/contenidos/2018/01/23/noticia_0049.html
Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 18 de Junio 2018

Ideas

Ideas |

Elecciones: miedo, coraje y esperanza

Por: Diego Petersen

Elecciones: miedo, coraje y esperanza

Elecciones: miedo, coraje y esperanza

En las elecciones, las propuestas de los candidatos es lo que menos influye. No es que no sean importantes, pero la discusión sobre los diferentes proyectos de país se da en círculos muy pequeños. La mayor parte de los votos nacen del impulso y pesan más las sensaciones que las ideas. Aunque parezca o queramos creer que el voto es una decisión pensada hay en él mucha más pasión que razón.

Cuando preguntamos a la gente por qué va a votar por un candidato u otro la respuesta suele ser un argumento procesado en el hígado. La mayoría de quienes dicen que Andrés Manuel es un peligro para México son incapaces de argumentar dónde está el peligro. Igual sucede con quienes argumentan que Meade y el PRI es lo peor que le ha sucedido a este país o quienes dicen que Anaya es un “dictadorcito”. Por el contrario, resulta casi imposible que alguien distinga con claridad las propuestas y el proyecto de nación de los candidatos, entre otras cosas porque ni ellos lo tienen claro.

Más allá de los ataques, hay elementos del ambiente que juegan un papel fundamental en la intención del voto. Dicen los encuestadores que el miedo favorece invariablemente al partido en el poder, pues ante la incertidumbre los electores tendemos a refugiarnos en lo que conocemos. Por el contrario, el coraje suele canalizarse siempre contra el gobierno saliente y favorecer a la oposición. Los ejemplos más claros fueron la elección de 1994, cuando el pronóstico del choque de trenes se quedó en una mala metáfora, pues los electores prefirieron, con mucho margen, la continuidad del PRI antes que dejar el país a un inexperto. No así en el 2000 donde el ambiente de cambio se respiraba desde meses antes y el coraje contra el sistema priista hizo que Fox ganara con una ventaja nunca prevista. La de 2006 logró imponer la idea de que López Obrador era un peligro y por un pequeño margen optó por la continuidad del PAN.

La primera etapa de la elección se definirá entre el miedo y el coraje. Hay factores en el ambiente que pueden hacer que aumente el miedo

La primera etapa de la elección se definirá entre el miedo y el coraje. Hay factores en el ambiente que pueden hacer que aumente el miedo. No solo la inseguridad sino una posible turbulencia económica. Si se exacerban estos dos factores el ganón será Meade. Por el contrario, si lo que sigue creciendo es el coraje, por los escándalos de corrupción, por la incapacidad de los gobiernos de mantener un mínimo de orden en las calles, por los abusos de poder, se fortalecerán los candidatos de oposición. Hoy cada escándalo favorece a López Obrador, pero ¿qué pasa si al final la elección se polariza entre López Obrador y Anaya? Ello significaría que el coraje habría derrotado al miedo y es ahí donde entra la esperanza, por más naif que esta pueda ser. Nos van a vender espejitos al por mayor.

En síntesis, quien mejor manipule nuestros sentimientos aumenta sus posibilidades de ganar.

Temas

Lee También

Comentarios