Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 24 de Mayo 2018

Ideas

Ideas |

Las dudas de los otros tahúres

Por: Salvador Camarena

Las dudas de los otros tahúres

Las dudas de los otros tahúres

En el principio, parecía que en la elección presidencial habría dos bandos claros. Aquellos que sin rubor se han manifestado a favor de impedir el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, y aquellos que creían que la batalla tendría un resultado óptimo si se hace de la presidencia cualquiera menos el PRI.

Incluso el encuestador Roy Campos llegó a decir que otra manera de plantearlo sería que los electores optarían entre el miedo (a López Obrador) o el enojo (por los múltiples escándalos del actual gobierno).

Pero comenzó la campaña, que es lo que tenemos desde hace meses, y tras el indudable mérito de tres partidos que lograron consolidarse en un Frente, han surgido quienes claramente apuestan por Anaya, gente que considera impasable el premiar con una nueva oportunidad a los priistas, pero que igualmente son repelentes a la opción de abrir la puerta de Palacio Nacional a AMLO.

Sin embargo, el escenario de una elección dual no ha desaparecido, aunque se aleja cada día, sobre todo porque las cosas no han rodado conforme al libreto que durante todo un año promovió el Gobierno federal.

No adelanten vísperas, confiaron una y otra vez voces ligadas a Los Pinos, ya verán que apenas salga el candidato la fuerza de nuestro partido, nuestra gran plataforma, el apoyo de los medios, la cargada, pues, harán que cualquiera que sea el que resulte ser el bueno crecerá y alcanzará de inmediato un lugar competitivo.

Pero a dos meses y medio del destape del candidato oficial, no hay encuesta seria que dé la razón al Presidente Peña Nieto, quien por cierto y contrario a lo que se dice a menudo, eso de que es imbatible en el plano electoral, sí ha perdido unos comicios (apostó con la maestra Elba Esther Gordillo que el PRI —con su ayuda— ganaría en Puebla en 2010, y la líder sindical logró imponer en la gubernatura, ni más ni menos que al ex priista Rafael Moreno Valle).

A pesar de lo anterior, Meade por supuesto no está descartado, pero no por aquello de que aún falta el arranque formal de las campañas y de que en éstas suelen ocurrir volteretas.

Lo que mantiene viva la posibilidad de que el oficialismo pueda competir es la duda de si Ricardo Anaya sabrá explicar, pronto y de manera convincente, los vericuetos de su nada lineal fortuna personal.

Porque tan cierto el abuso en que ha incurrido el gobierno en contra del queretano, como que las cuentas de Anaya se enredan y pueden constituirse en un fardo que le lastre de manera importante.

Paradójicamente, el Gobierno federal podría terminar siendo el involuntario artífice de la sobrevivencia de Anaya. No solo porque con tan obscena persecución puede generarle un halo de víctima, sino porque al no haber cuidado la investigación del supuesto lavado, la Administración ha ido exhibiendo y filtrando cada etapa de la misma a tal punto que si se llegara a probar que existen indicios de que la compra-venta de la nave industrial de Anaya por 54 millones de pesos fue una simulación, a saber si el candidato del Frente no podría alegar —con evidentes argumentos— que el caso ha estado tan manoseado por la propia fiscalía, que el debido proceso fue violentado y no se le puede juzgar adecuadamente.

En resumidas cuentas, el embate contra Anaya tiene con el Jesús en la boca a otros tahúres —no solo los gobernadores, sino a esos jugadores siempre acostumbrados a ganar (empresarios, jerarcas de iglesias y no pocos medios), que no saben, como los mandatarios estatales, si la jugada es impedir que llegue el Peje o comenzar a echarle un lazo a las huestes morenas.

Temas

Lee También

Comentarios