Lunes, 10 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

La trampa

Por: Diego Petersen

La trampa

La trampa

Con la declaración de ayer, al responder a una pregunta de esas que en periodismo conocemos como sembradas, el presidente terminó de montar la trampa a la Corte. Puso sobre la mesa una de esas disyuntivas dicotómicas que tanto le gustan: conmigo o contra mí, liberal o conservador, chairo o fifí, blanco o negro. Dice López Obrador que si los ministros no avalan la extensión de la presidencia de Zaldívar estarán “convalidando al régimen de corrupción”.

Decidan lo que decidan los ministros están en problemas. El simple hecho de tener que votar una reforma que avala la intromisión de otro poder en la vida interna de la Suprema Corte de Justicia es una paradoja. Si atendemos a lo que dicen los juristas -el tema ha sido ampliamente discutido entre expertos- no hay manera de que con un transitorio en una ley general pueda cambiarse un ordenamiento constitucional. Si los ministros votan a favor de la constitucionalidad de la prolongación del periodo del presidente por decreto del Legislativo, será literalmente un suicidio político, una claudicación al ejercicio de la autonomía de poderes. Si, en defensa de la autonomía, votan en contra de la constitucionalidad del transitorio comenzará una guerra política con el Ejecutivo, que desde ya los llamó corruptos, por el simple hecho de estar en contra de sus deseos. (Pregunta inocente: ¿votar a favor de los deseos del presidente les quita lo corrupto y borra los pecados como quien se baña en las aguas del río Jordán?)

Lo que está en juego en esta decisión no es sólo la independencia del Poder Judicial, sino el equilibrio de poderes, el cimiento mismo de la República

Lo que sigue sin estar claro es lo que busca López Obrador que sólo puede hacer el ministro Zaldívar. Si de algo hemos de sospechar es de los acuerdos personales, no de los institucionales. La corrupción en el Poder Judicial, como en el Ejecutivo, no es una cuestión de buenos y malos, de nosotros “no somos iguales”, de los están conmigo o contra mí. La corrupción, lo sabe el ministro presidente, es sistémica, y resolverla de verdad implica procesos que van más allá de su periodo e incluso de su periodo ampliado. Dicho de otra manera, si la reforma al Poder Judicial que proponen López Obrador y Zaldívar depende de que ellos estén al frente, no sirve para nada.

Avalar la prolongación del mandato al frente de la SCJN es convalidar un régimen caudillista. Caer en la trampa de que la corrupción se combate violentando la Constitución será carísimo para el país.

Lo que está en juego en esta decisión no es sólo la independencia del Poder Judicial, que Zaldívar está entregando literalmente por un plato de lentejas, sino el equilibrio de poderes, el cimiento mismo de la República.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También