Lunes, 20 de Septiembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Enalteciendo la libertad de expresión

Por: Cesáreo Escobedo

Enalteciendo la libertad de expresión

Enalteciendo la libertad de expresión

No está en tela de juicio que Facebook está censurando más discursos que cualquier gobierno en la historia. Se estima que entre octubre del 2019 y marzo del 2020 se borraron 15.3 millones de mensajes considerados de odio dentro de la plataforma. El alcance que tienen estas redes sociales es un tema sin precedentes. Pueden silenciar y enaltecer cualquier comentario según gusten atendiendo a ciertos algoritmos. Teniendo más de dos mil 400 millones de usuarios esta plataforma se puede analizar como un instrumento democratizador, ya que ha incluido a millones de personas que antes se encontraban fuera del debate público. Siendo las redes sociales una cuna del diálogo, resulta pertinente preguntarnos qué es lo que ocurre o debe ocurrir con respecto a la libertad de expresión en redes sociales específicamente en el contexto mexicano.

En América Latina hay una tendencia a generar leyes para regular temas tales como el discurso de odio en redes sociales. Este es un ejemplo de cómo en ocasiones el remedio resulta peor que la enfermedad. En el momento en que se intenta regular un tema tan ambiguo como lo es el “discurso de odio”, en el mejor de los casos la ley será ineficiente y en el peor será contraproducente. Las leyes que se promulguen deben dar paso para el bienestar y un correcto desarrollo social. Hay temas, sin embargo, específicamente con respecto a la libertad de expresión que no deben ser legislados de ninguna manera.

En el momento en que se intenta regular un tema tan ambiguo como lo es el “discurso de odio”, en el mejor de los casos la ley será ineficiente y en el peor será contraproducente

En el momento que se regula cualquier arista correspondiente a la libertad de expresión estamos dándole un poder desmesurado al gobierno para que decida qué debates públicos deben ser permitidos y quién debe ser silenciado. Asimismo, regular el contenido que puede o no puede ser publicado le quita la oportunidad a las personas de pronunciarse sobre un tema específico. Esto lo que provoca es que el choque de ideas disminuya y por ende la construcción y el progreso dentro del debate público se estanquen.

Lo preocupante es que al día de hoy sí han habido intentos de legislación a la libertad de expresión en redes por parte de varios partidos políticos. Esto es algo que no podemos permitir para nuestro país debido a que se estaría dando paso a que la fiscalía abra un sinfín de casos de manera arbitraria y que unos cuantos decidan lo que se puede y no se puede decir. Si bien la libertad de expresión no es un derecho absoluto y encuentra sus límites dentro de los artículos 6 y 7 constitucionales en temas sensibles como lo son ataques a la moral, daños a los derechos de terceros, la perturbación del orden público, la provocación para la comisión de un delito, entre otros, fuera de estos límites debemos protegerla a toda costa. 
 

Temas

Lee También