Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 11 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

La vicerrectora

Por: Ivabelle Arroyo

La vicerrectora

La vicerrectora

El muy respetado nuevo rector, Miguel Ángel Navarro, entenderá que esta vez los reflectores se dirijan al nombramiento de la vicerrectora, esa increíble mujer que todos sabemos desde hace muchos años que es una de las mexicanas que está construyendo país.

Su papel ha sido múltiple: como mujer ha abierto brecha, como científica ha sido premiada, como política ha aprendido a ser torera, como universitaria es un orgullo, como gestora es poderosa y como ejecutora ha conectado digitalmente al país.

Carmen Rodríguez Armenta no es una mujer ejemplo. Es un ejemplo mexicano. No hay ningún espacio por el que haya transitado que no haya sufrido transformaciones profundas o del que no haya salido en hombros, premiada o admirada. No es una exageración: todos los espacios le quedan chicos, se incomoda, se estira, empuja y los amplía; lo ha hecho desde que era una brillante estudiante de ingeniería y se las arreglaba para ser de excelencia mientras era mamá, consejera estudiantil y empresaria en medio de la crisis económica. No la tuvo fácil pero su fuerza ya era arrolladora.

Tonatiuh Bravo Padilla hizo equipo con ella desde entonces y entre los dos construyeron durante las últimas dos décadas una interesante mancuerna para la Universidad, y Carmen rebasó muy pronto los límites de la rectoría, la propia UdeG y el Estado.

Su inteligencia, capacidad de concreción y empuje la llevaron a tener un papel imprescindible en la ANUIES (la asociación de universidades), y a dirigir el proyecto de México Conecta (el proyecto para reducir la brecha digital en el país con infraestructura para internet en espacios públicos y de interés colectivo). Pero mientras iba y venía con proyectos y gestiones, sus credenciales académicas crecieron. Fue reconocida por la Academia Mexicana de Informática, admitida con honores en el Olimpo de los ingenieros (la Academia de Ingeniería) y, con un trabajo sobre comunicación satelital premiado por Presidencia se abrió una puerta en la NASA para asistir al lanzamiento de un satélite mexicano, mientras trabajaba su doctorado.

Son algunos de los reconocimientos más conocidos, pero no es menor la labor que ha realizado directamente para la Universidad de Guadalajara, a la que no ha dejado nunca y a la que representa si se trata de cargar sacos de arroz para damnificados, de medir personalmente el ancho de las varillas para infraestructura de redes, de salpicarse en la grilla o de contribuir con un trabajo de doctorado sobre gestión de la educación superior.

Qué suerte la del ex rector Bravo Padilla, que tuvo en Carmen a una colega brillante, y qué suerte la del rector Navarro, que podrá contar con ella en esta encomienda, pero sobre todo, qué buena noticia para la universidad y Jalisco.

Carmen Rodríguez Armenta es la primera vicerrectora de la universidad estatal más grande del país y, de una vez hay que decirlo, el cargo le queda chico.

Uy, esto último, ¿lo pensé o lo escribí?

Temas

Lee También

Comentarios