Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 14 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Hogares que son infiernos

Por: José Luis Cuellar de Dios

Hogares que son infiernos

Hogares que son infiernos

En días pasados se conoció el caso de las violaciones sexuales contra tres hermanos, una adolescente de 19 años, otra de 12 y un niño de cinco, todas perpetradas por un hombre seguramente severamente trastornado mentalmente al grado de convertirse en peligrosísimo criminal.

El cruel sujeto la hacia de padrastro de las victimas y sus deleznables actos los llevaba a cabo con el consentimiento de la madre de los agredidos. Desafortunadamente la niña de 12 años quedo embarazada y la denuncia correspondiente se hizo hasta los tres meses de gestación.

La afectada renunció a su derecho de abortar y optó por continuar con el embarazo. El sujeto que cometió tan horrendos actos se encuentra en fuga y la madre de los niños no quiso ratificar las denuncias, mismas que finalmente fueron hechas por las propias victimas.

Ante tan bestiales sucesos, resulta incomprensible la no acción penal contra la madre, que enajenada y sometida psíquicamente por el demente agresor permitía tan criminales actos, son de esos casos de sometimientos mentales que deforman la mente de la sometida. Según eso la acción legal no ha procedido por estar amparada lo que significa que hasta ahora el caso esta en investigación a cargo de la Fiscalia, afortunadamente los ofendidos están asesorados por El Colectivo Pro Derechos de la niñez A. C. (Codeen).

Un caso más de los que desgraciadamente ocurren con demasiada frecuencia y que según estadísticas confiables el 99% de ellos quedan impunes. El asunto de fondo no es horrorizarnos con este repugnante caso sino revisar a detalle las causas de los mismos y sus posibles medidas de prevención. Son muchas las campañas preventivas que por todos los medios de comunicación se vienen haciendo desde hace tiempo, instituciones públicas y privadas se han dado a la tarea de asesorar a la población a fin de evitar estos bochornosos y arteros crímenes que al enterarse de ellos provoca, por lo menos, una cierta dosis de frustración.

Redoblar esfuerzos es de alta obligación, tanto en los senos familiares como en las instituciones encargadas de la prevención y atención de víctimas. Los familiares no pueden convertirse en receptores pasivos de estos innombrables actos convirtiendo los hogares en recintos de pánico y dolor. Caer en la terca negación de que una persona tan cercana puede ser el agresor es no ponerse de acuerdo en lo que es la realidad, aún más, muchos casos ante la evidencia se colocan en el espacio de la negación absoluta.

Consideremos además que no son pocos los casos en los que el agresor toma una postura belicosa y amenazante contra las víctimas, las directas y las indirectas amenazándolas. Los agresores sexuales son enfermos mentales con graves y marcados desequilibrios ya sean físicos, morales o conductuales, incluso todos estos trastornos simultáneos por lo que resulta relativamente fácil detectar intenciones que caen fuera de lo normal.

La mejor prevención es la DENUNCIA medida que se hace en cuanto aparezcan los primeros síntomas de agresión sexual, no se vale refugiarse en la absurda exclamación de ¡CÓMO ME IBA A IMAGINAR! lo que hace que se quede suspendida la incredulidad.

Preventivamente tomemos en cuenta que las y los maestros también deben hacerse responsables a través del dialogo, ya sea comunitario o individual, recordemos que el agredido muestra cambios drásticos de conducta. Aquellas   sociedades en donde la perdida de valores es una realidad están mas expuestas a este tipo de crímenes, prevenir, prevenir y prevenir es la tarea hagámosla antes de que se enciendan más los fuegos del encono.

Temas

Lee También

Comentarios