Miércoles, 01 de Diciembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

La crisis de los agentes viales

Por: Jaime Barrera

La crisis de los agentes viales

La crisis de los agentes viales

Vuelvo al tema que planteé aquí en el RADAR del martes titulado “¿Dónde quedaron los agentes viales?” por la amplia retroalimentación que tuve con varias de las y los amables lectores que desde dentro de la Comisaría y fuera como automovilistas me compartieron más información a lo largo de la semana.

En la Secretaría de Seguridad, donde quedó adscrita esta Comisaría luego de que los agentes viales como tales dejaron de pertenecer a la extinta Secretaría de Movilidad, deben saber que ya no sólo tienen que trabajar para erradicar la corrupción de estos servidores públicos que siguen apareciendo junto con los jueces como los más repudiados por la ciudadanía, sino que algo urgente deben hacer para ya no “brillar por su ausencia” y cumplir su misión de regular el tránsito y atender los incidentes viales, porque la percepción ciudadana de la ausencia de agentes es creciente, de acuerdo a las comunicaciones que llegaron a esta columna.

Entre el propio personal operativo (policías viales) hay inquietud porque a pesar del déficit de agentes y patrullas en calle, un buen número de ellos está asignado y comisionado a funciones no operativas. Por ejemplo, tendrían que revisar lo que me dicen pasa en lo que era el área de Obras Viales de la anterior Semov donde trabajaban 8 personas no operativas, y que ahora que pasaron a la Comisaría Vial, esa misma área se llama Inteligencia Vial y se llevaron a 30 policías viales a realizar labores de oficina. 

Otra cosa a checar es qué tan cierto es que la Secretaría del Transporte se quedó con más agentes viales para inspeccionar a los camiones, que los que cubren la zona del centro. Además de que muchos otros están designados, por ejemplo, a cubrir las rutas del gobernador o agentes comisionados como escoltas.

Lo que urge, pues, es saber cuántos agentes viales tenemos y de esos, cuántos cumplen otras funciones que nada tienen que ver con hacer cumplir el reglamento de tránsito, acudir a choques o intervenir para desahogar los congestionamientos cada vez más frecuentes en la ciudad. 

Pero no sólo eso, también se requiere una mejor supervisión de los pocos agentes viales que patrullan la ciudad en motos y camionetas, ya que algunos siguen actuando más como caza conductores en busca de alguna mordida (barrio de Santa Tere donde los vecinos no tienen cochera y dejan el auto en la calle, las madrugadas en el mercado de abastos o a las afueras de los bares, etc.) que para cumplir su función de facilitar la movilidad y sancionar a los verdaderos infractores. Por ejemplo, otro lector que transita a diario al ITESO, donde labora, nunca ha visto una patrulla en el Periférico, donde los tráileres se adueñan del carril de alta velocidad sin que nadie les diga nada, pese a ser una infracción y a que exceden los límites de velocidad.

El tema de la vialidad, como bien me comenta mi estimado lector José Luis Murguía, es un reflejo de lo que pasa con el Estado de Derecho, y aquí tanto el gobierno con sus omisiones está lejos de hacerlo cumplir, situación que hace crisis si aceptamos también que mucho nos falta como automovilistas y ciudadanos para cumplir con las reglas de tránsito.

Temas

Lee También