratular a tribuna y lo hacen desde la irresponsabilidad propia del que sabe que no va a aganar. Es mucho más sencillo plantear ese tipo de tonterías cuando sabes que nunca serás Gobierno o que nunca tendrás la mayoría en las cámaras, pero, aun así, estas propuestas generan un enorme daño social. Cuando desde las campañas, desde el espacio privilegiado que la democracia les da a los candidatos para ser escuchados, adquieren carta de naturalización de ideas de este tipo, que generan más violencia en la sociedad.

Hay una ética de los principios, pero también una ética de las consecuencias. Legitimar la violencia desde la política tiene graves consecuencias en la vida cotidiana

Hace poco más de un año fueron encontrados en la Zona Metropolitana de Guadalajara unos jóvenes con las manos cortadas. Aparentemente alguien (suponemos que del crimen organizado) los mutiló por rateros y luego los aventó en la calle para que la gente los viera y los medios lo difundieran. Las ejecuciones extrajudiciales en México están a la orden del día; no pocos elementos de las diversas fuerzas de seguridad creen que ante la falta de un poder judicial confiable es mejor matar a los criminales. Las propuestas de “El Bronco” y del Partido Verde no hacen sino legitimarlos.

No sé si técnicamente estas propuestas puedan ser calificadas como delito de exaltación de la violencia, pero ciertamente generan un discurso cada vez más violento y le dan carta de ciudadanía a formas de violencia que no deberían tener cabida en la sociedad. Un candidato o partido que propone una violencia más allá del uso que el Estado ya tiene, legítima y constitucionalmente, abona a la barbarie.

Hay una ética de los principios, pero también una ética de las consecuencias. Legitimar la violencia desde la política tiene graves consecuencias en la vida cotidiana y quienes las proponen tienen una responsabilidad directa, aunque, por supuesto, ellos nunca la asumirán. Por algo uno es “El Bronco” y el otro el partido más “dinerero” de este país (y vaya que hay competencia).

(diego.petersen@informador.com.mx)
 

Temas

Lee También

Comentarios