Lunes, 26 de Octubre 2020

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

La milicia escénica

Por: Argelia García F.

La milicia escénica

La milicia escénica

Han sido seis largos meses desde que los escenarios han estado cerrados al público y casi por completo a los artistas. Hemos sido testigos de pocas pero sustantivas iniciativas como la “Sala Digital”. Ahora recientemente también podemos escuchar y ver los conciertos de la Orquesta Filarmónica de Jalisco quienes desde el Teatro Degollado, su lugar de trabajo tradicional, han vuelto a la carga aún sin público (no así por desgracia el Ballet de Jalisco que no se ha integrado siquiera a sus labores de entrenamiento). Pero más allá del artista, detrás o junto de todos, están los técnicos. Ese grupo de personas que visten regularmente de negro y que viven permanentemente dentro y fuera de su espacio de trabajo -el escenario- en un estado de alerta. Se cargan radios, diademas, se meten “chícharos” a los oídos, se hacen señas y muecas que sólo ellos entienden dejándonos al resto, cual público, desprovistos de su ingenio, prudencia o secretismo. El staff técnico no responde a una tarjeta de checar, sino a las necesidades que se generen con el más puro sentido de convicción y disciplina además de respeto. Casi siempre se levantan antes de ver el amanecer y pueden pasar días en los que no alcanzan la luz del sol dentro de cajas negras para terminando la jornada, emprender el camino a casa mucho después de que el último asistente se haya ido eufórico o decepcionado a reflexionar sobre lo recién visto u escuchado. Iluminan y recitan las palabras más esperadas por todos: tercera llamada. Son los responsables de hacer que la magia suceda en cualquier foro, aquella magia que el artista ha soñado por meses dentro de un estudio. Llenan vacíos escénicos y del alma con estructuras que poco a poco van haciendo del escenario un hogar para el artista. Pero ¿quién está para ellos detrás de bambalinas? El trabajo dentro y para el escenario implica un esfuerzo descomunal que no es remunerado, mucho menos  recompensado necesariamente en derechos y prestaciones comunes en otros gremios. El staff técnico es necesario para que se ejecuten proyectos orgánicos, independientes y otros de gran escala como festivales de música. Visibilizar el trabajo y responsabilidad pero sobre todo las carencias que viven como grupo, es hoy más que nunca, indispensable. El escenario da y quita pero a algunos les quita más de lo que da. Ya va siendo hora que todos como artistas y staff técnico, tengamos por derecho lo que necesitamos para vivir anímica y literalmente.

argeliagf@informador.com.mx • @argelinapanyvina

Temas

Lee También