Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 09 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Impunidad y Fiscalía que sirva

Por: Diego Petersen

Impunidad y Fiscalía que sirva

Impunidad y Fiscalía que sirva

La impunidad es un banco de tres patas. Policía, Fiscalía y poder Judicial han logrado, juntos, que la impunidad en Jalisco sea superior al 95 por ciento. Estamos en los últimos cinco lugares en el país casi en todos los rubros. Curiosamente los que más han avanzado son los que en lugar de echarle la culpa al nuevo sistema de justicia penal lo han implementado bien, es decir, capacitaron a sus policías y a sus ministerios públicos y no nombraron jueces a los hijos de los magistrados, entre otras cosas.

De las policías tendrán que encargarse los ayuntamientos y el Gobierno del Estado. Del poder Judicial el Tribunal Supremo, todos, por supuesto con presión de la sociedad, pero la gran oportunidad en este momento es cambiar el modelo de la Fiscalía siguiendo los lineamientos de las últimas reformas para hacerla autónoma, pero sobre todo para hacer una Fiscalía que sirva.

Convocados y arropados por 50 organizaciones de la sociedad civil el Comité Coordinador del Sistema Estatal Anticorrupción, donde están representados el poder Judicial, la Contraloría del Poder Ejecutivo, la Auditoria del poder Legislativo, el Instituto de Transparencia, el Tribunal de Justicia Administrativa, la Fiscalía Anticorrupción y el Comité de Participación Social enviaron al Congreso un documento con los mínimos para tener una fiscalía que tenga no solo toda la autonomía, también la mayor eficacia en el combate al crimen en una sociedad como la nuestra.

La vara que le pusieron a los diputados y al poder Ejecutivo está alta. Se trata de crear una institución que, desde su nacimiento, tenga no solo independencia sino eficacia y que al ser el vínculo entre el trabajo policial y el poder Judicial pueda exigir resultados de uno y de otro lado.

El combate a la impunidad es un proceso largo y nada sencillo. Tener una Fiscalía autónoma, que esté al servicio de la sociedad y no del poder en turno, pero sobre todo que sirva, es el primer paso

En un contexto político en el que López Obrador ha dejado claro que no permitirá la autonomía de la Fiscalía federal (él le nombró en sus 50 puntos “autonomía de facto” que en buen español significa “por la gracia presidencial”) crecerá la tentación de los gobiernos estatales a seguir el camino del Presidente. Para cualquier hombre de poder no controlar la Fiscalía significa cortarse un brazo, el brazo ejecutor de la ley. Enrique Alfaro, candidato electo y próximo gobernador de Jalisco se comprometió en campaña a que él sí iría por la Fiscalía autónoma, pero hasta que sus diputados no voten la reforma y veamos con claridad a qué sí y a qué no están dispuestos no podemos cantar victoria.

El combate a la impunidad es un proceso largo y nada sencillo. Tener una Fiscalía autónoma, que esté al servicio de la sociedad y no del poder en turno, pero sobre todo que sirva, es el primer paso, quizá el más importante, en este largo recorrido hacia la justicia.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También

Comentarios