Lunes, 25 de Enero 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Golazo a la sensatez

Por: Rubén Martín

Golazo a la sensatez

Golazo a la sensatez

Bajo los argumentos de que “la ciudad necesita sonreír otra vez” y porque “tenemos qué aprender a convivir con el riesgo”, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez, de la mano de los dueños de las Chivas, anunció la autorización de abrir el estadio Akron para el partido que el Guadalajara tiene contra el América este miércoles.

Además del juego con espectadores presenciales en el estadio de las Chivas también se autorizó la apertura del estadio de los Charros para la liga de beisbol profesional y ayer mismo se anunció que durante diez días se celebrará la Expo Ganadera, aunque “sin bailes ni jaripeos”. 

Estos anuncios, especialmente el de la apertura del estadio de las Chivas para el clásico del futbol nacional frente al América, han provocado, como cabía esperar, una cadena de reacciones de rechazo.

La mayoría de estas críticas recuerda, con razón, que apenas hace dos semanas estábamos en la medida sanitaria llamada Botón de Emergencia que volvió a cerrar miles de negocios y que provocó un trastorno severo para millones de tapatíos por la suspensión del transporte público por la noche durante dos semanas.

Y el anuncio del regreso de espectadores a los estadios de Chivas y Charros, para presenciar actividades que evidentemente no son esenciales, ocurre cuando el riesgo de contraer el coronavirus, u otra enfermedad estacional, sigue siendo alto.

Por eso no es de extrañar que algunos especialistas cuestionaron esta decisión del Gobierno del Estado que parece ir en contra toda sensatez y cordura y que, además, va en contra de lo que antes parecía guiar la política sanitaria de Jalisco ante la pandemia provocada por el Covid-19. 

Al anunciar la apertura del estadio de las Chivas, el gobernador Enrique Alfaro trató de enfatizar que se trata de un ejercicio piloto y explicó que un estadio como ese requiere al menos una asistencia de 35 por ciento de su aforo para hacer viable el negocio, pero que apenas se aceptó reabrir a una capacidad de 15 por ciento, que son cerca de siete mil aficionados. Ayer mismo, el Club Guadalajara anunció que incluso decidió reducir el aforo a 12 por ciento (unos 5,800 aficionados) y con estrictas medidas sanitarias para los asistentes. Aun así, se trata de la realización de uno de los eventos masivos más grandes durante toda la cuarentena. 

Desde que empezó la pandemia, el gobernador de Jalisco (al igual que mandatarios de otros estados) ha criticado el manejo de la misma por parte del Gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador. 

A lo largo de toda la emergencia sanitaria, Enrique Alfaro ha tratado de utilizar el manejo de la crisis de salud como una oportunidad para diferenciarse de las medidas que toma el Gobierno federal y presentarse como un Gobierno que ha resuelto mejor esta crisis sanitaria. Así nos confinó cinco días antes que empezara la Jornada Nacional de Sana Distancia, modificó el presupuesto y endeudó a los jaliscienses con el pretexto de que esos recursos se destinarían a paliar la crisis económica provocada por la pandemia, exigió el uso de cubrebocas, se impusieron retenes sanitarios que impidieron el libre tránsito y anunció varias veces la aplicación de medidas más estrictas conforme crecían los contagios, para terminar con la aplicación del Botón de Emergencia hace dos semanas.

Pero conforme pasan las semanas va quedando claro que el Gobierno del Estado ha optado ya por la reactivación económica antes que por medidas sanitarias que dictarían la ciencia y los expertos para tener una política sanitaria sensata y de complejo equilibrio entre salud y economía.

Ya sea porque lo cree firmemente o porque se ha dejado presionar por fuertes intereses empresariales, el gobierno de Enrique Alfaro ha optado ya por la reactivación económica dejando, y responsabilizando del riesgo de contagio, a la decisión de cada ciudadano. El anuncio de la reapertura de estadios es una muestra clara de que se metió un golazo a la sensatez sanitaria y se impusieron los dictados de los grandes negocios.

rubenmartinmartin@gmail.com / @rmartinmar

Coronavirus

Temas

Lee También